Uno de los despachos de abogados que más beligerante se mostró respecto a la situación del Banco Popular, incluso antes de que se produjera la intervención de la Junta Única de Resolución, ha reconocido en una reunión mantenida en Almería con afectados por la venta de la sexta entidad bancaria española al Santander por un euro.

En este encuentro, la representante del bufete ha explicado a los afectados que hay tres estrategias de demanda: dos por la vía administrativa y la vía civil dirigida al Banco de España y a la Comisión Nacional del Mercado de Valores y una tercera contra la Junta Única de Resolución.

Respecto al Banco de España y la CNMV la razón para querellarse contra las entidades supervisoras españolas es porque, incluso durante los días antes de la intervención, cuando se estaba produciendo los movimientos a corto de la operación bajista, Cremades ya envió una notificación avisando de lo que estaba ocurriendo y no recibió respuesta.

Respecto a Europa, la causa de la demanda será que la decisión se tomó en base a una serie de informes opacos en los que se daba una imagen del Banco Popular muy diferente a la realidad. Como ya hemos contado en Diario16, y que fue confirmado por el Subgobernador del Banco de España, el Popular disponía de una línea de liquidez de 4.500 millones de euros que no se tocaron porque Emilio Saracho no presentó la totalidad de garantías de las que disponía el banco.

No obstante, la sorpresa se la han llevado los afectados por la intervención del Popular cuando la representante de Cremades ha confirmado que ninguna de las estrategias de demanda va a ir dirigida al Santander porque generaría un conflicto de intereses, dado que la entidad cántabra es también cliente del bufete. Este asunto es muy grave puesto que son cientos los afectados que esperaban que los abogados también orientaran la demanda hacia el Santander.

El hecho de que Cremades no actúe contra la entidad cántabra indica que, por parte, están exculpando de responsabilidad a Emilio Saracho y al resto de los/as consejeros/as que perpetraron la operación bajista y, por otra, están culpando a Ángel Ron cuando éste dejó al banco con un precio de 1,18 la acción y con un plan de viabilidad aprobado por el BdE y el Ministerio de Economía.

Diario16 ha hablado con varios de estos pequeños y medianos accionistas que han acudido a la reunión y todos nos han comentado la decepción con la que han salido del encuentro porque «hemos visto que lo que esperábamos de nuestros abogados es que defendieran todos nuestros intereses y no sólo una parte porque tengan al Santander como cliente».

Esta estrategia de Cremades, además, supone un serio revés para los afectados por una razón: muchos de los afectados son jubilados y un proceso en Europa es mucho más dilatado en el tiempo, por lo que muchos de ellos no podrían ver el final del litigio ni recuperar su inversión ni, sobre todo, su dignidad, la dignidad que les arrebataron una noche del mes de junio.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

7 + 2 =