Era el primer clásico que dirigía el colegiado De Burgos Bengoechea. Visto lo visto, probablemente también el último. Porque el vasco lo hizo mal prácticamente todo. En el primer tiempo, donde el juego transcurrió de una manera muy deportiva, el árbitro tenía la mano fácil y saco tarjetas a diestro y siniestro. La mayoría innecesarias, aunque eso sí, sin distinguir camisetas. Los dos equipos se vieron igual de perjudicados.

Pero fue en la continuación cuando  De Burgos dejó a las claras sus muchas limitaciones para dirigir un clásico. Sobre todo en dos jugadas que pudieron ser fundamentales en el resultado final del partido.

De árbitro de Regional fue que cayera en la trampa de Luis Suarez. El uruguayo fue ver acercarse al defensa del Madrid y tirarse a la piscina mejor que Mireia Belmonte. El colegiado estaba muy cerca, pero no lo dudo. Penalti. Una pena máxima que solo vio él y que llevaba el empate al marcador.

La segunda jugada es la que tanto está dando que hablar.  Pugnaban por hacerse con el balón Umtiti y Cristiano Ronaldo cuando éste al entrar al área se fue al suelo. Una jugada complicada de pitar. Pudo ser penalti o ser una jugada legal. Pero de lo que no se puede dudar es que el luso no se cayó por decisión propia.

De Burgos no fue de la misma opinión y le sacó la segunda amarilla y por tanto la tarjeta roja. Un error tan grave el del vasco como lo fue más la reacción de Cristiano Ronaldo. El astro no es nuevo en esto y no se puede permitir empujar a nadie, pero menos al que dirige la contienda. Un error infantil que le puede traer duras consecuencias.

El Madrid ya ha anunciado que recurrirá la segunda tarjeta. Está en su derecho y seguro que su recurso será atendido. Pero desde el Bernabéu no podrán hacer nada respecto al empujón. De Burgos lo reseñó en el acta y al luso le podían caer de cuatro a doce partidos de sanción.

El Comité de competición ha sido rápido y al final se han quedado en cuatro por el empujón y uno por la doble amarilla aunque éste es más que probable que se lo quiten.  CR, tan justo sería que le quitaran la segunda amarilla como los 4 partidos de sanción por su empujón.

 

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

catorce + 17 =