La usencia de una política de Estado para la gestión del agua, es no sólo un gran negocio para las grandes transnacionales: Danone, Coca Cola y Pepsico. Sino un instrumento político para los malos gobiernos, en la Ciudad de México hay un fenómeno de hundimiento por la irracional explotación de los mantos friáticos por la extracción del agua en combinación con un red hidráulica llena de fugas, hecha una literal coladera.

El vital líquido en la Ciudad escasea cada vez más gracias a la sistemática violación a planes y programas de desarrollo urbano, los grandes desarrollos comerciales e inmobiliarios se construyen sin tomar en cuenta la disposición del agua, afectando a los habitantes de estas colonias y las aledañas.

Esta corrupción ha desencadenado una perversa lógica en la que los malos gobiernos además de hacer su agosto con la contratación de pipas llegan al extremo de capitalizar la desgracia, gente en medio de la pobreza, es intencionalmente dejada sin agua.

En Coyoacán vivimos esta práctica a todas luces delictiva, en la que el grupo político del PRD que controla la demarcación deja premeditadamente a miles de habitantes de la zona de los pedregales, en la que hay más pobreza, sin agua pese a que cuentan con su disposición en la red hidráulica.

Sucede que manipulan las válvulas a fin de quitar el agua a la gente y poder justificar la contratación de pipas, las cuales son forradas de amarillo y controladas por el diputado Mauricio Toledo para que sus líderes en esas colonias condicionen a la gente su apoyo a cambio de suministrale el agua, de este tamaño es la descomposición moral en la Ciudad de México.

No sólo se convierten los derechos en dádivas sino que deliberadamente se priva a miles de personas del más elemental de los derechos: el agua. A las personas que menos tienen es a las que agravia con especial saña. Esto es inadmisible que lo solape el gobierno de la Ciudad, su propio Sistema de Aguas se ha deslindado y confirmado la inhumana práctica.

Esta zona tiene una conocida historia de lucha en Coyoacán, su tendencia por gobiernos de izquierda así lo confirma, en los buenos tiempos del PRD esas colonias eran las que daban los mejores resultados a nivel nacional, esa vocación opositora naturalmente la ha distanciado del PRD gobierno, al que hoy lo ven como en sus tiempos veían al PRI, ese PRD es hoy es solamente el PRI amarillo.

Esa contradicción es la que recrudece el autoritarismo, si bien la Ciudad entera está mal gobernada, en Coyoacán se vive la peor de sus manifestaciones: una dictadura. Su corrupción se manifiesta en delincuencia, la que con dificultad se distingue entre la común y la realizada por sus autoridades.

Es de advertirse que esta crisis va a ser utilizada para intensificar la campaña negra en contra de morena, la mafia en Coyoacán encabezada por Mauricio Toledo ante la evidente manipulación de las válvulas tratará de acusar al movimiento para confundir a las vecinas y vecinos de la zona.

La procuraduría de justicia debe iniciar una investigación, lo mismo la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México, pese a estar maniatadas por los mismos intereses políticos, ambas instancias están obligadas a evitar que la sed de la gente se utilice con fines partidistas, esto es inconcebible, en una palabra esto es criminal.

Mientras tanto la vocación combativa de los habitantes de la zona seguramente sostendrá su denuncia, esos vecinos y vecinas que se organizan en torno a la Asamblea de los Pedregales son un ejemplo de organización popular para la Ciudad y para el país entero, han sabido alzar la voz en contra de la corrupción.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecisiete − dos =