Las disputas entre periodistas los días que rodearon a los nombramientos del Gobierno se centraban entre sí habría más sorayos o más cospedales. Ni lo uno, ni lo otro. Los nombramientos han sido determinados por un perfil claro: personas oscuras en lo político, funcionarios de carrera principalmente y más hombres que mujeres. Tanto Mariano Rajoy como Soraya Sáenz de Santamaría se encuentran muy a gusto con personas de este perfil. Un perfil bajo, pero de eficacia funcionarial. Eso ha causado algún disgusto en las bases y los cuadros medios del partido como nos han reconocido desde el interior del propio PP. Los afiliados del PP preferían perfiles más políticos que funcionariales.

Hubo críticas a la poca presencia de mujeres en el gobierno y también las ha habido en los nombramientos de secretarías de Estado, subsecretarías y algunas direcciones generales. Quitando a los ministros y sus direcciones de gabinete (que son totalmente de confianza personal), en el resto de nombramientos de los cargos más políticos, se han nombrado a 30 hombres frente a 13 mujeres.

se han nombrado a 30 hombres frente a 13 mujeres

Desde el PP han respondido a las críticas diciendo que en su partido priman más los méritos que las cuotas. Y ¿cuál es el mérito que se solicita? Ser funcionario de carrera, ni más ni menos. De esos 43 nombramientos 31 personas responden al perfil de ser miembros de alguna de las ramas de la administración. Hay quien denuncia que a esto se ha llamado toda la vida corporativismo.

Revisando los currículos de los altos cargos se puede ver que casi todos ellos reúnen principalmente ese mérito técnico. Ahora bien ¿esas cualidades técnicas son apropiadas para el cargo que van a ocupar? A continuación, aalgunos que podrían generar mayor polémica.

  • Subsecretaría de Estado de Defensa al frente de la cual se sitúa a Arturo Romaní Sancho, Inspector de Hacienda y consejero de Hacienda de la Junta de Castilla y La Mancha. Dependerán de él reclutamiento, personal y enseñanza militar. Es un cargo de plena confianza de Cospedal pero con un currículum lejano a un cargo político del Ministerio de Defensa.
  • Subsecretaría de Fomento estará dirigida por Rosana Navarro Heras, economista de ICADE e inspectora de Finanzas del Estado. Su vida política técnica ha estado centrada en las administraciones autonómicas y locales, muy lejana de las infraestructuras y los contratos de ingeniería que son propios de este ministerio.
  • Secretaría de Estado de Educación, Formación Profesional y Universidades. Marcial Marín Hellín, un cospedal, ha dedicado toda su vida a la empresa y las nuevas tecnologías. El cargo le viene dado porque fue Consejero de Educación con María Dolores de Cospedal y dejó esta frase para la posterioridad “Cerraremos hasta el 75% de empresas públicas con 3.000 colocados del PSOE”.
  • Secretaría de Estado de Cultura, que será dirigida por Fernando Benzo Sáinz, un abogado del ICADE y miembro del cuerpo de funcionarios, que ha dedicado toda su vida en la administración a temas de justicia, víctimas de terrorismo y que fue nombrado subsecretario de estado de cultura en la anterior legislatura.
  • Subsecretaría de Educación, Cultura y Deportes. José Canal Muñoz, abogado del ICADE y miembro del cuerpo de funcionarios, dirigirá esta subsecretaría. Se desempeñó anteriormente en Agricultura, Justicia, Administraciones Públicas, Fomento, siempre en cargos puramente técnicos.
  • Secretaría de Estado de Servicios Sociales e Igualdad que será dirigida por Mario Garcés Sanagustín, un abogado, inspector de Hacienda y miembro de FAES. Vinculado durante toda su carrera política en Aragón y Madrid a la Hacienda Pública y las infraestructuras. En ninguna parte de su currículum aparece vinculación alguna con la Igualdad o los servicios sociales.

A la vista de estas incorporaciones gubernativas es lógico que entre la dirigencia del Partido Popular exista cierto resentimiento. Según hemos podido saber de boca de algunos cuadros del partido, se comenta que “parece que solo servimos para ganar elecciones, pero no para gobernar”. El esfuerzo, creen en el interior del PP, de gobernar en ayuntamientos y comunidades autónomas, con el desgaste mediático y civil que supone, “parece que no es mérito suficiente para poder aspirar a ascender a otros niveles de gobierno”. Incluso las propias mujeres, que siguen al dictado el discurso del mérito frente a la cuota, se quejan porque “están dejando a compañeras muy válidas y con un alto perfil político fuera del gobierno nacional”. Sin embargo, que la familia Nadal se haya colocado al completo no ha sentado tan mal. Cosas del PP.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

trece − 9 =