Cuando una cosa empieza mal, la ley de Murphy dice que puede acabar peor. Es lo que le está sucediendo a la hasta hace poco denominada Convergència Democràtica de Catalunya (CDC), la antigua mitad de CiU, que tras su reciente refundación decidió infructuosamente denominarse Partir Demòcrata Català, tras el rechazo del Ministerio del Interior a los intentos de que aprobara los nombres Partit Demòcrata Català y Partit Català Demócrata, por su parecido, relativo, con el de Demòcrates de Catalunya de la escisión soberanista de Unió. El último intento es ahora el de Partit Demòcrata Europeu Català (PDE-Cat), según adelanta ‘La Vanguardia’.

Con la inclusión del término ‘Europeu’, el partido de Carles Puigdemont y Artur Mas pretende pasar el filtro de Interior pues, según han explicado fuentes de la formación al citado rotativo, ninguna otra fuerza política catalana lo lleva en sus siglas. Además, añaden, es una “muestra inequívoca del europeísmo del nuevo partido y de su voluntad de formar parte de la UE”.

Pese a todo, y ante la posibilidad de que esta nueva denominación también sea rechazada por el departamento que dirige Jorge Fernández Díaz, la ex-CDC ha registrado más nombres: Partit Nacional Català, Junts per Catalunya, Més-Catalunya o Pacte Democràtic Català. Todos estos nombres se someterán a la aprobación de la militancia, apuntan desde la formación independentista catalana.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

20 + 16 =