Una peregrina de 50 años y nacionalidad venezolana denunció este fin de semana que dos hombres la abordaron cuando hacía el camino de vuelta desde Fisterra hasta Santiago para después abusar de ella y abandonarla en un campo. Un caso más que pasa a engrosar la crónica negra de agresiones sexuales en el Camino de Santiago.

La Policía Judicial de La Coruña está investigando lo que  respondería a dos delitos graves, el de secuestro y el de violación, por lo que desde la Guardia Civil han evitado dar más detalles a la espera de que se aclaren más detalles del suceso.

Según informa La Voz de Galicia, la denunciante caminaba sola cuando los agresores la metieron a la fuerza en el asiento trasero del coche y uno de ellos le arrancó la ropa con fuerza mientras el otro emprendía la marcha hasta un lugar poco concurrido de la localidad de Portomouro. Tras la presunta violación, la mujer fue abandonada desnuda. Pese a las bajas temperaturas del momento y a la experiencia sufrida, pudo levantarse y caminar hasta que encontró ayuda en la casa de unos vecinos del lugar, que la pusieron en contacto con la Guardia Civil.

 

Crónica negra del Camino de Santiago

Repasamos hemeroteca y contamos al menos  15 casos, que muchas veces no van  más allá de las noticias locales  y,  que no tuvieron la repercusión de la muerte violenta de la peregrina americana asesinada,  Denise Thiem.

Así, en 2014, un ciudadano paquistaní fue condenado a 10 años por robar, golpear y obligar a hacerle una felación a una peregrina sueca en Deba (Camino Norte, Gipuzkoa). El mismo año, la Guardia Civil arrestaba a un peregrino irlandés en Portomarín (Lugo) como presunto violador de una alemana la noche anterior en una pensión.

En 2011, un pontevedrés de 20 años fue detenido por otro ataque a una joven estonia que atravesaba la ciudad gallega por el Camino Portugués. En 2010, en Santoña (Camino Norte, Cantabria), cogieron a otro hombre por intentar violar a una coreana de 25 años. Otro agresor apresado mostraba predilección por las alemanas. El hombre, asturiano de Villaviciosa, 73 años cumplidos, había sido denunciado por tocamientos y abusos por tres peregrinas de entre 23 y 30 años. Cuando la Guardia Civil lo detuvo, se estaba acercando a una cuarta víctima.

La relación de agresiones en el Camino de Santiago  es extensa, desde  casos de violación continuada (tres veces, a una canadiense),  robos y   hurtos de mochilas y bicicletas;  los asaltadores y los falsos peregrinos se repiten a lo largo de los años. En los últimos años y  antes de la desaparición  de Denise Thiem, hay registradas otras dos desapariciones: en los Pirineos, un peregrino brasileño y otro francés, que finalmente aparecieron muertos.

Precisamente, el 15 de febrero  los magistrados de la sala segunda del Tribunal Supremo se reúnen  para deliberar sobre el recurso de casación  interpuesto por la defensa de Miguel Ángel Muñoz Blas después de que el TSJ de Castilla y León ratificara el pasado mes de septiembre la Sentencia de la Audiencia Provincial de León,  que condenó al autor del crimen a la pena de 23 años de prisión.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × 2 =