Ir de crucero es una de las mejores alternativas para disfrutar de unas merecidas y completas vacaciones. Las oportunidades de ocio que se plantean son múltiples y muy variadas. Y todo ello contando con que a la hora de reservar un crucero se dispondrá de la comodidad de contar al mismo tiempo de alojamiento, transportes, visitas, excursiones, etc.

En la actualidad hay muchas maneras de poder encontrar y reservar un crucero barato. En la red hay muchos buscadores y páginas webs especializados en ello con ofertas de última hora. Pero, ¿cuáles son los aspectos a tener en cuenta a la hora de poder encontrar uno de estos cruceros baratos?

Qué hay que tener en cuenta para encontrar el crucero más económico

En realidad, los precios de un crucero pueden variar desde los 200 hasta los 1.500 euros (e incluso superarlos). Todo dependerá, en buena medida, del barco elegido, el destino, los días que se deseen estar de vacaciones, etc. Nada mejor, por tanto, que escoger el crucero que mejor encaje en los gustos, presupuesto y fechas de cada usuario.

Reservar el crucero con antelación

Como suele ocurrir en estos casos, reservar un crucero con antelación supone poder escoger sin duda el mejor precio. Sobre todo si se viaja en familia, ya que los camarotes triples y cuádruples suelen ser los más solicitados y están más limitados. En ese caso, sí que es obligatorio reservar con antelación y llevar accesorios para animar el viaje: juegos, parchís gratis, libros, música, etc.

A partir de la reserva, hay que calcular que el crucero pueda salir rentable. Esto quiere decir que el precio final por persona y día de navegación (sin incluir las tasas y las propinas) no sea muy elevado. Por regla general, se estima que un buen precio estaría rondando los 85 euros por persona y día. Si se consigue por menos, mucho mejor.

Tipo de barco

Otra opción para ahorrar dinero en un crucero es saber elegir el tipo de barco en el que viajar. Las principales compañías, como por ejemplo navieras Costa Cruceros, inauguran cada año nuevos barcos equipados con todas las comodidades. Sin embargo, estos suelen ser los cruceros más caros, ya que se puede decir que los lujos hay que pagarlos.

Por tanto, lo mejor es optar por barcos que ya tienen unos dos o tres años. Siguen siendo cruceros modernos y a buen seguro estarán equipados con instalaciones muy similares a los más nuevos. Hay que cerciorarse también de las instalaciones gratuitas con las que cuenta el barco en su interior y los accesorios que el barco nos pueda ofrecer: toallas, hamacas, auriculares acuáticos, ropa adicional, etc.

Cruceros de reposicionamiento

Un crucero de reposicionamiento es aquel que cuando el barco finaliza su temporada en un hemisferio debe trasladarse a otro. Un viaje que lo suele hacer con pasajeros y cuyo precio es mucho más bajo que la navegación durante la temporada.

El inconveniente de estos cruceros de reposicionamiento es que las fechas suelen variar y no concuerdan con las vacaciones. No obstante, si el usuario no tiene problemas para tomarse unos días en cualquier momento del año el crucero de reposicionamiento es sin duda la opción más económica.

Excursiones a bordo

A la hora de reservar un crucero habrá que tener en cuenta las excursiones a llevar a cabo en cada destino. Para ahorrar dinero, lo mejor es no contratar las excursiones con la naviera, ya que suelen ser más caras. Para ello, hay que ponerse en contacto con empresas especializadas que las llevan a cabo de forma más económica. De esta forma se podrá disfrutar de los mejores descuentos en Donostia, Barcelona, Génova, Bahamas o el destino que se haya elegido para el crucero.

Precios de los cruceros según su itinerario

Es evidente que el precio de un crucero dependerá en buena medida del destino elegido. Pero estos precios pueden variar en función de la temporada. Por ejemplo, un mismo crucero por el Mediterráneo puede ser más barato en abril que en mayo o junio. De ahí que si se desea viajar a un lugar en concreto, estas son las mejores temporadas para reservar el crucero más barato:

  • Cruceros por Alaska: de mayo a septiembre
  • Cruceros por el Caribe, las Bahamas o México: durante todo el otoño
  • Cruceros por el Mediterráneo: abril, octubre y noviembre
  • Cruceros por el norte de Europa: abril, mayo y septiembre

La mejor época del año para hacer un crucero por el Caribe es de abril a mayo y de septiembre a enero. Si se trata de un crucero por el Mediterráneo, lo más recomendable es viajar en abril u octubre. En el sudeste de Asia (últimamente están muy de moda) hay cruceros baratos entre los meses de marzo a mayo.

Cuándo reservar

No solo es importante reservar un crucero con antelación, sino que también hay que tener muy en cuenta cuándo reservar. Las primeras semanas y las últimas de la temporada es cuando las navieras suelen ofrecer las mejores ofertas.

Esto quiere decir que las mejores fechas para ir de crucero son antes o después de temporada alta. En este sentido, el mejor momento para reservar sería 2 meses antes de la salida del barco. También es conveniente echar un vistazo general a las promociones de la compañía, que se dan generalmente a finales de enero y durante el mes de febrero.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

10 + veinte =