Al final hubo un acuerdo pero con evidentes signos de que las diferencias se mantienen. Este sábado, el domingo y el lunes se consultará a las bases, mediante las redes sociales, el sistema para designar a los compromisarios del Congreso llamado Vista Alegre II a celebrar los días 11 y 12 de febrero. Y, por supuesto, se mantiene la diferencia de fondo. Si los nuevos dirigentes deben elegirse en función de las ideas aprobadas, o ambos conceptos deben separarse y mantener criterios de proporcionalidad entre las diferentes sensibilidades.

Tampoco se han puesto de acuerdo en una idea expresada por la organización asturiana. La convocatoria del proceso congresual en tres fases: la local, la autonómica y la nacional, con una duración de treinta días cada una. No es fácil de explicar esta idea: consiste en mantener las fechas de Vista Alegre II, pero aplazar las primarias hasta que se lleve a cabo este proceso dividido en tres fases de discusión. ¿Qué discusión?, se ha dicho en la reunión de este sábado. Porque la verdadera discusión comienza ahora.

El único acuerdo alcanzado entre Iglesias y Errejón permite la constitución de la “comisión técnica” que se va a encargar de sentar las bases para la celebración del Congreso. Y entre ellas se supone que figurarán las nuevas reglas de juego. Unas reglas de juego que ni siquiera parecen claras después de comprobar que las posiciones de pablistas, errejonistas y anticapitalistas no se han movido un ápice. Sólo eso. Sólo en las formas. El sector del secretario general tendrá tres miembros en la comisión, el del secretario político otros tres, y los anticapitalistas, uno.

Iglesias, en el discurso de apertura de este Consejo ha dejado clara una cosa. Una vez finalice el debate no quiere “ni bloques, ni corrientes ni partidos dentro del partido”. Exige unidad total. Pero por el cariz que han tomado los acontecimientos en este Consejo Ciudadano, no parece que le hayan hecho mucho caso.

Ni siquiera en lo que parece ser la estrategia que Iglesias pretende adoptar una vez haya concluido el debate: la forma de hacer oposición. Una estrategia que parece ser continuista. Pablo Iglesias quiere combinar la oposición en las instituciones, principalmente en el parlamento, con la generación de una especie de “movimiento contrapoder”. Una “oposición popular que construya instituciones alternativas”.

“Necesitamos que nuestro partido sea movimiento, sea contrapoder y sea intelectual colectivo. Eso solo es posible si tenemos un Podemos unido”, ha señalado Iglesias dando a entender, de esta manera, que no caben más debates en el seno de la organización.

Todo queda en las manos de las bases. En lo que ocurra en la consulta que se lleva a cabo estos días. Pero los errejonistas ya han avisado de que el sistema diseñado por el secretario de Organización, Pablo Echenique, da ventaja a los planteamientos de los partidarios de Pablo Iglesias. Y si ello ocurre, los errejonistas no darán por bueno el proceso. Y entonces, lo que pide Iglesias, “que el debate no se convierta en un campo de batalla”, habrá sido rechazado de plano

Y es que esta asamblea de Podemos es crucial porque será la que determine el futuro del partido en tres aspectos: la estrategia política para los próximos años, la reinvención de sus estructuras y dinámicas internas -descentralizando la organización y desconcentrando poder- y la configuración de la dirección nacional.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Por casualidad he encontrado a Diario 16, de lo cual me alegro y, que siga. Son mis tres opiniones, en este medio. Si no siguen con trampas, “el felipismo” no podrá darle la secretaría general a la “agraciada, en política, Susana Díaz”. Ciudadanos sigue demostrando, que no sabe dónde pueda estar. ¿¡¡Ojalá!!, quienes votaron NO a Rajoy, consigan, que les apliquen la Ley máxima, La Constitución y les reconozcan, que tienen derecho legal de no verse obligados a votar contra su conciencia y su derecho constitucional. Un partido político no puede obligar a votar a un miembro, en contra de su voluntad. Aunque, después de lo visto y oído, Felipe González y sus adeptos, han demostrado, que son unos tramposos, golpistas y traidores, porque han ido contra los intereses del PSOE. Solo me baso en los hechos, ni siquiera voy a opinar, ahora y aquí, tiempo habrá.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

14 − doce =