Muchas veces, ocurren imprevistos que hacen que tengamos que desembolsar una cantidad de dinero con la que no contábamos, con el estrés que supone. Pero, debido a los intereses que después hay que devolver tendemos a ver si en Internet existen opciones mejores de financiación. La verdad es que en la actualidad hay varias empresas que nos permiten acceder a esto. No obstante, no siempre debemos recurrir a esta opción.

A pesar de que encontremos una empresa financiera que nos guste y que nos permita conseguir una financiación a nuestra medida, debemos tener mucho cuidado. Por eso, hoy vamos a ver cuándo podemos conseguir financiación por Internet y cuándo es mejor prescindir de este servicio ya que el hecho de poder acceder a él con facilidad no significa que sea la mejor opción para nosotros en determinados momentos.

Cuando conseguir financiación por Internet

Si nos estamos planteando conseguir financiación por Internet debemos tener en cuenta determinados aspectos que son importantes que tengamos en cuenta. El primero es que si tenemos la certeza de que vamos a poder afrontar el pago sin que esto nos suponga un gran esfuerzo o llegar muy justos a fin de mes, podemos conseguir financiación por Internet sin problema alguno y con seguridad.

También, estas opciones de financiación son válidas siempre y cuando tengamos un imprevisto o una urgencia. Esto quiere decir que no debemos recurrir a esta posibilidad por capricho o porque hemos comprado algo cuyo precio no le podemos hacer frente en este momento. Por eso, si ha sido un imprevisto y podemos hacer frente al pago, podemos conseguir financiación por Internet.

Para finalizar, también podemos acceder a la financiación por Internet en el caso de que ante una urgencia no podamos ir al banco o ningún familiar o amigo nos pueda ayudar. Por todo esto, tenemos claro que la financiación por Internet tiene que ser siempre la última opción a la que recurrir y siempre debe ser un caso puntual.

Cuando no conseguir financiación por Internet

Existen dos situaciones muy importantes en las que no deberíamos pensar en conseguir financiación por Internet. Una de ellas es cuando no se puede afrontar el pago de una compra. Esto no es un pago imprevisto ni urgente, como puede ser el cobro de una multa, sino que es algo de lo que podemos prescindir, como un capricho que queramos darnos.

De igual manera, tampoco deberíamos conseguir financiación por Internet cuando es innecesario. Si podemos hacer frente al pago aunque lleguemos justos a fin de mes o si podemos reducir algún gasto, no deberíamos acceder a este tipo de financiación. Esto tiene que ser un recurso último y en casos excepcionales.

Para saber gestionar mejor nuestro dinero y cómo llegar a fin de mes con holgura existen cursos y consejos en educación financiera del BCE que pueden sernos de gran ayuda. Así evitaremos caer en algunos errores como conseguir financiación por Internet cuando no debemos hacerlo o invertir sin tener los conocimientos debidos, que siempre va a jugar en nuestra contra.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 + 19 =