El Congreso de los Diputados ha aprobado esta tarde la reprobación del ministro de Justicia Rafael Catalá. De esta forma, Catalá se ha convertido en el primer ministro que es reprobado en el ejercicio de sus funciones por el Pleno del Congreso. La moción fue respaldada por 207 diputados frente a los134 parlamentarios del PP y ninguna abstención. En el mismo cupo han quedado igualmente reprobados, el Fiscal General del Estado; José Manuel Maza, y el Fiscal Anticorrupción; Manuel Moix. Los socialistas siguen reclamando los ceses de los tres.

Aunque no tiene consecuencias prácticas, ya que el Gobierno no tiene ninguna obligación de cesar a ningún cargo o ministro por ser reprobado, el debate en sí de la moción, y el resultado de la misma, implica un desgaste político innegable. Toda la oposición a respaldado la moción en la que se debatía la reprobación de los tres cargos. El PP se quedó solo respaldando al ministro, al fiscal General y al Fiscal Anticorrupción.

En las últimas semanas parece que el PSOE se ha echado al monte, y continúa con su ofensiva de acoso y derribo contra la actuación del Gobierno y la Fiscalía en la investigación del caso Lezo.

La secretaria general adjunta Isabel Rodríguez ha afirmado en su intervención que el titular de Justicia “se ha alejado de su responsabilidad y se ha centrado en  actuar  como abogado defensor de los presuntos delincuentes del  PP implicados en casos de corrupción”. En este sentido, considera que se evidencia “cómo el Gobierno ha urdido un plan perfecto para proteger a sus corruptos”.

La diputada socialista ha insistido en que Rafael Catalá “no se ha dedicado sólo a llamar a los presuntos corruptos para adelantarles decisiones judiciales”, como al expresidente de Murcia Pedro Antonio Sánchez o al expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González. “Era la esperanza para salir de sus “líos” del expresidente madrileño, ha afirmado. Estos “chivatazos” sobre las investigaciones que salen del Ministerio del Interior “no son hechos fortuitos; forman parte del plan”. Forman parte de dicho plan la  salida de la fiscal general del Estado Consuelo Madrigal y el nombramiento del Sr. Maza. “Solo así se entiende la propuesta de este para que la fiscalía anticorrupción recayera sobre el Manuel Moix, el preferido de estos corruptos.

Unidos Podemos, ERC, Compromís, el PDeCAT, Compromís y Bildu habían anunciado previamente su apoyo la moción. Ciudadanos, que exigía que el PP el cese del Fiscal Anticorrupción y demostrara la asunción de alguna responsabilidad política, también ha secundado este martes, al igual que el PNV, la reprobación del ministro de Justicia.

El portavoz del Gobierno, Iñigo Méndez de Vigo, reprochó al PSOE tras el Consejo de Ministros del pasado viernes, la presentación de la reprobación al ministro porque, según su criterio, “perjudica a España y no es bueno para las instituciones achacarles comportamientos incorrectos”. La pasada semana el propio presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, descartó cualquier asunción de responsabilidades en forma de ceses y respaldó abiertamente al Fiscal Anticorrupción, Manuel Moix, alabando su trayectoria y desempeño con “absoluta independencia y profesionalidad”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

19 − cinco =