Cuando vi por primera vez la película Ben Hur me impresionó la entrada triunfal del protagonista en Roma subido en la cuadriga que conduce el almirante Sejano Quinto Arrio, Lo que no sabía entonces era el significado profundo de esas imágenes: por un lado el anfiteatro, el pueblo, las legiones, los senadores y el mismísimo emperador Octavio Augusto, lo mejor del universo observaba la Cuadriga de Ben Hur, por otro lado las fuerzas de la naturaleza sometidas por el inteligente manejo de Quinto Arrio (los caballos no se excitan, tiran de la cuadriga a pesar de la expectación que hay en el ambiente), por último, todo gira alrededor de la persona más importante de la acción: el pasajero, el protagonista de la película.

En la filosofía Hindú aparece otro carro de una importancia vital para entender al ser humano, este es el carro de Arjuna, que maneja la divinidad de Krishna durante la decisiva batalla de kurukshetra.

Empezamos por el campo de batalla, que podemos entender como la vida en general, el mundo que tenemos siempre que conquistar; los caballos son los cinco sentidos, siempre cambiantes y volátiles; las riendas son las sensaciones que estos trasmiten al auriga, el auriga es la inteligencia que conduce el carro; el carro es nuestro cuerpo que protege al pasajero; el pasajero es nuestra esencia, nuestra alma.

He recibido muchos sueños y yo también los he tenido, donde aparecen coches, carros y otros medios de locomoción y me ha hecho un gran servicio en su interpretación poder colocar a cada uno de los viajantes y resto de elementos, según el carro de Arjuna/Krishna, Ben Hur/Quinto Arrio. Eso me ha dado muchísima, casi determinante información del sueño.

Hace unos meses un amigo me conto un sueño que se le repetía cuando era joven y que paso a relatar:

Estoy fuera de mi coche y mentalmente lo dirijo, cada vez se aleja más y me es más difícil manejarlo, hasta que lo pierdo de vista.

Es un sueño sorprendente pues el soñante no viaja dentro del coche, podemos asociar los sentidos con el motor y las ruedas (caballos), las sensaciones con el salpicadero y el volante, el cuerpo del soñante con la chapa y resto del coche. Sí tiene conductor, pero a distancia, fuera del auto, por lo que no puede percibir completamente, al cien por cien el sentir de su vehículo, de su cuerpo.

A partir de aquí la interpretación del sueño empieza a tener consistencia:

El soñante quiere experimentar la vida (viajar), sin sentido ni razón (sin pasajero), sin involucrarse del todo, usando lo mínimo su inteligencia (dirigiendo el auto desde el exterior), dejando que sus sentidos actúen casi sin control (motor y ruedas libres), poniendo en grave peligro su cuerpo físico y su salud mental (pierde de vista el coche).

El mensaje era claro; la mente de mi amigo estaba en alerta continua, emitiendo señales (sueño reiterativo) para que abandonase una situación que le llevaría al desastre.

Si hubiese sabido interpretar el sueño, su análisis le habría sido muy útil, pero mi amigo que era y es un hombre inteligente, pudo comprender por otros medios su situación durante la vigilia y dejo de hacer el tonto, retomo las riendas de su vida y afortunadamente goza de muy buena salud mental y física.

Buenas noches, felices sueños.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte + dieciseis =