La Audiencia Provincial de Cáceres condena a cuatro años y un día de prisión a un hombre por haber agredido sexualmente al hijo de unos amigos.

El hombre, que está casado, mantenía una buena relación con un matrimonio que tenía un niño de 10 años de edad. En uno de los encuentros de ambas familias, el condenado se sentó en un sofá y puso encima de sus piernas al hijo de sus amigos, tapándose a él y al niño con la faldilla. La madre del niño sospecho algo al ver moverse la faldilla de una manera extraña, según informa el HOY.

A los pocos días los dos matrimonios, con sus hijos, se volvieron a ver en una barbacoa en el campo, y el amigo volvió a poner en su regazo al hijo de sus amigos, tapándose con el mantel de la mesa. La madre se dio cuenta de movimientos raros debajo del mantel y ordenó al niño que se fuera con ella. Poco después el pervertido volvió a sentarse en un baúl poniendo en su regazo al menor. Se colocó de espaldas a la gente hasta que la madre del menor se volvió a dar cuenta y se fueron.

Además de ser condenado a 4 años y un día de prisión, el agresor tiene que indemnizar a su víctima con 8.000 euros. Cuando cumpla su pena de prisión debe estar ocho años en libertad vigilada, y no puede contactar con el menor en nueve años.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

quince − 7 =