La Audiencia Nacional ha condenado a dos años de cárcel por un delito de desórdenes públicos a cuatro jóvenes por su actuación durante una manifestación desarrollada en el casco viejo de Pamplona el pasado 11 de marzo de 2017. La sentencia recoge que los acusados son responsables de actuar en grupo con el fin de atentar contra la paz pública.

La Sala analiza la calificación jurídica de la acusación planteada por el fiscal como delito de desórdenes públicos terroristas. Asimismo, señala que para la aplicación de dicho tipo penal se exige que las conductas sean realizadas por una organización terrorista o, individualmente actuando sus autores bajo el amparo de una organización terrorista.

“En el sentido de que la organización o grupo terrorista presta algún tipo de apoyo, protección o cobertura material a los autores, respondiendo en todo momento su conducta a las directrices y estrategia definidas por la propia organización terrorista”, explican los jueces.

Por tanto, subrayan, “no ha quedado aclarado cuál es la línea oficial, ni si esa línea es precisamente la de los restos de una ETA crepuscular, pues no se han investigado las personas físicas convocantes, que aparecen claramente identificadas en fotografías, ni tenemos ningún dato sobre las entidades convocantes o sobre sus conexiones con la organización terrorista ETA, o sobre la página “lahaine.org” en la que se publicó la convocatoria, respecto de la que el instructor de atestado ha descartado vinculación con organización terrorista”.

 

Hechos probados

De acuerdo con el relato de hechos probados, el día 11 de abril del año pasado tuvo lugar una ‘Manifestación Nacional’ convocada por la Izquierda radical abertzale. Los acusados acudieron a la manifestación “con intención de participar en los actos violentos que se produjeron, participando activamente en los mismos”.

Asimismo, según relata la sala, los acusados se encontraban en el centro de Pamplona una hora antes de que comenzara la manifestación. Asier Petrirena, uno de los acusados fue participe de una pancarta que se llevó a la manifestación y que él mismo posteriormente portó. Además, en la plaza Navarrería se enfrentó a la Policía tirando objetos contundentes, portando una botella de cristal.

Más tarde, Asier y otros dos condenados, Rubén Iglesias y Endika Etura, arrastraron un contenedor de vidrio volcado desde la plaza de la Catedral hasta la plaza de la Navarrería. Poco después, arrastraron un contenedor portátil de vidrio ardiendo.

Finalmente, Asier y un menor de edad que le acompañaba, fueron interceptados mientras se dirigían por la calle Dormitaleria en dirección a la cuesta Labrit. El resto fueron detenidos poco después, en un intento fallido de huida.

Por su parte, el acusado Julen Prado participó también en la manifestación y fue responsable de lanzar piedras contra las Fuerzas de Seguridad que se encontraban en la Plaza del Castillo. Unas piedras que tenían previamente preparadas con la intención de realizar el acto que finalmente llevo a cabo. Las cámaras de video de la calle Pozo Blanco han permitido identificar a Prado, responsable de causar lesiones a un transeúnte que paseaba por el centro de Pamplona y a tres agentes de la Policía, así como daños en diversas propiedades.

 

Condena

La sección segunda de la Sala de lo Penal les ha condenado por alterar el orden público, causar lesiones a terceras personas, producir daños a las propiedades, obstaculizar las vías públicas poniendo en peligro al resto de personas.

El tribunal, añade que se dan las agravantes de que algunos de los participantes en la manifestación tenían bengalas y “los actos de violencia fueron potencialmente peligrosos para la vida de las personas con la posibilidad de causar lesiones graves, por el lanzamiento de objetos contundentes, líquidos inflamables o incendios”.

De igual forma, los acusados Asier Petrirena, Rubén Iglesias, Endija Etura y Julen Prado han sido absuelto del delito de desórdenes públicos terroristas del que venían acusados por la Fiscalía al no poder demostrar que actuaran bajo el amparo de una organización terrorista.

 

Antecedentes

En cuanto a los antecedentes de los acusados, “tampoco tenemos ningún dato -explica el Tribunal- sobre existencia de antecedentes policiales o judiciales, ni sobre su relación con grupos u organizaciones terroristas, cuestión sobre la que los agentes que han declarado en el plenario reconocieron no haber efectuado ninguna indagación”, concluye.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Los jueces solo condenan a los de izda y a los separatistas ,
    pero es alucinante la cantidad de veces que dejan libres a los nazis-etc,
    sea por sobreseimiento o falta d pruebas etc etc etc e
    incluso les tienen que devolver las armas…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × 3 =