Ante los esperados días de descanso de la Semana Santa son muchos los que han decidido aprovechar y hacer una escapada a otro país. Para realizar las reservas de vuelos y hoteles pertinentes las tarjetas de crédito son una buena alternativa, ya que permiten obtener un extra de seguridad en el viaje. Este extra viene dado por los seguros que muchas incluyen de manera gratuita y que garantizan una cobertura adicional mientras estamos fuera del país, nos cuentan desde el comparador financiero HelpMyCash.com.

Al viajar, el 28 % de los españoles lo hace con las coberturas de su póliza de salud o con los seguros contratados a través de las agencias de viaje, mientras que solo el 19 % lo hace asegurados por las pólizas que ofrecen sus tarjetas de crédito, de acuerdo con el Barómetro Turístico Brain Trust. Lo curioso es que la mayoría de seguros contratados fueron para eventualidades como cancelación de vuelos (31 %), pérdida de equipaje (26 %) o asistencia sanitaria (22 %) cuando son las coberturas más comunes que incluyen las tarjetas.

Buscar una tarjeta de crédito que incluya este tipo de coberturas gratuitas nos permitirá viajar con una seguridad adicional, ya que nos indemnizarán ante el retraso o pérdida de nuestro equipaje, pero es imprescindible saber cómo proceder en el caso de que necesitemos recurrir a estas coberturas.

¿Cómo utilizo los seguros de las tarjetas si pierdo la maleta?

Durante 2015 hubo más de 23 millones de maletas expedidas incorrectamente, de acuerdo con el “Baggage Report 2016” de SITA. De estas incidencias, el 79 % fueron por retrasos, el 15 % por daños en el equipaje y el 6 % por robos de maletas. Si durante la Semana Santa tenemos la mala suerte de que nuestro equipaje se retrasa o cualquier otra incidencia con este, para que el seguro de las tarjetas nos cubra debemos seguir unos pasos determinados, nos explica HelpMyCash.com.

Lo primero que debemos hacer es acudir a la ventanilla de reclamaciones de equipaje y solicitar el Parte de Irregularidades de Equipaje (PIR) el cual nos servirá para enviar a la aseguradora más adelante. Acto seguido debemos llamar al número de incidencias del seguro, el cual debemos buscar y guardar en nuestro teléfono antes de viajar por si acaso, y dar parte del percance. Es importante hacerlo en el momento para que nos cubra.

Lo más común es que la indemnización se lleve a cabo una vez de vuelta a casa, entregando a la compañía aseguradora el PIR más los tiques de compra de los productos de primera necesidad que hayamos comprado. Según el seguro, puede que nos envíen el dinero de la indemnización en las siguientes 24 o 48 horas después de la notificación.

¿Y si me cancelan el vuelo?

En el caso de que se trate de retrasos o cancelaciones de los vuelos el proceso será similar: tendremos que acudir a la oficina de la aerolínea para pedir justificante por escrito y avisar a la aseguradora a través del teléfono lo antes posible. Cada seguro variará su cobertura, aunque suelen incluir los gastos generados a causa del retraso o la cancelación como comidas, estancia o transporte.

En algunas tarjetas también se incluye una cobertura especial de cancelación del vuelo por si, por cualquier urgencia de causa mayor como enfermedad grave propia o de algún familiar, no podemos tomar el avión.

Si una de las razones por la que utilizamos tarjetas de crédito para comprar vuelos y reservar hoteles son los seguros, es imprescindible conocer qué tipos de seguros incluyen y cuáles son los supuestos que cubre, ya que no todas las tarjetas cuentan con los mismos seguros, además del protocolo a seguir y los documentos a entregar según la incidencia para que nos cubra el seguro.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciseis − 9 =