La diabetes, una enfermedad en aumento. ¿Cuántos diabéticos hay en el mundo?

Malas noticias. La diabetes es una enfermedad que va en aumento. 360 millones de personas lo sufren en el mundo. Se trata de la diabetes tipo 2, que es la causada por la mala alimentación y el modo de vida. Se calcula que la cifra alcanzará los 550 millones en 2030. De momento, en España, y según datos aportados por la Sociedad Europea de Diabetes, el 14% de los españoles mayores de edad padece diabetes tipo 2, lo que en cifras viene a ser más de 5’5 millones de ciudadanos. Curiosamente, 3 millones de ellos ya estaban apercibidos de su enfermedad, pero 2’5 millones (el 45% del total), no sabían que lo eran. Y descubrir tarde esta enfermedad puede complicarnos algunos órganos importantes de nuestro cuerpo como los riñones, la vista, el corazón o el sistema nervioso.

 

¿Qué es la diabetes? ¿Por qué se produce? Tipos

La diabetes es una enfermedad que se produce cuando nuestro páncreas no genera la suficiente insulina para facilitar el transporte de la glucosa a las células del organismo. Y esto provoca que los niveles de glucosa o azúcar se acumulen en la sangre. Es curioso pero el verdadero causante de la diabetes aún no está del todo claro. Hay especialistas que se inclinan por factores genéticos, mientras que otros hacen hincapié en los agentes externos.

Existen básicamente tres tipos de diabetes: los de tipo 1, tipo 2 y el gestacional. Los primeros se caracterizan por la incapacidad total del páncreas de producir insulina, debido a que sus células beta son eliminadas por el organismo. Esta diabetes puede aparecer a cualquier edad, aunque es más frecuente en niños y jóvenes. Sus causas se desconocen. Deben tratarse con inyecciones diarias de insulina. En cambio los diabéticos de tipo 2 producen insulina, aunque no en cantidad o calidad suficientes. El causante aquí suele ser el sobrepeso, los malos hábitos y el sedentarismo. Es una diabetes que se desarrolla con lentitud, en la madurez y de manera silenciosa. La gestacional, sólo afecta a las mujeres embarazadas (del 2 al 10% de ellas) y suele desaparecer tras el parto. Si no es identificada a tiempo, puede causar problemas para la gestante y su hijo.

 

¿Cómo sé si tengo diabetes?

 La persona diabética suele presentar alguno o varios de estos síntomas (aunque no siempre):

Mucha sed. Se trata de una sensación intensa de querer beber agua, tal vez, porque tus riñones te lo están pidiendo, tratando de filtrar los altos niveles de glucosa acumulados en sangre.

 Continuas ganas de orinar. Caso de que a tus riñones les cueste equilibrar los niveles de azúcar, tu organismo la expulsará a través de la orina, lo que te causará cierta deshidratación. Así que el circulo se repetirá. Beberás más agua para calmar la sed y, a su vez, tendrás más ganas de ir al baño.

Fatiga sin motivo aparente. De ser diabético se deberá a que te falta insulina suficiente para que la glucosa de la sangre entre en las células y se convierta en energía. De ahí el cansancio.

Pérdida de peso injustificada. Al orinar con frecuencia, el diabético pierde azúcar, calorías y energía, porque el azúcar que ingiere con los alimentos no le llega a las células. Lo que explicaría el hambre excesiva. El resultado es la paradoja: mucha hambre, poca energía y pérdida de peso (que podría ser rápida, caso de padecer la diabetes de tipo 1).

 Visión borrosa. La diabetes aumenta el nivel de azúcar en la sangre y provoca una reducción de los líquidos de los tejidos, incluso los de nuestros ojos. Este fenómeno no genera daños irreversibles en la vista, pero es necesario tratarlo con un especialista.

Otros síntomas. Hormigueo, pinchazos o adormecimiento de las manos y los pies; piel muy seca; llagas persistentes y frecuentes infecciones.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

nueve + once =