La nueva presidenta del PP de Madrid, Cristina Cifuentes, quiere cambiar cómo se ve desde fuera al partido conservador madrileño. La corrupción organizada de la época aguirrista y los gastos desmesurados del faraón Gallardón han hecho mucho daño a la imagen del partido y ella quiere girar al centro. No para ganar a Ciudadanos que se sitúan en el limbo, sino para hacer del PP madrileño un partido transversal. Lo mismo que le gustaría hacer a Íñigo Errejón por la izquierda, Cifuentes lo desea hacer desde la derecha. Cuenta con la ventaja de no contar con una ultraderecha organizada como partido. La que existe en España está dentro del PP, pero ha quedado casi eliminada de la ejecutiva cifuentista.

Así lo ha manifestado la presidenta madrileña, ha configurado un “equipo para dispuesto a servir a los madrileños, nunca servirse de ellos”. En el mismo sentido se ha expresado Ángel Garrido, nuevo Secretario General del PP de Madrid. Ante la imposibilidad de compaginar su cargo de número dos en la Comunidad y en el partido, Garrido cree que no tendrá problema porque él “trabaja siempre por Madrid y los madrileños”.

Desea el nuevo equipo un PP más dinámico, más democrático, más abierto, más social y más alejado de la corrupción. Cifuentes, que ha agradecido el apoyo a los militantes, ha querido integrar a todos… sin pasarse. Ha incorporado a Íñigo Henríquez de Luna, su mayor enemigo verbal, quien no se lo esperaba por cierto. Tonta no es la presidenta popular. Ahora lo que quiera decirle, se lo podrá decir a los ojos.

Jaime González Taboada, que será el nuevo Coordinador General Autonómico y el número dos y cuarto del partido, cree que el tándem que formará con Garrido (“somos casi uno”) potenciará la labor interna del PP y facilitará el arduo trabajo que les espera. No hay que olvidar que las listas de la Comunidad y los municipios los hizo Aguirre libremente. Colocando a todos sus fieles en distintos municipios.

 

La nueva Ejecutiva

La ejecutiva ha quedado conformada con sus más fieles colaboradores como se esperaba. Casi ninguna concesión al pasado más infame y corrupto. La ejecutiva general la conforman los 100.000 hijos de San Luis por la enorme cantidad de nombramientos, pero lo que es el núcleo central e importante sólo su gente y el alcalde de Boadilla del Monte. Pedro Rollán, consejero de Transportes, es el presidente del Comité Electoral; Manuel Quintanar, secretario general del Consejo del Gobierno, es el nuevo presidente del Comité de Derechos y Garantías; Paloma Adrados, presidenta de la Asamblea de Madrid, es la presidenta del Comité Jurídico; Isabel Díaz Ayuso, televisiva en 13Tv y diputada, es la presidenta del Comité de Afiliaciones; y Engracia Hidalgo, consejera de Hacienda, sigue con los dineros y será la nueva Tesorera.

Las vicesecretarías las ocuparán: Miguel Ángel Ruíz, viceconsejero de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio, es el nuevo Vicesecretario Territorial; Carlos Izquierdo, consejero de Servicios Sociales, es el nuevo vicesecretario de Organización; Rosalía Gonzalo, diputada en la Asamblea, es la vicesecretaria Electoral; José de la Uz, alcalde de Las Rozas, es el vicesecretario de Innovación; Alfonso Serrano, diputado en la Asamblea, es vicesecretario Sectorial; Antonio González Terol, alcalde de Boadilla, vicesecretario de Estudios y Programas; y Cristina Sánchez Masa, asesora presidencial, es la nueva secretaria de Actas.

Eso sí, aunque esto le importa poco al Partido Popular, en el núcleo central y en el resto de los electos no hay paridad. Ha elegido entre los que confía más ella, pero hay menos mujeres que hombres. Es obvio que no es algo que se estile en el PP, pero ya que quiere ese giro social y al centro, no hubiese estado mal contar con más mujeres en puestos relevantes.

 

Los apoyos internos de las demás baronías y pesos pesados

Durante todo el fin de semana los altos cargos del PP han prestado su apoyo a Cifuentes, como queriendo enterrar la negra etapa anterior. Las trampas de Aguirre han sentado mal y los intervinientes del sábado han sido claros en un mensaje: “Cifuentes es realmente la esperanza y el futuro”. El camarlengo de las baronías del PP, tal y como lo ha calificado Núñez Feijóo, Juan Vicente Herrera ha sido el más entusiasta en el apoyo a Cifuentes. Todo este proceso de apertura democrática se produce gracias al esfuerzo y empeño de la presidenta madrileña que, además, lo ha defendido “donde otros callan” en el Comité Nacional. “Cristina Cifuentes siempre ha defendido lo que hoy hacemos” ha dicho el burgalés.

Ha añadido Herrera otro de los grandes logros, según su punto de vista, de Cifuentes, la centralidad. “Porque el centro es el espacio que debe ser del PP de toda España. Y el día que nos movamos de ahí perderemos las elecciones” ha concluido el presidente castellano leonés. Pablo Casado, quien suena como futurible del Ayuntamiento de Madrid (con lo cual nunca lo será) ha manifestado que “Cristina Cifuentes ejemplifica lo mejor de Madrid y lo mejor del Partido Popular”. Alberto Núñez Feijóo ha realizado un discurso más presidenciable y de uso interno. No ha escatimado los elogios a Cifuentes y ha recordado que hay que volver a la senda de las mayorías absolutas. Todo lo que piensa la presidenta madrileña que cree en pactar.

Alguien debería haber avisado al gallego dónde estaba. Entre la dirigencia madrileña no cuenta con muchos apoyos para ser el siguiente tras Rajoy. De hecho entre la muchedumbre popular entienden que habría que cambiar de región. Por su parte, la nueva presidenta ni contempla esa opción. Sin ver el río, como para ver el puente.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × 1 =