La pasada medianoche comenzó la cuenta atrás para las nuevas elecciones en Cataluña. Si no hay acuerdo de investidura antes de la medianoche del 22 al 23 de mayo, el Parlament se disolvería automáticamente y las elecciones será el domingo 15 de julio. -Fecha que coincidirá con la final del mundial de futbol de Rusia-.

Junts per Catalunya (JxCat), Esquerra Republicana de Catalunya (ERC)y la CUP tienen treinta días para proponer un candidato o candidata a presidir la Generalitat de Catalunya. El reloj de dos meses de plazo máximo para encontrar a un presidenciable que fija la ley -que marca la Ley Orgánica de Régimen Electoral General (Loreg)– se puso en marcha con la investidura fallida de Jordi Turull (Junts per Catalunya), el 22 de marzo y desde entonces los tres grupos no se han puesto de acuerdo en cómo desencallar la investidura.

Tras reunirse en Berlín esta semana, diputados y diputadas de JxCat con Carles Puigdemont, afirmaron que no tenían prisa por formar Govern y mantenía las tres candidaturas que ha propuesto y que no han prosperado: Carles Puigdemont, Jordi Sànchez y Jordi Turull.

ERC quiere una investidura con urgencia y efectiva, sin consecuencias legales. Por su parte los cuatro diputados de la CUP solo garantizan que votarán a favor si el candidato propuesto es Carles Puigdemont, mientras que, si es otro, solo darán cuatro abstenciones y esto añade incertidumbres a encontrar una vía para desencallar la investidura.

Junts per Catalunya está tramitando una reforma de la Ley de la Presidencia para que se pueda hacer una sesión de investidura a distancia, para que Puigdemont sea investido desde Alemania, pero varios partidos la han llevado al Consell de Garanties Estatutàries para que analice si es legal.

La mayoría de 66 diputados que suman JxCat (34) y ERC (32) -que les permitiría investir a un candidato en segunda votación con las 4 abstenciones de la CUP-, ya que Puigdemont, y Toni Comín, no tienen garantizado poder votar.

La única vía que garantizaría una investidura sin obstáculos sería que JxCat propusiera a un candidato sin causas judiciales pendientes y que Puigdemont y Comín renunciaran a su escaño, pero ahora mismo ninguna de las dos cosas está cerca.

Si no hay acuerdo y se llega a la medianoche del 22 al 23 de mayo sin investidura, el Parlament se disolvería automáticamente, cumpliendo con los plazos que marca la Ley Orgánica de Régimen Electoral General (Loreg), las elecciones serían el domingo 15 de julio.

Sería la cuarta legislatura consecutiva en Cataluña que finaliza sin haber cumplido la legislatura completa y las quintas elecciones autonómicas en ocho años.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × uno =