La mañana era fría y se notaba tensión en los rostros de algunos miembros del Comité Federal a su llegada a la sede de la calle Ferraz. El postureo de algunos, como David Lucas (susanista pero peleado con otros susanistas de Madrid), la entrada de Susana Díaz por el garaje, la intervención previa de Mario Jiménez o las ganas de comunicar de algunos destacados dirigentes, marcaban lo que se prepara entre máquinas. Sin duda el PSOE se enfrenta al más trascendente y más crítico Congreso Federal que se recuerda.

El 28° Congreso tenía un debate ideológico muy potente, del que este carece, pero no había dudas de que se deseaba a Felipe González como dirigente máximo. Incluso los congreso de los años 1920s o 1930s, con las divisiones profundas entre Francisco Largo Caballero, Indalecio Prieto o Julián Besteiro, pese a tratar temas tan profundos como el posicionamiento ideológico (revolución, unirse a la Tercera Internacional, defensa de la República, etc.), no conllevaban el peligro de fractura profunda que se percibe en este 39° Congreso. El cual se celebrará los días 16, 17 y 18 de junio con las primarias el día 21 de mayo como ya adelantó Diario 16.

Susana Díaz ha explicado que “está feliz y con mucha ilusión” por el proceso que se abre. Se encuentra esperanzada en ganar para que el PSOE vuelva a ser lo es “alternativa de gobierno al PP”. Su intención es liderar un nuevo proyecto social que vertebre el país. Lo importante, al final, es “España y que la gente viva mejor”. Respecto al proceso en sí entiende que el “día después todos y todas deberán arrimar el hombro gane quien gane”. El debate, entiende la andaluza, ha de ser sereno y enriquecedor, pero siempre tratando bien a todos y cada uno de los candidatos.

Patxi López se ha mostrado preocupado porque ha visto “demasiada agresividad estos días”. De parte de su candidatura eso no va a ocurrir nunca y desea que se hable más del proyecto que cada uno puede representar. Por ello pide a los otros dos candidatos que esto no se convierta desde ya en “una guerra de avales”. No lo ve claro el dirigente vasco al afirmar eso. Rodolfo Ares, con tono conciliador, ha criticado que no se haya enviado la Ponencia a los miembros del Comité con mayor antelación para poder cotejarla y votar en consecuencia. También han logrado que la Gestora acepte, mediante aprobación del Comité, que se puedan celebrar más de un debate gestionado por la Gestora. Los debates externos (en los medios de comunicación) quedan al acuerdo de las candidaturas.

Los pedristas, por su parte, se han mostrado muy críticos. Tanto José Luis Ábalos como Alfonso Rodríguez Gómez de Celis o Andrés Perelló han manifestado su completa desaprobación del calendario electoral al considerarlo “infame”. No entienden cómo se han de recoger avales antes de saber el censo final en sí o por qué se les obliga a los militantes directos (aquellos que sólo militan por internet) a acudir a las sedes provinciales a votar. Ábalos ha manifestado que “por fin, la coartada del debate de la Gestora hoy se ha caído”. Retrasar la convocatoria del Congreso para llevar a cabo un debate que no se ha celebrado y entregando la ponencia justo antes de entrar demuestra bien a claras, según los sanchistas, las verdaderas intenciones de la Gestora. Sin llegar a decirlo se insinúa que era apoyar la candidatura de Díaz.

Desde la Gestora, Mario Jiménez, a preguntas de los medios, ha respondido a los sanchistas respecto al tema de los militantes directos. Ha explicado el portavoz que en la reunión de los secretarios de Organización del viernes anterior (“Donde hay personas de todas las candidaturas” ha manifestado con ironía) se decidió seguir el reglamento que aprobó la ejecutiva anterior, abriendo los ojos y arqueando las cejas al realizar estas afirmaciones. “Van a votar en las primarias como ya se votó en las primarias del PSOE de Madrid” ha concluido el andaluz.

En los pasillos y corrillos había ambiente de primarias. Se huele la sangre y los deseos de pelea entre los dos máximos contendientes. Si en otras fechas los dirigentes y sus equipos suelen evitar a la prensa, en esta ocasión todos han estado muy cordiales y con ganas de apoyar sus diferentes opciones. La guerra ha comenzado y se sabe que habrá caídos y heridos. De hecho el presidente castellano manchego Emiliano García Page ha sido contundente y explícito: “Si gana Sánchez no me presentaré a las próximas elecciones”.

La anécdota del día ha corrido a cargo de Alberto Domínguez, de Esquerra Socialista de Catalunya, quien ha votado en contra del acuerdo PSC-PSOE “porque no me han permitido votarlo en el Consell” que no se ha celebrado. Si bien el Comité Federal sí lo ha votado, después de que Jiménez lo negase a pregunta de Diario 16 y tras darse cuenta del error, el PSC no lo ha llevado, aún, a su máximo órgano. “Porque seguro que pierden y se rechaza” nos dicen fuentes internas.

En ninguno de los bandos quieren hablar de escisión, de hecho, la patxista Sara Hernández lo ha descartado con más ilusión que convicción. Pero pese a las buenas palabras de unos y de otros, todos y todas saben que esta es una guerra agonística. Como sucedía en la época troyana y que tan bien nos contó Homero, en el PSOE ahora se va a ganar sin hacer prisioneros. Susanistas y pedristas han acumulado rencores, desafecciones y odios, tanto por arriba como por debajo (salvo excepciones) y saben que se juegan el futuro del PSOE. Y si esto no es corregido por los cabezas de cartel, el desangramiento del partido socialista puede tomar una magnitud como nunca antes en la historia.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. ¿Cómo se puede tener tan poca vergüenza?
    La amiga Susana nos dice que hay que hablar en positivo de los contrincantes, a la vez que su cohorte de esbirros se dedica a insultar, a mentir y a tergiversar.
    Mario Jiménez, Page, Lombán, Juan Cornejo, etc. etc. etc., se pasan el día entero insultando y mintiendo, mientras ella nos pide, beatíficamente, que hay que hablar en positivo.
    ¿De verdad cree esta “compañera” que los militantes somos tontos?
    Pues te equivocas, amiga.
    Los militantes recordamos MUY bien quien dio un golpe de estado, expulsando al Secretario General elegido por la mayoría de los militantes. Recordamos MUY bien quien nombro una gestora de títeres con el objetivo de allanar su camino hacia esa Secretaria General y recordamos MUY bien quien dio orden de secuestrar nuestros cinco millones y medio de votos para regalárselos a la derecha más corrupta de Europa, incumpliendo todo lo que se había prometido en campaña.
    Tampoco olvidamos quien dio la orden de castigar a todos y cada uno de los diputados socialistas que cumplieron fielmente con el mandato electoral que habían recibido de nuestros votantes.
    Y todos esos recuerdos los vamos a volcar en la elección del nuevo Secretario General.
    ¡¡Allí nos vemos, “compañera”!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × 4 =