Hoy en Ruido Blanco, estrenamos formato con tres artistas excepcionales, de los que te permiten reconciliarte con eso a lo que llamamos arte y que al final nadie sabe muy bien cómo definir. Asistir a uno de sus espectáculos no deja lugar a la indiferencia. Ellos son músicos, cómicos, actores, guionistas, directores de cortos, y básicamente lo que se propongan y pueda ser útil para transmitir su mensaje con mayor nitidez, tan amplio como comprometido, tan metafórico como pegado a la más cruda realidad. Rezuman arte y expresión en cada nota, y lo mejor de todo, lo hacen mientras siguen siendo exactamente ellos mismos.Tres artistas que estarán actuando juntos en el Club Cicca de Las Palmas de Gran Canaria el próximo 3 de Febrero. Ellos son Miguel y Félix de Antílopez, y su amigo y compañero de fatigas Víctor Lemes (colaborador de esta casa, en la sección “Está feo que yo lo diga“, que tiene el mismo nombre que su último disco) , que nos sirvió de gancho para concretar esta entrevista en la que pudimos hablar de música, de arte, de la situación social, de compromiso en el mensaje, de la industria discográfica y de tantos temas como cupieron en una comida. Una entrevista que por su densidad y su frescura, ha de ser dosificada y administrada sabiamente, como un buen whisky escocés. Por ello hemos decidido publicar la entrevista en dos entregas, siendo la primera publicada este viernes, y la segunda exactamente en una semana desde hoy.

Nos encontramos en la Gran Vía de Madrid, enfrente del edificio Prisa, donde Antílopez participa de manera asidua en el programa Hoy por Hoy de la SER. Muy cerca también del Teatro Nuevo Apolo de Madrid, donde Víctor Lemes abre cada domingo el espectáculo de Antonia San Juan “Mi Lucha”. Entre el tumulto matutino de la capital, nos dirigimos a Malasaña con el noble propósito de encontrar un lugar sencillo y no demasiado ruidoso donde grabar nuestra entrevista, misión ésta irrealizable por la saturación derivada de la ”Nueva Ola Cuqui” que se ha apoderado del otrora genuino barrio de Malasaña. Ya en el restaurante y con la grabadora funcionando, ocurría esto:

003

(..) Miguel: ¿Habéis visto lo de Cesar Strawberry? Le ha caído un año por unos tweets de párvulos …

Ruido Blanco: Luego nos tenemos que comer a nuestros gobernantes paseándose por las calles de París muy compungidos en teórica defensa de la sacrosanta libertad de expresión que conforma nuestro modo de vida europeo y toda esa mierda…

Miguel: Y mientras tanto aquí aplicamos la ley mordaza.

Víctor: Cada día esto se parece más a Demolition Man ¿Os acordáis? Había siempre cerca un detector policial que multaba por decir palabrotas. Pues así vamos a acabar….

Ruido Blanco: Lamentable. En fin. Cambiemos de tercio que me pongo de mal humor.  A ver Miguel o Félix, contadme cómo ha sido eso de acabar teniendo una sección en la Cadena Ser.

Miguel: Pues por el boca a boca. Gente que viene al show y se lo dice a otro que se lo dice a otro y un día de repente la gente de la SER se planta en el show y nos preguntan si seríamos capaces de adaptar lo que hacemos a un espacio de radio. Y nos vamos haciendo hueco…

Ruido Blanco: Eso está genial. Entonces, digamos que no habéis entrado por los canales habituales de la gente que conoce gente…

Felix: No. Nosotros haciendo promoción del disco habíamos ido a alguno de los programas de la SER. Y parece que alguien se fijó en nosotros, y empezaron a venir al show a estudiar un poco lo que hacíamos, y así empezó todo.

Ruido Blanco: Una pregunta para los tres: ¿Cómo os gestionáis?¿Tenéis alguna empresa detrás que os facilite la promoción?

Felix: Nosotros somos empresa. Cuando necesitamos algún servicio de promoción lo contratamos puntualmente.

Víctor: Yo no soy ni empresa, y cuando necesito algo me lo gestiono yo y punto.

Ruido Blanco: Es sorprendente que nunca os haya llegado un AR de una discográfica a poner los dientes largos (Risas)

Félix: Los AR de hecho vienen a nuestros conciertos a desconectar. Digamos que no somos el perfil que andan buscando, pero aun así vienen a vernos.

Ruido Blanco (a Víctor): ¿Ni siquiera lo último que has hecho con Antonia San Juan les ha encajado?

Víctor: Pues no. De hecho lo de Antonia surgió por casualidad. Ella vino a un bolo y le gustó mucho lo que hacía y me pidió que le pusiese música a todas las ideas que ella tenía y que no podía plasmar. Después de eso empecé a telonearla todas las noches en el teatro. Ahora estoy más involucrado en la gira de mi disco “Está feo que yo lo diga”

esta feo portada

Ruido Blanco: Sois la viva representación del poder de un buen directo

Miguel: El directo es todo para nosotros. Es la flor absoluta.

Ruido Blanco: ¿Cómo os comportáis ante el tamiz de vuestra propia crítica?¿Os suele gustar lo que hacéis u os pasa como a algunos artistas que acaban odiando su propia música y nunca quieren escucharla?

Miguel: Es que si no nos gusta a los dos una canción directamente ya no se hace más.

Felix: Nosotros consensuamos siempre este tipo de cosas.

Víctor: Claro. Vosotros sois un dúo. Pero yo estoy solo, así que para mí el criterio es siempre el de habérmelo pasado bien componiéndola o no, y luego por supuesto siempre es importante observar la reacción del público. De todos modos antes siempre las enseñaba a un círculo más reducido de gente antes de sacar nada. Ahora me la juego más. A veces me ha ocurrido que al enseñarla a los más cercanos la respuesta no ha sido buena del todo, y al tocarla en directo de repente la canción adquiere otra entidad y la respuesta es buenísima.

Ruido Blanco: Contadme cual es el secreto para sobrevivir a los impulsos de esta sociedad de la hiperespecialización. Me sorprenden mucho en este contexto los artistas como vosotros con una paleta de posibilidades tan amplias. ¿Ese eclecticismo se practica?

Miguel: Dice Pepín Tre que es gracias al fracaso. Como no se te da bien nada en particular pues vas picando de todos los lados (risas). Fíjate que lo dice Pepín Tre, que lleva sobre los escenarios más años que Matusalén.

Víctor: A mí es que no me gusta encasillarme en ningún lugar concreto. Mi zona de confort necesita gran amplitud. Además yo vengo de estudiar audiovisuales y me gusta sacar ese lado mío en los cortos que cuelgo en Youtube. Así luego ocurre que hay gente que me conoce por un perfil concreto y un día descubre que tengo otros y se engancha por ahí.

Miguel: Yo nunca me sentí con talento suficiente para nada. Fue Félix el que me convenció de que  tenía que lanzarme a hablar en público y cantar cuando todavía éramos críos y empezábamos con esto de la música. Siempre hemos sido muy proclives a experimentar con todas nuestras capacidades y hemos ido probando mucho.

Félix: Para nosotros es muy importante ser capaces de disparar ciertos mensajes. Estudiamos mucho la propuesta antes de lanzarla y sobre todo el modo en el que pensamos  ponerla sobre la mesa. Quizás eso sea la clave.

Miguel: Cuando te plantas delante de un público por primera vez les lanzas tus dieciocho pastelazos. Poco a poco te vas dando cuenta que nadie merece comerse tu mierda así en crudo y empiezas a buscar las maneras de contar lo que quieres contar de modo que el público se sienta cómodo. Es fundamental tener consideración por el público y ponerse en su piel a la hora de diseñar tu show.

Ruido Blanco: Es como blanquearse sin blanquearse…

Félix: Haces un poco de nada por aquí y nada por allá y de repente ¡Toma! ¡Te planto el pastelazo! (risas)

Víctor: Mis primeras canciones en directo eran las clásicas de cantautor profundo que se quiere cortar las venas. Poco a poco me fui dando cuenta de que no me divertía haciendo eso…

Ruido Blanco: Siempre preocupados por la insoportable levedad del ser…

Víctor: Es mi libro favorito.

Miguel: A mí me pasaba que veía ese tipo de cantautor intenso y me sentía incómodo como espectador. Por eso siempre he tenido la determinación de no permitir que ningún espectador tuviese que pasar un mal rato viniéndome a ver.

Ruido Blanco: Es un concepto de espectáculo casi más teatral que musical  …

Miguel: Hay que ser capaces de evaluar también las propias capacidades. No te vas a poner a tratar de hacerle gracia a la gente si no tienes gracia, pero por lo menos puedes intentar contar las cosas de manera diversa.

Víctor: Claro. Siempre puedes darle un enfoque diferente a cosas que son intensas per se. Hablar de ellas con un toque de picante.

Miguel: Es como cuando a los niños les tratan de vender la verdura jugando con colores y sabores. Está claro que comer verdura es muy importante, pero también es importante disfrutar haciéndolo. En eso estamos nosotros. Buscando maneras divertidas de comer verdura.

Félix: Siempre contando con que puede haber posibles intolerantes a la verdura (risas)

Miguel: Las discográficas son muy de apartar lo verde. Tienen a los chavales cogidos por los estribillos (más risas)

Ruido Blanco (a Victor): Hablando de estribillos, me estoy acordando de ese estribillo que no pienso cantar por lo increíblemente pegadizo que resulta en el que haces mofa de la vacuidad de las letras de la música comercial …

Víctor: El antídoto para sacártelo de la cabeza es cantar una canción de Jarabe de Palo (risas)

(…)

Ruido Blanco: Os supongo a los tres de izquierdas, aunque igual es mucho suponer…

Miguel: ¿Acaso es posible ser un cantautor de derechas?¿Conocéis algún caso de cantautor cuyas letras tengan por sentido el proselitismo de los valores de la derecha?

Víctor: Está claro que es un espacio que tenemos que cubrir con urgencia (risas)

Ruido Blanco: Claramente. Si hubiese más cómicos y músicos de derechas es probable que la izquierda comenzase a ganar elecciones (más risas)…. Y siendo de izquierdas, me resulta llamativo que las collejas en vuestras letras suelan ir dirigidas más hacia la gente más afín a vosotros. Se me ocurre como ejemplo esa del último disco de Antílopez titulada “Musa en Paro Busca Poeta”.

Miguel: En primer lugar me gustaría hacer una diferenciación entre lo que significa ser de izquierdas y lo que significa hacer arte de izquierdas. No es en absoluto lo mismo.

Félix: ¿Pero acaso el arte puede ser de izquierdas o derechas?

Víctor: Hombre, el arte ha de ser contestatario.

Ruido Blanco: Supongo que se trata un poco de los valores que transmita. ¿No? Sí que un determinado tipo de arte puede evocarte tendencias e incluso opiniones más cercanas al liberalismo o al socialismo sin tener por qué ser explícitamente proselitistas…

 Víctor: esta conversación siempre te lleva al punto en el que te ves a ti mismo ridículo sintiéndote legitimado para juzgar qué es arte y que no.

 Félix: El arte en sí no es político. Otra cosa es lo que se pretenda hacer con él de manera individual. El arte es una herramienta de comunicación.

Ruido Blanco: Volviendo al tema de Musa en Paro Busca Poeta …

Félix: Desaliñado, pueril y majareta. Que hable el autor (mirando a Miguel)

Miguel: Esa canción es en realidad una autocrítica o autocaricaturización, como quiera verse. Es una parodia sobre una relación chico/chica en la que pretendía mofarme un poco de ese rollo poeta atormentado en el que muchas veces caemos los cantautores, que a la otra persona le resulta tan repulsivo como atractivo, y lo rechaza al tiempo que lo necesita.

Ruido Blanco: ¿Soléis hacer mucha autocrítica?

Víctor: Yo suelo dejarme medio mal a mí mismo. A veces aprovecho la autocaricatura para describir cosas más generales.

CONTINUARÁ …

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

siete − 4 =