David Balsa y María Fernanda Suárez Londoño.

Colombia, tras el reciente cambio de gobierno en base a sus perspectivas de crecimiento económico y de mejora de los indicadores de seguridad ciudadana y bienestar social, desea liderar el sector energético en Latinoamérica. La nueva ministra de Minas y Energía, María Fernanda Suarez, ha señalado que el desarrollo y modernización del sector en un marco de respeto al medio ambiente y de apertura a la inversión extranjera serán ejes preferentes de su acción. En este sentido el presidente de la Conferencia Eurocentroamericana, David Balsa, ha recibido como una “excelente noticia” el nombramiento de la nueva ministra colombiana resaltando su “amplia y contrastada experiencia en el campo energético”, así como su voluntad de diversificar la matriz energética y de luchar contra el cambio climático.

En este sentido David Balsa confió en que Colombia desarrolle un papel de liderazgo en cuestiones como las energías renovables, la mejora de la eficiencia de las infraestructuras latinoamericanas de refinerías y oleoductos así como la promoción de la cooperación regional en estos ámbitos.

La modernización y reforma del sector energético, una de las principales vías de ingresos tributarios de Colombia junto con el turismo, es uno de los sectores con mayores perspectivas de crecimiento en la nueva etapa que comienza Colombia. Tras medio siglo de conflicto armado, la República de Colombia ha conseguido finalizar el enfrentamiento con la desmovilización y la entrega de las armas por parte de la FARC. La normalización de la vida social, económica e institucional tras la desaparición del conflicto está teniendo profundas consecuencias en Colombia.

El incremento de la seguridad y la disminución de la violencia en el país, al estar ya las fuerzas de seguridad del Estado liberadas de la tarea de combatir a las FARC, está permitiendo abrir nuevas zonas para la actividad minera y energética. Igualmente, la desaparición de la amenaza de las FARC va a animar a muchos inversionistas y empresarios –tanto nacionales como extranjeros– a desarrollar negocios y crear empleos en Colombia. Las previsiones del Banco Mundial, de la Corporación Andina de Fomento y del Banco Interamericano de Desarrollo son unánimes al avanzar un fuerte crecimiento para Colombia cuyos enormes recursos naturales y potencialidades habían estado maniatados debido al prolongado y costoso –tanto en vidas humanas como en bienes materiales– conflicto armado. El desarrollo del sector energético y minero en Colombia cuenta además con las excelentes relaciones de cooperación existentes con la Unión Europea –con la que existe un Acuerdo de Asociación y Libre Comercio– y con los EEUU.

El nuevo Gobierno de Colombia está desplegando una intensa labor en el objetivo de promover la atracción de la inversión extranjera para el crecimiento económico del país. Uno de los ejes de actuación en Latinoamérica será en el marco de la Alianza del Pacifico, destinada a reforzar las relaciones, entre otros, con los estados de México, Perú y Chile especialmente en el fomento del libre tránsito de mercancías y personas. En este sentido uno de los socios extra regionales de la Alianza del Pacifico es España, uno de los principales socios comerciales de Colombia y el país europeo con la mayor colonia de inmigrantes colombianos.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte − once =