Lleva una buena racha Ramón Espinar con las fotos. No hace mucho, tras denunciar elogiosamente a Coca Cola, le pillaron tomándose un par de esos refrescos en el Senado. Ahora resulta que sube unas fotos de unas navajas y unos berberechos y también se produce el escándalo. ¡Como si alguien no pudiese tomar y comer lo que le dé la gana con su dinero! Ser de Podemos le está costando más de un disgusto en su actividad diaria. No sólo tiene que controlar dónde ir, con quién ir o qué hacer sino que la propia actividad política le marca qué beber y qué comer. Un hecho tan natural como destacar la calidad de los productos del mar gallegos le ha supuesto un ataque en toda regla de los poderes conservadores de la sociedad española.

Con Ramón Espinar se da un caso curioso dentro de la prensa patria, no se respeta la privacidad, ni uno solo de sus movimientos. Vende criticar a Espinar hasta por factores que no ha hecho él. Si bien la cagó con lo del piso ¿qué culpa tiene de tener el padre que tiene? ¿Acaso Espinar Jr. tenía constancia del uso fraudulento de una tarjeta black por parte de su padre? Pues acusan al político actual de las cafradas de su padre constantemente. Baby black, el niño de las black o Black Espinar son algunos de los calificativos que utilizan ciertos medios de comunicación y muchos periodistas al referirse al podemita. Esta situación ¿dónde deja la libertad de acción de las personas? Porque Espinar no deja de ser una persona con sus cosas buenas y sus cosas malas, con sus virtudes y sus vicios. Por el simple hecho de ser político no puede ser coartada su libertad de expresión y de acción así como así.

El amarillismo que invade a la sociedad por la proyección de los medios de comunicación está acabando con la vida personal de muchos hombres y mujeres que representan a la ciudadanía en las instituciones públicas. Existe una especie de neo-puritanismo que abarca la propia intimidad personal de la dirigencia política… de izquierdas. Porque esto tiene un componente ideológico, no lo olvidemos. Si Susana Díaz se viste de azul es malo, pero poner las banderas a media asta es tradición y honor. Que Espinar suba una foto con la mariscada que se ha comido con sus amigos es producto de su libertad y todos aquellos medios y demás trolls que le atacan por ello no dejan de estar atentando contra lo más esencial del ser humano. Como los puritanos de hace siglos, quemarían a Espinar en la hoguera si pudieran acusándole de hereje.

Es curiosa esta situación porque personajes como Marhuenda, Inda y demás seres que pululan por los canales televisivos y, asombrosamente, dirigen medios de comunicación, hacen de la libertad uno de sus baluartes para actuar como actúan. Pero como buenos puritanos siempre ven la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio. Se les llena la boca de libertad pero ven mal que Espinar se coma unas navajas. Ellos que son sobrecogedores hablan de las mariscadas de otros. Dentro del mundo periodístico-político existen romances, cenas, comidas, cafés… una vida normal y corriente como sucede en otros ámbitos de la vida. Pero ese pequeño ámbito privado se ha respetado. Hasta ahora que parece que comer en el Senado o una mariscada es delito de lesa majestad si eres de Podemos o de algún partido de izquierdas.

Realmente lo que haga Espinar, que no es más que un ejemplo, en su vida privada da igual y puede tener gracia para sus seguidores en redes sociales o sus amigos en la vida real. Lo mismo que ocurre con otros políticos. Pero la batalla es contra el movimiento puritano y ético impecable de los medios conservadores contra todo aquello que no les cuadra ideológicamente. La batalla es ideológica y lo que está en juego es la verdadera libertad de las personas, sean políticos o no. Pretenden unificar comportamientos bajo sus estándares mentales y todo lo que se salga de esas reglas, que como la raya de Alfonso Guerra se mueven, es pecado, poco ético e infame. Defendamos la libertad de las personas antes de que algunos seres que pululan por el mundo nos dejen sin ella.

Post Scriptum. Lo último ha sido calificar de casi de terrorista a Espinar por haber puesto en su mensaje en Instagram Galiza Ceive. ¡Qué mal están algunas cabezas! En especial una que todo el mundo conoce.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Ocho + diecinueve =