En la Asamblea Ciudadana que Podemos celebrará este próximo fin de semana, tres diferentes corrientes presentarán sus propuestas políticas, económicas, organizativas y sociales. En esta segunda asamblea morada, se elige la Secretaría General, la Comisión de Garantías y el Comité Ciudadano Estatal. Diario16 analizará y explicará en tres entregas consecutivas las propuestas de cada grupo y quiénes son los nombres propios de cada corriente en la formación Podemos.

 

Anticapitalistas

Entre las tres propuestas que han suscitado mayor apoyo a priori para la Asamblea General de Podemos, más conocida como Vistalegre 2, hoy se van a exponer los hitos principales de la candidatura de Anticapitalistas o En Movimiento que encabeza Miguel Urbán. Entre las principales prioridades de esta candidatura se encuentra el deseo de democratización radical de la organización morada en favor de los territorios.

Por ende, propugnan una descentralización del poder en toda la organización y recuperar la fuerza y presencia de los Círculos. Teresa Rodríguez e Isabel Serra, aunque no sean candidatas por tener ya otro cargo orgánico, han participado en la elaboración de los documentos y en las distintas reuniones para llegar a acuerdo con otros participantes. Algo que sólo han logrado en el documento sobre Feminismo con el grupo de Iglesias.

 

La estrategia política

Los principios que enmarcan su documento político son claros: Antagonismo frente al sistema; Democracia Radical, y Unidad de Acción de todas las fuerzas del proyecto transformador. El Antagonismo supone evitar cualquier intento de mimetización con el PSOE y no caer en la subalternización. El Podemos de Democracia Radical que desean los Anticapitalistas supone construir desde lo local y ampliar la implantación territorial, todo ello para lograr construir contrapoderes e instituciones alternativas a las estatales.

La Unidad de Acción ha de llegar por la construcción de alianzas electorales que vayan más allá de una “sopa de letras” y de una unión entre élites partidistas. Es necesario conformar un bloque contra-hegemónico y un bloque social desde los barrios hasta la cúpula estatal.

Anticapitalistas quiere conformar un bloque contra-hegemónico y un bloque social desde los barrios hasta la cúpula estatal

Son conscientes que sólo desde la construcción de algo que vaya más allá de Podemos, el bloque social, podrán convencer a la mayoría de la sociedad de la necesidad de la transformación del sistema. En ello es clave desenmascarar el mitologema de la clase media. Para Anticapitalistas no es un estrato socioeconómico objetivo sino que se constituye psicológicamente por la ocultación o rechazo de las fracturas sociales significativas, esto es, la lucha de clases.

La estrategia a llevar a cabo en este periodo de oposición se centra en la presentación de propuestas que impidan aparecer, por culpa del descontento, al monstruo del autoritarismo. Por este motivo, Podemos debe salir de sus cuatro paredes partidistas e institucionales y participar con numerosos movimientos sociales. Eso sí, respetando su autonomía y acompañándolos en su fortalecimiento sin instrumentalizarlos. Podemos, afirman, “es un actor fundamental, pero no el único”.

Critican cualquier intento de mimetizarse con el PSOE y apuestan por superarle para situarse como fuerza hegemónica de izquierdas. Eso sí, no descartan que debe existir un diálogo institucional pero que nunca debe suponer la aceptación de la socialdemocracia, sino de la superación de la misma en un “horizonte de ruptura poscapitalista”. Por ello, entienden que se debe reconocer a aquellos que son socialistas de corazón haciendo balances críticos de manera conjunta.

Defienden el diálogo institucional con el PSOE, pero sin que suponga la aceptación de la socialdemocracia

La base social de Podemos, o mejor dicho del movimiento social en el que participaría Podemos, debe ser ensanchada con numerosos colectivos que poseen experiencias de lucha y conflicto frente al sistema. Pretenden lograr que la “gente común” de un paso adelante y asuma per se sus responsabilidades. Por tanto, no se trata de cooptar a las clases populares, sino de ayudarlas en su autoorganización de las demandas y aspiraciones y construir espacios de solidaridad material, reflexión y propuesta.

 

La organización política

La pretensión del grupo encabezado por Urbán es conseguir un Podemos de los Círculos, descentralizado y con autonomía territorial. Dejar más allá la toma de decisiones centralizada y casi unipersonal que ha estado funcionando en la formación morada desde su anterior Asamblea. Las necesidades actuales, con una amplia implantación territorial y numerosas alianzas electorales, exigen nuevas formas organizativas que sean útiles a las propuestas de acción.

Solicitan por ello que cada Podemos regional tenga su propia identidad jurídica y mercantil (CIF propio). Con esto se garantizarán una autonomía ajustada a todos los niveles territoriales, no sólo a nivel político sino organizativo. Esto significa que la Coordinación Estatal no controle ni los proyectos, ni el dinero de los territorios como hasta el momento en que se poseía el control total en el centro. En adición, quieren impedir que ciertos territorios ocupen la mayoría de los cargos en el Consejo Ciudadano y la Ejecutiva.

Igualmente desean que los cargos institucionales y orgánicos estén apegados a la base, al Círculo. Por ello desean impulsar una cultura de partido antiburocrática, con la “desacralización” de los cargos públicos empujándoles a la lucha a pie de calle y no sólo en la institución o el partido, y deben ser los propios cargos políticos los que ataquen el “trepismo” y las fidelidades personales que puedan estar observando. Por ello, se ha de ser sumamente exigente con la elección de los liberados o trabajadores del partido. Deben trabajar para el conjunto de la organización y no para una parte.

Anticapitalistas desea impulsar una cultura de partido antiburocrática, con la “desacralización” de los cargos públicos empujándoles a la lucha a pie de calle

Incluyen, como elemento de pluralidad, el reconocimiento de “espacios de afinidad” donde se puedan juntar personas con propuestas y posiciones comunes y que quieran participar como un agrupamiento dentro de Podemos. Vamos que desean que las corrientes de opinión o facciones, en el buen sentido de la palabra, sean reconocidas de facto.

 

Feminismo

Respecto al Feminismo, los Anticapitalistas han aceptado el documento emanado del Círculo Feminista de Podemos, al igual que ha hecho el equipo de Pablo Iglesias. En esta propuesta se afirma que la lucha contra el heteropatriarcado, por muchos avances que puedan haberse conseguido, debe estar presente de forma continua en Podemos. Debe ser una lucha transversal, no sólo de tema, que se extienda en todos y aquellos asuntos que afecten a la organización política e internamente. Desde los programas electorales hasta las acciones políticas concretas como presupuestos, políticas industriales o las propias políticas de género.

Por eso, también apuestan desde la posición feminista en una descentralización organizativa. De esta forma se subvertirán los patrones machistas que se han estado produciendo dentro de la organización misma. Con la descentralización se consigue que las mujeres, junto a los hombres, puedan tomar en consideración políticas autónomas que reflejen esa transversalidad de género necesaria. No puede ser, destacan, que al final de la cadena central de mando las mujeres deban aplicar políticas sin transversalidad mandadas por el macho que se encuentra en la cúspide.

La descentralización organizativa subvertirá los patrones machistas al conseguir que las mujeres, junto a los hombres, puedan tomar en consideración políticas autónomas

A la transversalidad, la democratización o la descentralización, la propuesta feminista añade la interseccionalidad como elemento de lucha. Puesto que recogen todo el legado de la lucha de las mujeres, en la que no puede haber facciones o grupúsculos, también recuerdan que las mujeres han compartido lucha por otras desigualdades. Principalmente en cuestiones relativas a identidad étnica, colectivos LGTBi, mujeres rurales o colectivos migrantes. Por ello, desde la defensa de una transversalidad de género, también se apuesta por continuar con el apoyo a esas otras desigualdades sistémicas que son parte de la identidad individual y colectiva.

 

Personas destacadas de la candidatura:

Miguel Urbán, Beatriz Gimeno, Alba García, Nacho Vegas, Mar Benavent, José Manuel Blanco, Alberto San Juan, Celia Martínez, Neskutz Rodríguez, Laura Camargo, José María González-Kichi.

Pros:

  • Grupo cohesionado ideológicamente
  • Apuesta por los Círculos y la autonomía organizativa
  • Huyen de la presencia mediática constante

Contras:

  • Algún devaneo por optar a cuotas de poder, como sucedió en Madrid
  • Grupo pequeño y minoritario
  • Su propuesta recuerda a la Izquierda Unidad primigenia
¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

catorce + 19 =