Ciudadanos que minimizan los engaños de su pareja

0

Cuando tu pareja te engaña y te la mete doblada una y otra vez, y te miente constantemente, y te es infiel, y te frustra, y te promete cosas que luego no cumple, es más, hace lo contrario, y te arruina, y te hunde en la mierda, y te decepciona en general, lo normal es dejar esa relación, dejar a esa persona; pero hay personas que prefieren aguantar, hay personas que antes que cambiar prefieren soportar todo lo que no soportan, se quejan pero aguantan, y se acomodan a toda esa frustración y a toda esa mierda con tal de no cambiar. Les resulta más cómodo adaptarse que cambiar, y ese acomodamiento lo justifican con frases como “es que es así”, “sé que no va a cambiar nunca”, “en el fondo me quiere”, “al fin y al cabo somos muy parecidos”, “yo necesito estar con una persona que sea idéntica a mí”, “probablemente, como somos tan parecidos, yo hubiera actuado igual en sus mismas circunstancias”… y empiezan las famosas disonancias cognitivas, que son esos autoconvencimientos, autojustificantes y autoengaños.

Pero a veces la frustración y el dolor es tan grande, y llegas ya a un techo y a un tope de sufrimiento, que decides abandonar, y ya no sirven ni siquiera esos autojustificantes, y te vas. Lo intentas salvar y le dices: “oye, o cambias ésto, ésto y ésto… (y le haces un listado de 50 cosas que no soportas y que te ha hecho y que te han hundido) o yo me voy porque no aguanto más”. Y si aún así, poniéndole eso, esa persona sigue actuando exactamente igual y no cambia, ahí ya te vas, definitivamente dices adiós.

¿Qué pasa? Pues que pasa el tiempo y viene la nostalgia, y empiezas a echar de menos a esa persona, y empiezas a relativizar todo aquello que no soportabas y a quitarle importancia y hierro; y piensas: “Bueno, tampoco era para tanto. Sí, me jodía y dolía pero…” y lo empiezas a convertir en permisible, en tolerable, y vuelves a autojustificar, con las disonancias cognitivas, todo aquello que te dolía. Entonces ese listado de 50 cosas ahora se convierten en 6, por ejemplo, y pones 6 condiciones, y le dices:

Mira, aquello me dolía pero lo puedo aguantar, tampoco es tan grave y lo puedo tolerar y me lo trago, pero estas 6 cositas por favor cámbialas porque si no, no vamos a poder… NO VAMOS A PODER. Y tú y yo necesitamos estar juntos porque somos idénticos, porque compartimos la misma esencia, porque tenemos que estar el uno con el otro. Así que por favor, estas 6 condiciones, sí cúmplelas. Además, estoy a dos velas, no tengo ningún comodín carnal, y echo de menos el polvazo con la persona que más afín es a mí, con la persona con quien tengo la mayor complicidad, con la persona a la que más me parezco. Te necesito a ti

Y entonces vuelves.
¿No les ha pasado eso?.
Pues a Ciudadanos sí.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 + 3 =