El “idilio político” entre Ciudadanos y el Partido Popular en el Congreso con la investidura a Mariano Rajoy, con la consiguiente aprobación de los Presupuestos Generales (PGE), se ha tornado en una relación agria, con el respaldo de los naranjas a la Comisión de Investigación por la presunta financiación ilegal del PP, y la Proposición de Ley que aspira a una reforma del Ministerio Fiscal, registrada por Cs.

La pretensión del Albert Rivera (Cs) con esta proposición en la Cámara es dotar de mayor independencia al Fiscal General del Estado e impedir su designación directa por el Gobierno que se encuentre en el poder. Para ello, Ciudadanos ha elaborado un sistema alternativo, proponiendo que el candidato elegido por el Ejecutivo, deba comparecer en la Comisión de Justicia del Congreso. Si el voto en el Pleno del Congreso se tornara a favor, el partido de Rivera, introduce la variante de que sería necesaria la ratificación por el voto favorable de 2/3 tercios de los miembros del Hemiciclo. Pero si el candidato propuesto por el Gobierno no fuera ratificado por esta mayoría, debería proponer en un mes un nuevo aspirante para ocupar este cargo. El siguiente paso, solo con la mayoría obtenida en el Congreso, según el Reglamento, es elevar la propuesta al Rey para poder nombrar al Fiscal General del Estado.

La Proposición de Ley de Ciudadanos, conlleva el debate entre los grupos políticos en el Congreso, incluso un “veto político”, en cualquier caso, si no hubiera “quórum” del 2/3 de la Cámara, que podría oponerse al nombramiento en el futuro del Fiscal General del Estado, al arrebatarle la potestad directa y unilateral del Ejecutivo para esta designación, propuesta de fondo por el equipo de Rivera.

El portavoz de la Comisión de Investigación de la Financiación del PP, Toni Cantó (Cs), ha advertido que “no hay nada más radical que no investigar y no combatir la corrupción”, en una rueda de prensa celebrada en el Congreso, y ha insistido en que “a Ciudadanos le hubiera gustado acotar el ámbito temporal en el que se va a trabajar desde que Rajoy preside el PP, para ser más eficaces”

“No entendemos los nervios del PP y les pedimos que se serenen”, ha dicho el diputado de Ciudadanos (Cs), que ha recordado que el partido de Mariano Rajoy “ya votó en el Pleno del Congreso la creación de esta comisión” y, además, “fue uno de los puntos del pacto de investidura”.

El diputado de Ciudadanos, ha celebrado el comienzo de esta Comisión de Investigación, “para que se conozca la verdad”, apoyando a otros grupos políticos en la documentación y comparecencias que soliciten en el plan de trabajo.

La reciente comparecencia de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes (PP) para atender a las demandas de Ciudadanos, PSOE y Podemos, en la Comisión de Investigación respecto a la presunta corrupción en la Asamblea de Madrid, con motivo de la contratación del Grupo Cantoblanco del empresario Arturo Fernández para gestionar la cafetería de la propia Asamblea madrileña, ha sido otro de los puntos de inflexión entre el Partido Popular y Ciudadanos, que ha tensado las relaciones políticas, en estado crítico según indican algunos diputados de la Asamblea.

Cifuentes como miembro de la Mesa de la Asamblea que contrataba el servicio de la cafetería, así como del Comité de Expertos que decidió la empresa de Arturo Fernández como la más idónea del citado concurso público, se defendió en su comparecencia apelando a “su inocencia, al no ser acusada de nada”, sin embargo, los diputados madrileños César Zafra (Cs), y Ramón Espinar (Podemos) se arrojaron contra Cifuentes en un acalorado debate cuestionando políticamente la gestión de Cristina Cifuentes. Igualmente la portavoz del PSOE, Encarnación Moya, dijo que Cifuentes “se mostró en una actitud defensiva, apuntando a un ataque personal”, pero no puede implicar al resto de partidos políticos al no tener participación en el comité de expertos que contrató al empresario Arturo Fernández. 

El escándalo de la operación Lezo, y los dos informes de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil (UCO) respecto a la investigación de la trama Púnica, que apuntaron presuntamente a Cristina Cifuentes, han sido otro motivo de distanciamiento entre la formación naranja y los populares.

El enfriamiento PP-Cs podría vincularse a la dimisión de la diputada Josefa Aguado (PP) en la Asamblea al conocer que el TSJM (Tribunal Superior de Justicia de Madrid) decidió investigarla por su intervención en las X Olimpiadas Escolares celebradas en Arganda del Rey en 2007, acto que podría estar vinculado a la trama Gürtel; la dimisión de Miguel Ángel Ruíz como viceconsejero de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid, tras registrar su despacho la Guardia Civil (UCO), y su presunta vinculación con la trama Púnica; y la entrada en prisión de Ignacio González son los puntos negros del mandato de Cifuentes, que alejan a Ciudadanos progresivamente y endurece su postura política contra el PP, a pesar de haber contribuido a aprobar los Presupuestos de la Comunidad de Madrid, y los PGE.

Aunque Cifuentes señala a Ciudadanos una estrategia política de “arañar votos”, o “linchamiento político”, ambas fuerzas políticas siguen de cerca el impacto social de los escándalos por presunta corrupción, que cada día acechan a la Asamblea de Madrid.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × 2 =