El portavoz socialista de Interior, David Serrada, ha afirmado en el Congreso que el cierre de la cárcel de Archidona “pone fin a una decisión improvisada y a una gestión política nefasta sobre la inmigración irregular”. Asimismo, Serrada critica que el ministro del Interior “sigue atrincherado en su despacho y se niega a dar explicaciones en el Congreso sobre este asunto”.

El Ministerio del Interior ha mantenido internados a 572 inmigrantes durante 52 días

El Grupo Parlamentario Socialista formuló ayer una batería de preguntas dirigidas por escrito al Gobierno, tras la decisión del Ministerio del Interior de vaciar el centro penitenciario de Archidona en el que han mantenido internados a 572 inmigrantes durante 52 días, en los que se han producido numerosas irregularidades y altercados que culminaron con la muerte por ahorcamiento de uno de los internos.

Los socialistas ponen de manifiesto que la apertura de Archidona ha contado desde el principio con el rechazo de toda la oposición y de la totalidad de las organizaciones en pro de los derechos humanos de nuestro país”. Además, recuerdan que “el Defensor del Pueblo valoró negativamente la apertura de este centro y las condiciones en las que se encontraban recluidos los internos”.

“Desde menores internados, hasta la existencia de varios incidentes violentos y culminando en un hecho gravísimo como es la muerte de un interno. Todo ha sido un cúmulo de despropósitos”, ha dicho David Serrada, para quien “todo lo ocurrido en el Centro Penitenciario Málaga II, desde el momento mismo en el que el ministro del Interior y el secretario de Estado toman la decisión de convertirlo en un CIE hasta la fecha de su cierre, no es más que el reflejo de la falta total y absoluta de una política de inmigración y, lo que es más grave, de una incapacidad manifiesta de sus responsables”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × 3 =