Como algunos ya sabrán, ciencias de la tierra (CCTMA) es una de las asignaturas opcionales que se imparten entre los alumnos de 2º de Bachillerato, y por tanto forma parte de las asignaturas de la fase específica de la PBAU.

El asunto que vamos a tratar es concretamente este. Se ha decidido que para la próxima PBAU ( año 2018-2019), esta asignatura va seguir siendo opcional, como ha sido hasta ahora, pero los alumnos no van a poder elegirla como opción a uno de sus exámenes de la prueba de acceso a la universidad.

Esto tiene varios inconvenientes tanto a nivel individual como a nivel mundial. Este hecho se debe  a que los alumnos no encontrarán ninguna motivación por la cual elegir esta asignatura, por tanto,  como hemos indicado anteriormente tendrá consecuencias importantes, que explicaremos conforme avance este artículo.
Hoy  día no podemos encontrar mucha información sobre este tema ya que la población no conoce realmente cual es el fin de esta asignatura. Es mucho más que una simple enseñanza, más bien podríamos hablar de un crecimiento como persona.
El contenido que desarrolla esta asignatura trata temas como, la atmósfera, biosfera, geosfera, contaminación… Es decir, temas cotidianos sobre los que no recibimos información alguna, aunque si profundizásemos en ellos nos daríamos cuenta de que la mayoría de cosas las podríamos saber sin ser conscientes de ello.
El principal problema que presenta descartar CCTMA como opción  de la fase específica de la PBAU, como indicamos anteriormente a consecuencia de que los alumnos no se vean interesados en ella, es que las nuevas generaciones, que se van a encargar de dirigir el país, no van a ser verdaderamente conscientes de lo que está ocurriendo en el planeta.

Seguramente habéis leído aluna vez en algún periódico algo como “ La humanidad necesita 1’5 planetas para satisfacer su demanda de recursos” pero, ¿Qué conocemos realmente sobre este dato, somos verdaderamente conscientes de lo que está pasando con el planeta?

Si preguntásemos a varios ciudadanos sobre qué harían respecto al problema que estamos causando, la mayoría nos excusaríamos echándole culpa siempre a los altos cargos pero no pensaríamos que el cambio empieza desde abajo. Que si los de abajo no nos movemos, los de arriba no se mueven. Precisamente por esto, es importante la asignatura de ciencias de la tierra y el medio ambiente. Enseña a los de abajo, a los revolucionarios, a los que tienen el poder de cambiar el mundo, a las nuevas generaciones que serán las generaciones futuras y que inculcarán sus valores a la generación siguiente, que hemos tomado el poder del mundo, que el mundo no es nuestro y que estamos terminando con él, que  solo pensamos en vivir nosotros bien sin preocuparnos por generaciones futuras y excusándonos con el poder de las nuevas tecnologías. Pero no, las tecnologías no son tan poderosas como creemos porque para usarlas, también es necesario el uso de los recursos que nos ofrece el planeta, y si éstos se agotan, la tecnología no podrá hacer nada para recuperarlos. No estamos solos, somos un conjunto de organismos que interactuamos entre nosotros y con el medio físico que nos rodea, y si ese medio no existe  nosotros no existimos. Recordemos que nosotros llegamos aquí y nos encontramos con un mundo maravilloso que nos ofrecía todo lo necesario para vivir y lo hemos convertido en un mundo que hace difícil la vida de otros organismos.
Desde mi punto de vista, el objetivo principal de la asignatura es dar a conocer todo lo que nos rodea y de verdad hacernos crecer como humanos, como especie para poder salvar el mundo, para que nosotros, que somos los que dentro de poco llevaremos las riendas de este planeta podamos inculcar entre las personas de nuestro alrededor, que se puede, que si podemos, que el mundo está en nuestras manos y que poco a poco se consiguen grandes cosas.

Por estas razones, pienso que es una asignatura que debería ser apoyada, porque aparte de saber mucho sobre otros temas, lo principal es ser persona y cuidar lo que tenemos en nuestras manos. No es necesario hacer un gran sacrificio, solo basta con pequeñas cosas, pequeños detalles que marcan la diferencia y sí, si se puede , pero no sirve quedarnos sentados, hay que motivar a los jóvenes  y descartar la asignatura de la PBAU no es el mejor camino.
Andrea López, Estudiante de 2º de Barchillerato
¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × dos =