La EMT, tras sufrir un ciber-ataque de su sistema el pasado enero, ha contratado contratar un servicio de auditoría de ciberseguridad para garantizar que sus espacios digitales son seguros y descartar el uso de software malicioso o de intentos fraudulentos de acceso a sus sistemas.

Determinados medios de comunicación lanzaron mensajes afirmando que el contrato podía tener como finalidad espiar ordenadores de trabajadores de la empresa

El ataque en cuestión, denunciado ante la Justicia el 26 de enero, se denomina comúnmente como phising, un modelo de abuso informático que se comete cuando se intenta adquirir información de forma fraudulenta. Tras ello, la EMT Madrid se puso manos a la obra en la contratación de un servicio de auditoría cibernética.

Una vez formalizado dicho contrato, la EMT ha tenido que aclarar oficialmente que este tiene el único objetivo de esclarecer el intento de phising y si determinados equipos siguen siendo objeto de abusos informáticos. El porqué de esta explicación es que determinados medios de comunicación lanzaron mensajes afirmando que el contrato podía tener como finalidad espiar ordenadores de trabajadores de la empresa o destruir información que afecta a la querella que se investiga relativa a la cesión del contrato del servicio de bicicleta pública.

“Este contrato no tiene como objetivo espiar a ningún trabajador de la empresa municipal ni destruir u ocultar información que tenga relación con la cesión del contrato del servicio de bicicleta pública ni de ninguna otra clase” exponían la propia EMT Madrid en un comunicado.

A lo que añadía que “de no llevarse a cabo este análisis de ciberseguridad, la seguridad informática de EMT se vería gravemente comprometida”. EMT entiende que no es admisible ni comprensible la pretensión de que una empresa de su importancia no actúe y quede en situación de vulnerabilidad.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecinueve + 7 =