Resistencia tranquila. Esa parece ser la estrategia del gobierno ante el ‘problema catalán’. A saber: anulación por el Constitucional de las partidas para el referéndum. Un pequeño ‘detalle’ que hace que quien adquiera una urna pueda terminar pagándola de su bolsillo. ¿Hay algún guapo o guapa?

Hay quien se empeña en reclamar el 155 cuando lo cierto es que el Estado tiene múltiples resortes para frenar la ilegalidad. Ya lo advirtió el ‘conseller’ destituido. Y es que leer las leyes es muy peligroso. Que se lo pregunten al general Mena…

Por si fuera poco, el Consejo de Garantías ya ha desautorizado la ‘secesión express’. Y es que eso de que desconectarse con España sea más barato en quorum y plazos que segregar un municipio, no resulta muy estético.

El secesionismo está arrinconado jurídicamente. Pero llegados a este punto no cabe pensar en una rendición, sino más bien en un choque de trenes. El mismo que se produce entre los ladrones de joyerías y la policía. Unos insisten en apropiarse de lo ajeno y los otros en el cumplimiento de la ley. El asunto se resuelve a la fuerza. Y es seguro que los ladrones pierden.

En este entorno, la cúpula catalana de Podemos se suma a la derrota. No pierden ocasión de meter la pata. Por supuesto, sus bases, la ‘charnegada’, se rebela. ¿Es que nadie repara que la izquierda no nacionalista está huérfana en Cataluña?

Por su parte, el PSOE, como siempre, trata de nadar y guardar la ropa. Apoya al gobierno, pero se reserva la ‘iniciativa política’. ¿Y eso qué significa? La reforma Constitucional para la federalización de España que no es sino la confederalización. Es decir, la consolidación jurídica del troceo de la soberanía nacional.

¿Y qué hará el PP? De momento, frenar la ofensiva del 1 de octubre. ¿Y el día 2? Respirar y ordenar que alguien recoja los desperfectos. Mientras, los secesionistas seguirán pico-pala. Porque para ellos la secesión es una ‘religión’, la Cataluña independiente es la tierra que mana leche y miel. ¿Alguien tratará de recuperar la desafección de los 2 millones de catalanes que no se sienten españoles?


 

El anzuelo del pescador

  • El ‘Popu’ renace: lanza una ofensiva comercial con el objetivo de captar clientes. Un tercio de sus ‘vip’ están atrapados en acciones o bonos. Difícil retenerlos.
  • Montoro, obstáculo. La intermediación de Guindos con Garícano salvó el acuerdo presupuestario entre el gobierno y Ciudadanos. Montoro, consolidándose como obstáculo.
  • Podemos chavizarnos. Turbas chavistas asaltan la Asamblea Nacional hiriendo a diputados y periodistas. Condena unánime menos la de Podemos que condena “todas las violencias”. Equidistancia que delata.
  • Tras el fiasco del acuerdo extrajudicial, el Supremo acuerda que los bancos paguen las costas para evitar el efecto disuasorio que tendría que el cliente pudiera que tener que cubrir las costas.
¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 + seis =