Pablo Iglesias se lanzó a pedir una moción de censura en los medios. Desde el PSOE madrileño Ángel Gabilondo, que llevaba meses sin hablar con la prensa madrileña, vio abierta la puerta a su minuto de oro. Elevado en el pedestal de la ética manifestó que “Si hay algunos grupos que creen que lo que hay que hacer es ponerse a hablar sobre la posibilidad de generar alguna alternativa en Madrid a esta situación, nosotros por supuesto que hablaremos”. Parece que al final, según ha podido constatar Diario 16, sólo se van a quedar en la censura pero sin pasar por la moción. Ya avisó José Manuel Villegas de Ciudadanos que no pensaban plantear ningún tipo de moción si se seguía cumpliendo el acuerdo firmado entre naranjas y conservadores.

Mediáticamente, tanto Podemos como PSOE, han estado jugando con la posibilidad de la presentación pero dados los condicionantes han reculado para valorar mejor las opciones. En primer lugar, sólo se puede presentar una moción de censura durante la legislatura y al ser constructiva habría que presentar candidato o candidata y programa de gobierno. Ignacio Aguado, siguiendo la metafísica del PP naranja, ha negado cualquier posibilidad de permitir que Podemos gobierne, directa o indirectamente, la Comunidad de Madrid. Fin de la cuestión porque un gobierno PSOE-Ciudadanos no tendría tampoco respaldo. Y en segundo lugar, hacer el gasto de presentar la moción sabiendo que se va a perder puede perjudicar más que beneficiar a ambos partidos. En las réplicas, y si se produce alguna apertura de secreto de sumario, Cristina Cifuentes podría dejarles en mal lugar pues su gobierno es el que está colaborando con la Justicia.

El PSOE jugueteará con la posibilidad para desenmascarar a Ciudadanos y su pretendida progresía, mientras que en Podemos van a realizar un estudio sobre la factibilidad de la presentación y la ocasión. Tal y como está avanzando la investigación igual hay ocasión más propicia, o se evita meter la pata políticamente. Mientras tanto, todos los casos que están siendo puestos en escena, les benefician en su gira con el Tramabús. Lorena Ruíz Huerta, portavoz en la Asamblea, ha dejado claro que van a seguir denunciando todos los casos que se vayan encontrando. Ha alabado la labor, igualmente, de sus compañeros en la comisión de investigación de la deuda y de la corrupción. A este respecto, desde los grupos de izquierda entienden que todo esto está ocurriendo gracias a no tener el PP mayoría absoluta.

Ciudadanos se crecen y Cifuentes los baja

En otro orden de cosas, el ambiente en la Asamblea de Madrid era tenso a primera hora y se veían a populares con caras de consternación por todo lo que está ocurriendo. También había caras de cansancio en los equipos de Cifuentes y Ángel Garrido por las dos jornadas que llevaban de trabajo a destajo para el juez Eloy Velasco. Quien llegaba muy ufano al parlamento regional era Aguado, llevaba guardando su pregunta sobre regeneración democrática varias semanas (porque había intentado colarla de extranjis contraviniendo los acuerdos de los grupos parlamentarios). Esperaba su momento de gloria frente a Cifuentes e intentar sacar rédito electoral para su formación. “Si yo estuviese sentado en la bancada del PP, hoy sentiría vergüenza con un ex-presidente detenido y en el calabozo” ha comenzado atacando. De igual forma ha manifestado que el PP, tras haberse financiado ilegalmente, “no merece ganar las elecciones”.

Cifuentes ha encogido los ojos y se ha preparado a devolver el golpe. Lo primero que ha hecho ha sido recordar a Aguado que nadie de su gobierno estaba siendo investigado por corrupción, por lo que sus palabras sólo se podían referir a tiempos pretéritos que nada tenían que ver con su gestión. Entiende la rubia con coleta que eso “a la oposición le molesta mucho”. Y le ha indicado al portavoz del cuñadismo político que “de nuevo Ciudadanos renuncia a hacer control al gobierno y pregunta por etapas anteriores a este gobierno”. Es más le ha recordado que en otros lugares donde apoyan al PSOE no son tan beligerantes con los imputados a los que siguen manteniendo. Una cuestión electoral sin duda para los populares. Es más, la presidenta madrileña, le ha recordado que son precisamente ellos los que tienen paralizados dos proyectos de ley para la regeneración de la política madrileña. Debe ser porque no son suyos comentan en las filas populares.

Pero no sólo eso, desde el Grupo Parlamentario Popular les han recordado que mucho hablar de los puntos 2 y 4 del acuerdo firmado para la coronación de Cifuentes pero que han olvidado el punto 3 que afirma: “Separación de cualquier cargo público que haya falsificado o engañado en relación a su CV o su cualificación profesional o académica”. Como pasó con César Zafra recuerdan los populares.

Mañana tensa, también, la que ha sufrido la hermana de Ignacio González, Isabel González, que con un rostro desencajado ha acudido a cumplir con su trabajo. En entrevista con Telemadrid, González ha manifestado lo siguiente: “Esta es una situación muy difícil para mí y para toda mi familia y yo lo único que pido es el respeto que hay que tener en estos casos”. No hay que olvidar que su marido, José Juan Caballero, también ha sido detenido y ha pasado la noche en los calabozos.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 + Ocho =