A mí ese ex-Presidente me da miedo, y como usted sin nombrarlo ya sabe quién es… eso significa que el tipo lo consigue. No miedo físico, dudo que tenga un par de hostias y que jamás se haya enfrentado a nadie sin su séquito, eso es muy propio del pija, desde papi y mami a los colegas de “facul” o los del Partido después… Me lo imagino perfectamente en el cenáculo de los Repúblicanos que genialmente retrata Matt Groening: incluyendo a Drácula, Krusty el Payaso o al tejano que dispara al suelo y salta como expresión emotiva…

Tuvimos a un santo, que siempre se hacen a posteriori y llegan a ser desmembrados tibios hasta vivos aún; hemos tenido a un enterado, a quien la Historia (injusta siempre) tratará bien sin merecerlo porque perdió la oportunidad de modernizar a este país por pura corrupción, devolviéndolo a las pozas celtibéricas de siempre; también sufrimos a un hombre no preparado suficientemente, de infausto recuerdo; y a don Tancredo, que se pasó casi dos legislaturas haciendo un estatuario a un país completo…

Sin embargo, cuando gobierna un cretino engreído que repele por su soberbia y su falta absoluta de empatía con el sufrimiento ajeno, un tipo repleto de mesianismo religioso, fatalista y pagado de sí mismo, un tipo que curiosamente lo ha tenido todo en la vida sin merecerlo, un psicópata empeñado en modelar su cuerpo como si fuera la propiedad de su mente (inversión patológica de la realidad), un maquiavélico engendro para el que no existen los medios porque el finalismo es su vida, alguien que sólo oye cantos de aprobación a su alrededor y cree que son sinceros cuando en realidad se están riendo de él para aprovecharse en su propia e ignara jeta, cuando te gobierna un incapaz henchido de pseudogloria que ha legislado generando especulación contra la miseria para que estalle a la larga más miseria… quizá sea Hitler.

Por hablar de gobernantes españoles, el rifirrafe de Ánsar, como lo llamara don Jorge Arbusto (de quien se dice que casi muere por una galleta) con Rufián pareció contrapunto entre rufián y tercero parguela en congal quilombófilo… vergonzante. Aquél posando para la Historia y éste para “twitter”, que es la Historia de ahora…

A mí me dan miedo, porque pasean su ociosidad, madre de todos los vicios, por un plató (España y Catalunya respectivamente) al que consideran su finca. Petulantes, insultan a la ciudadanía con su egofilia y su idiocia, en el sentido etimológico del término. Sus rostros plenos de bravo expresionismo chocan con la paz de la gente que trabaja y se gana la vida, que sobrevive para que ellos naden en la abundancia de la eternidad.

Esta gente son caudillos, han nacido para guiar, son “dema-gogos”; sólo les falta quien se deje conducir… y los están encontrando; a medida que se degrada la media cultural devorada por la basura religiosa y el horror del tradicionalismo (sangre y carne de toda patria o bandera, que lo mismo son): llega el turno de los caudillos, de los guías morales, y están esperando, aguardan, nos esperan, y deberían llorar las criaturas en los vientres de su madres, llegará el día y se vestirán con nuestra carne mortal y la tierra temblará, suyos serán el poder y la gloria.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorDejadez
Artículo siguienteQuedamos con la duda
Huelva, 1969. Licenciado en Filosofía por la Universidad de Sevilla y Doctor por la Universidad de Valladolid (tesis: Obra y edición en Juan Ramón Jiménez. El «poema vivo»; Premio Extraordinario de Doctorado). He sido gestor cultural, lógicamente frustrado, y soy profesor de instituto, de filosofía, hasta donde lo permita el gobierno actual. Director del Festival Internacional de Música Ciudad de Ayamonte (2002 y 2003). Coordinador de los actos del Trienio Zenobia-JRJ 2006-2008. Asesoría musical para la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía (2003-2013). Consejo Asesor Literario de la Diputación Provincial de Huelva (2002-2013). Colaboro semanalmente con la prensa escrita en Huelva Información. Junto a Javier Blasco, he codirigido Obras de JRJ, en 48 volúmenes para Visor; he publicado varios ensayos en torno a su concepto de «obra»: -Copérnico y Juan Ramón Jiménez. Crisis de un paradigma (2008) -El materialismo de Juan Ramón Jiménez. (JRJ excavado: alma y belleza, 1900-1949) (2010) -Juan Ramón Jiménez en el Archivo Histórico Nacional: Vol 2. MONUMENTO DE AMOR, ORNATO y ELLOS (2011) -Poesía no escrita. Índices de Obras de JRJ, junto al profesor Javier Blasco (2013) Lejos de tener vocación de cuentista, sí me encuentro cómodo en la prosa corta, lo que me hace deambular entre el relato, el microrrelato, la estampa o el poema en prosa. Veo poco más que comercio en la literatura actual; suelo experimentar con la forma. Mis libros: -Las apoteosis (2000) -Libro de las taxidermias (2002) -Libro de los humores (2005) -Libro del ensoñamiento (2007) -Álbum blanco (2011) -Tenebrario (2013) -De la luz y tres prosas granadinas (2014). -Libro de las causas segundas o Las criaturas (2014, Epub) -Mar de historias. Libro decreciente (2016) He publicado cuentos en diversas revistas y he sido recogido en varias antologías, como Mundos mínimos. El microrrelato en la literatura española contemporánea (2007), editada por la profesora Teresa Gómez Trueba; Microrrelato en Andalucía (2007), edición del crítico Pedro M. Domene, y más recientemente en Velas al viento. Los microrrelatos de La Nave de los Locos (2010) o Mar de pirañas. Nuevas voces del microrrelato español, ambas por Fernando Valls (2012). En el blog literario de este crítico se pueden encontrar textos míos. Mis artículos en: quenosenada.blogspot.com.es

1 Comentario

  1. El País de los mediocres, gorbenados por fingidores de poseer la misma mediocridad, mínimo exigible entre la extesa camada franquista superviviente al calor borbónico. O no fue aquí donde recibían las cruces de oro y plata los más famosos torturadores del régimen? En esto que llamais democracia sin ruborizaros se cometen crimenes y atentados contra el estado de derecho y las leyes internacionais de derechos civiles y políticos e incluso derechos humanos o constitucionales. No es sólo esa alimaña, yo le invitaria a probar sus sentidos e intelecto primario visualizando una sesión parlamentaria sin sonido. Lo que uno capta es para echarse a temblar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

17 + catorce =