La empresa multinacional de catering Aramark, que prepara menús escolares para los comedores de numerosos colegios públicos de Andalucía, sirve platos con más cantidad de comida para los niños que para las niñas. Así se muestra en una tabla de reparto de menús en un colegio público de Sevilla capital a la que ha tenido acceso Diario16. Esta tabla estaba situada en la cocina de un centro público al que sólo tiene acceso el servicio de cocina del comedor. Las recomendaciones de la Consejería de Educación hacen distinciones de cantidades de comida por tramos de edad pero nunca por sexos, como ha podido comprobar este diario en las tablas publicadas por la Agencia Pública Andaluza de Educación, responsable de la gestión del servicio de comedores de la Junta.

La Consejería de Educación distingue tramos de edad pero no por sexos en las raciones escolares

Una nutricionista consultada por este diario asegura que “no tiene sentido” esta distinción en los menús por sexos, y menos aún cuando se trata de platos elaborados a gran escala por una empresa de catering mediante sistema de cocina en frío, dirigidos a miles de estudiantes que hacen uso a diario de los comedores escolares durante la jornada lectiva. La distinción se realiza sólo para dietas específicas, y nunca en función del sexo.

La plataforma de asociaciones de madres y padres de colegios de Sevilla Comedores-Escuelas de Calor, que agrupa a unas 200 Ampas, ha recogido hasta ahora, a través del portal change.org, unas 3.000 firmas para cambiar el actual sistema de gestión de comedores escolares, que se realizan en su totalidad en los colegios públicos andaluces a través de empresas de catering.

Estas madres y padres de alumnos solicitan que se modifique la actual normativa de adjudicación del servicio de comedor, y pase a establecerse, como criterio prioritario y general, la gestión directa por parte de la Administración o las Ampas del servicio de comedor, y la elaboración de la comidas “in situ” en los mismos centros educativos.

Plato de albóndigas servido recientemente por Aramark en un colegio público de Sevilla capital.

Según las Ampas, “este sistema permitirá la elaboración de comidas mas saludables, apetecibles y adecuadas a las edades de los menores, el uso de productos ecológicos y de cercanía, favoreciendo de esta forma el comercio local, y una mayor estabilidad laboral, y participación de las familias en el servicio a través de las Ampas y Consejos Escolares”.

En la última licitación pública, esta multinacional de catering logró la adjudicación de un total de 15 lotes, correspondientes a 98 colegios públicos de Andalucía, que se suman a los que ya tienen concedidos hasta este momento.

Esta multinacional es una de las pocas empresas de catering que se reparten en Andalucía los comedores escolares públicos

Las prescripciones técnicas de la propia Consejería de Educación estipulan que el reparto por gramajes de los menús escolares se debe realizar por edades y en ningún caso por sexos, como así se indica en la tabla de la empresa Aramark expuesta en la cocina del comedor de un colegio público sevillano.

En el citado centro sevillano, los niños varones de entre 3 y 6 años ingieren 11 gramos más de lentejas a la riojana ecológicas con hortalizas que las niñas, que reciben una ración de 188 gramos. Este mismo plato también tiene distinto gramaje entre hembras y varones en escolares de entre 7 y 12 años. Ellos ingieren un plato de 229 gramos y ellas otro similar de 208. Así ocurre con todo el amplio listado de platos preparados. Hasta en el gramaje de la fruta y el pan efectúan distinciones por sexos.

Detalle de la tabla de porciones entregada a los cocineros.

Casi 2.000 colegios públicos

Los menús que se sirven en los comedores escolares públicos de Andalucía siguen, según la titular de Educación de Andalucía, Sonia Gaya, “todas las recomendaciones sanitarias en cuanto a alimentación saludable”. Durante una comparecencia parlamentaria, Gaya apuntó el pasado mayo que los menús que se sirven en los centros educativos “promueven una alimentación completa y equilibrada que se caracteriza por la presencia diaria de verdura y fruta fresca, el uso de aceite de oliva virgen extra, una mayor proporción de pescado que de carne, que debe ser magra, la limitación de los precocinados y los fritos y la apuesta por la dieta mediterránea y los productos ecológicos”.

El pasado curso escolar 2017/18, la Consejería de Educación andaluza invirtió unos 94 millones de euros en el servicio de comedor escolar que da cobertura a 190.000 alumnos andaluces. Gaya destaca reiteradamente los “elevados” estándares de calidad nutricional cuando se le pregunta por el sistema de comedores escolares implantado por su departamento.

Este servicio complementario de comedor está bonificado en función de la renta de las familias y casi la mitad del alumnado beneficiario cuenta con gratuidad total. El servicio de comedor escolar se presta en 1.939 centros educativos públicos de Andalucía, de los que más de 1.300 son gestionados a través de la Agencia Pública Andaluza de Educación mediante licitaciones públicas. Los restantes son comedores de gestión directa de la Consejería de Educación.

El comedor escolar se ofrece a un precio público que se ha mantenido invariable desde 2009 hasta el curso 2016/17, en que se redujo de 4,50 a 4,38 euros diarios. Sobre esta cantidad, y en función de la renta familiar, se aplican descuentos de entre el 10% y el 100% del precio total. Además de las familias con mayores dificultades económicas, también se benefician del comedor escolar gratuito los alumnos que tienen que salir fuera de su localidad de residencia para asistir a su centro docente, así como aquellos que, por motivos familiares, estén en situación de problemática social extrema o riego de inclusión, entre los que se incluyen los hijos de mujeres víctimas de violencia de género.

Tabla orientativa de la Consejería de Educación de las raciones para escolares.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. ¿Dónde está el rigor periodístico? Porque en la foto de la tabla que diferencia por sexos yo no veo ningún logotipo, ni referencia, que pueda indicar que esa tabla realmente es de la empresa de cáterin. ¿Y se ha preguntado a la empresa? Porque tampoco veo en la noticia ninguna referencia a que este periódico se haya puesto, o intentado poner, en contacto para conocer su versión.
    Parece más un panfleto que pretende desacreditar a alguien, que una noticia de verdad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

13 − 11 =