Frederic Bentanachs.

Esta entrevista a un ex activista de Terra Lliure, que pasó por ello cinco años en prisión en otra época y momento histórico, puede no interesarle nada a un lector que entienda o defienda el No es No al debate sobre la República Catalana.

Realmente, esta labor periodística a través de la conversación de Diario16 con Frederic Bentanachs Chalaux no trata de convencer a nadie, ni tampoco lo contrario, sobre la causa de la indendencia. Pero sí trata de escuchar a voces diferentes y que, en ocasiones, sufren situaciones injustas que hay que denunciar vengan de donde vengan. Ojalá haya desde España y Catalunya mucha gente interesada en lo que Fredy -así le conocen todas y todos- tiene que decir sobre su activismo, compromiso por su causa desde ANC, y sobre el juicio al que tendrá que enfrentarse mañana por una denuncia -que ya había quedado sobreseída- en la que le acusan de agredir desde el independentismo a los que defienden en Cataluña a España. Fredy lo niega y asegura que el movimiento soberanista no es violento. Juzguen ustedes mismos.

Fredy es un activista radical en favor de la República Catalana. Desde ANC y desde cualquier movimiento al que le inviten, sale a la calle, a las plazas -“como en los 60”, dice- para defender en cada foro posible en Catalunya la causa soberanista. Es catalán de los de los ocho apellidos -“pocos quedamos ya”, asegura entre risas- y pasional. Una pasión por el independentismo que queda patente hasta en su acelerada forma de expresarse.

“Desde que empezó el proceso soy colaborador y activista en ANC”, explica Fredy, quien enseguida pone sobre la mesa su pasado como fundador de Terra Lliure. “Estuve en la cárcel cinco años -entre la Modelo de Carabanchel y el penal de Segovia” hasta el año 83. No disfrutó de beneficios penitenciaros y tampoco reniega de ello.

El procès y la no violencia

Pero a Fredy sí le preocupa que “siempre que quieren mezclar el proceso con violencia sale mi nombre, para intentar desvirtuarlo todo, para tratar de demostrar que somos agresivos”, afirma. Según sus propias palabras, “como no tienen nada, porque pese a quien pese en Catalunya no hay violencia, siempre es la extrema derecha quien la busca para confundir, pero no lo consiguen, cuente lo que cuente luego Inda, que está al servicio del fascismo”.

Fredy explica que el pasado16 de diciembre en campaña electoral, hicimos una acampada en la plaza Catalunya en favor de los presos políticos. Este día, a las 2 de la madrugada, irrumpieron amenazantes unos 20 encapuchados armados con cuters, navajas y objetos de cortar, y nos amenazaron y gritaron”, recuerda.

En la versión de Fredy, “fuimos unos cuantos, yo entre ellos, para pedirles que depusieran su actitud”. Afirma también que “me amenazaron con el cuter, y para calmar los ánimos llamé a los mossos d’esquadra, que vinieron. me identifiqué, les comenté los hechos y ellos identificaron a los agresores, los cuales se fueron”.

La sorpresa llegó al cabo de unos días, cuando Fredy recibió la citación del juzgado por una denuncia de una mujer que, según asegura, “no conozco, ni he visto en mi vida”. Esta mujer le acusa de agresión la noche del 16 de diciembre.

Fredy fue declarado absuelto por falta de pruebas y la incomparecencia de la parte demandante. La Fiscalía tambien estuvo de acuerdo.

Sin embargo, el caso ha vuelto a reabrirse debido a que la denunciante -según dicen haber sabido Fredy es una activista fascista- ha conseguido la nulidad total del juicio, según alegan “por indefensión al no poder comparecer en el juicio”.

El nuevo juicio se celebrará mañana miércoles. Algo que es injusto y que, según el demandado, “nunca en un juicio de faltas, si la otra parte no se presenta porque, según parece, se dejó la citación en casa, se vuelve a reabrir el caso”. Está convencido de que “si nos hubiéramos dejado nosotros la citación en casa nunca hubieran celebrado otro juicio de nuevo”.

Mañana le juzgan por un supuesta agresión violenta, de un hecho del que ya fue absuelto. La sensación que se vive desde Madrid, Castilla y en buena parte del Estado es que son ustedes, los soberanistas, los que tiran de la cuerda, hasta que al final algún exaltado la rompe. ¿Qué está pasando de verdad de la buena?

Que el proceso es pacífico y pacifista, y lo hemos demostrado. Para que la rebelión y la sedición cuaje en Europa tienen que tratar de provocarla. Así reaparecen violentos por las calles, exaltados que nos insultan. Con mi historial si me muestro agresivo, me hunden. Pero no lo van a conseguir. Y ahí tenemos al hermano tonto de Marichalar, nos persigue y busca provocar a los independentistas y si alguien le contesta lo graba y lo saca en los medios del Inda ése para que parezca que somos violentos. Pero no lo somos. Nosotros vamos a cara descubierta y en plan festivo. No vamos contra nadie. La República Catalana los quiere a todos.

¿Qué quieren, qué esperan en este procès?

Nosotros queremos un divorcio de buenas, no tenemos nada contra el pueblo español. Y la estelada no puede ofender a nadie. Si tú vives en Francia, ¿qué serás español o francés? ¿qué bandera pondrías y de que equipo? Pues cambia lo de república francesa por república catalana, ahí lo tienes.

Si le vuelven a juzgar, igual es porque esa denunciante estaba en su derecho legal…¿o cree que más bien se debe a una falta de independencia judicial?

Se debe a la presión de la extrema derecha en este caso. Porque en un juicio de faltas, que es lo que es, si no te presentas no tiene que volver a celebrarse. Ellos no se presentaron porque se habían dejado en casa la citación judicial. En fin, y alegan indefensión judicial. Y se lo admiten. A mí no me lo hubieran admitido segurísimo.

Es difícil saber que usted ha pertenecido a un grupo terrorista y creer que es pacífico. ¿Cómo es posible?

La lucha armada fue en el final del franquismo. Nunca tuve delitos de sangre y Terra Llura tampoco. Deja de existir en el 92-93, con la Operación Garzón. Ahí iniciamos una lucha política, que es pacífica desde hace 30 años. Y no ha habido nunca otro grupo armado. Aquí no perdona nadie nada, que miren en Irlanda, como se dieron las manos y se perdonó a todo el mundo y ahí sí que había delitos de sangre.

Hay un grupo importante de activistas en Cataluña que trata de mantener viva la llamada del independentismo. Pero, ¿realmente siente el calor, el apoyo moral de la ciudadanía? La gente quiere que sigan peleando?

La mayoría sigue votando a organizaciones independentistas. Sube Puigdemont y la CUP en las últimas encuestas. Se hace movimiento pacifista y hoy es mayoría y eso no lo puede discutir nadie. La suma del movimiento soberanista es más numerosa que nunca. Vamos a seguir.

Como demuestra la historia, ¿no es mejor dialogar que buscar el conflicto? ¿Por qué no conseguimos que haya diálogo?

Hemos intentado hablar durante 300 años y no ha habido nada que hacer. Y llamamos a la puerta y nunca hay nadie. La realidad es que desde el Parlament no se ha parado de intentar. Están sentados en la mesa de negociación esperando que venga alguien, pero no viene nadie. Lo único que dicen es que todo dentro de la Constitución, si empezamos así, no es posible dialogar.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ocho + 2 =