No podría empezar de otra forma, tras lo vivido estos días desde la distancia.

Ni imaginar en mi vida que Catalunya fuese apaleada de la forma que se hizo, para evitar por todos los medios, se ejecutase el referéndum ilegal, según la ley a la que estamos sujetos.

Pero no se puede justificar de ninguna de las maneras el linchamiento al que fueron sometidos mujeres y hombres que tan sólo querían depositar su voto en una urna.

Escenas que te duelen, y en el que no hay respuesta para tantas y tantas preguntas.

Nunca me gustaron las banderas, como tampoco los nacionalismos.

Creo en la raza humana. En aquella que respeta al de enfrente, independientemente de su procedencia o condición.

Siempre confié en que el diálogo, a pesar de ser consciente de que quien gobierna en este país, es muy amigo de trifulcas y demás, porque eso le hace acrecentarse y tener a la población rindiéndole pleitesía.

Me duele Catalunya, y el 1-O sentía estar cerca de quienes gritaban y levantaban sus manos para así pedir que se les permitiera votar.

No había nada que hacer. Estaba decidido. La ley, el señor Rajoy la iba a hacer cumplir, incluso por la fuerza. Dicho y hecho.

Hoy Catalunya llora, pero se siente más fuerte, y ahora, ya no hay marcha atrás.

El pulso entre dos presidentes está ahí, y de eso se seguirán alimentando, mientras el pueblo catalán se distancia más del territorio español.

Pero nadie quiere hablar de esa fobia que siempre ha existido sobre Catalunya, y que hoy todos callan. A catalanes y vascos históricamente se les ha burlado. Poco menos que ser vasco o catalán era un bicho raro que no debía vivir dentro del estado español. Ese que tanto elogian algunas y algunos.

Ha pasado más de una semana desde que comencé a escribir este artículo, pero el dolor y la tristeza, no me lo permitían.

Hemos sido capaces de despertar al monstruo del franquismo. Hemos conseguido que el odio se haya llevado al terreno de juego, insultando y lapidando a jugadores del equipo de fútbol del FC Barcelona. Sin ser aficionada del fútbol, consiguieron me pusiese de su parte, porque ninguno merecía esos insultos.

Es como estar en la época romana, lanzando a los presos al ruedo para ser castigados y asesinados en un auténtico circo de la tortura.

Cuanto ensañamiento. Cuanta impotencia. Cuanto sinsentido.

Quizás el mayor error ha sido y es, coger libros que nos hagan entender nuestro pasado, y por los trances que se ha vivido en él, desde repúblicas a dictaduras, y como no, la “democracia”.

Yo no reniego de mi país, como tampoco he permitido que, por el hecho de vivir fuera de mi tierra, Madrid, haya hecho que olvide mis raíces, porque orgullosa me siento de ello.

Lo que quizás no me pueda perdonar, es que siendo de un país en el que varias culturas y lenguas forman parte del mismo país, no se me abra la curiosidad de aprender catalán, valenciano, gallego.

Cuanta riqueza cultural nos une, pero cuanto odio nos separa.

Seguiremos expectantes a los acontecimientos, donde parece se comienzan a dar pasos a un lado. Pero jamás se podrá vivir lo vivido.

Esperemos que los medios de comunicación informen, en vez de desinformar y generar más tensión.

Vaya mi respeto al pueblo catalán. A los del SÍ y a los del NO.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

4 Comentarios

  1. No sé, como permitís publicar un artículo de tan bajo nivel como éste, en donde lo único que se airean son sentimientos. Si en España, se utilizara más la razón y la objetividad, quizás, los ciudadanos de a pié serían los abanderados de España, y no lo sería la pérfida mujer esta, q se hace llamar política, que además, de estar vacía, es peor que la telebasura de un fin de semana completo pegado al gran hermano. Política para borregos de carril, pero sin que importen los borregos no al revés. Politica Gran hermana vip, eucarística, nacionalista, de los viajes a ninguna parte, de la generalizacion, el engaño sistemático, de la pueril infancia que da la mentalidad apenas desarrollada para creerme todo.Sigamos con la telebasura, con la política basura, con perio/noticia/opinión vacía. Empiezo a pensar q si me tiro de cabeza al río llegare al mar, con dar en esta no-idea comprendo, si es q comprendo algo, que las dudas me las murieron antes de nacer. Empiezo a saber de la imbecilidad y así nos va.

  2. No caigan en la trampa y las llamencon el bonito nombre que han puesto, en realidad son cuentas espejismo porque los fondos y pp contiene deuda de la Generalidad y la CUP y su corralito ya anunciado tomaría el control de La Caja de modo que ¿son sensatos con el provenir de sus hijos los padres y madres que mantienen sus saldos en La Caja, pudiéndolos mantener, con un simple pulsado de clic, repartido en 3 ó 4 banco con menor exposición a Cataluña?

  3. De las farolas de las calles y en los balcones de las casas ondeaban miles de banderas dándole a la ciudad un aire de fiesta mayor. La gente, agitada, iba y venía como enloquecida y se cruzaba entre los coches que hacían sonar sus bocinas en un concierto delirante y estridente. Por fin había llegado el día, por fin el pueblo se libraría del yugo que lo tenía sometido. Luchábamos justamente por la libertad. Acabaríamos con el abuso y la usura, con el expolio y limpiaríamos nuestras calles de toda aquella basura que nos contaminaba. Todo un pueblo, una nación al completo caminando con paso firme hacia su futuro más glorioso”.
    Berlin, 10 de noviembre de 1938

  4. Esta opinión de Ana me parece muy respetable.
    Dicho esto deduzco que le duele una parte de Catalunya.
    Parece que hay que detenerse solo en los palos del 1 de Octubre , como sino existiera nada más que esa realidad como un cuento de La Arcadia.
    La realidad es otra.
    La realidad es que miramos para otro lado desde hace 35 años cuando los derechos de los ” no nacionalistas ” se han pisoteado sistemáticamente.
    La realidad es que hay una sola historia escrita que es la de la ” liberación de un Poble oprimido por el Estat…”
    La realidad es que se han señalado , incluso desde las Instituciones que son de todos , a los que no comparten otra manera de sentir Catalunya.
    La realidad es que se desprecia y banaliza lo no catalán en un ejercicio de xenofobia y fascismo nazi que increiblemente viene desde La Izquierda, ( donde ha quedado el universalismo de la Internacional ).
    La realidad es que se practica el apartheid , se silencia al discrepante y se boicotea lo no catalán DESDE HACE MUCHO TIEMPO.
    La realidad es que desde el independentismo se enzalza el europeismo de su movimiento cuando el gran ejemplo de Europa ha sido , durante muchos años la solidaridad redistributiva de los Estados Europeos ricos para converger con los Estados Europeos pobres. Para esa parte de Catalunya que se quiere independizar su europeismo es ” ESpanya nos roba”.

    Y de esos barros , estos lodos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × 3 =