Constitucionalistas e independentistas han dejado claro en el debate de investidura, celebrado este sábado en el Parlament de Cataluña, la ausencia de puntos de encuentro entre ambos bloques. Cataluña, más dividida que nunca.

Una muestra de esta división es la valoración que Ciudadanos; PSC; PPC y en Comú Podem realizaron del discurso del candidato, Quim Torra, y es que todos ellos, sin excepción, reprocharon que las palabras de Torra iban dirigidas solo para la mitad de los catalanes.

Los constitucionalistas coinciden también en que el Govern de Torra tiene fecha de caducidad.

Si bien es cierto que todo apunta a que Quim Torra puede acabar con el bloqueo de una legislatura, marcada hasta ahora por la falta de president y de Govern, las rotundas afirmaciones en su discurso de investidura, después de las declaraciones de Méndez de Vigo, un día antes del debate, en las que el ministro con firmeza afirmaba que el Gobierno “volverá a actuar exactamente igual” si “se incumple la ley”, siembran serias dudas sobre la duración de un Govern independentista, y colocan la sombra de unas nuevas elecciones sobre Cataluña.

Además, la reacción del Gobierno de Rajoy, una vez escuchado a Quim Torra, no se hizo esperar, en un duro comunicado emitido el mismo sábado, el Gobierno advierte que “en defensa de la legalidad de Cataluña y de los derechos de todos los catalanes y del conjunto de los españoles, este Gobierno estará muy vigilante de los actos del candidato y de su posible Gobierno. Cualquier ilegalidad será reparada y cualquier vulneración de nuestro marco constitucional será respondida”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciocho + 7 =