La empresaria y presidenta del grupo Vitalia y HoffmannWorld, Catalina Hoffmann, nunca participó en ninguna estafa piramidal ni en cualquier otro de los delitos que le imputaron. Después de que la Fiscalía solicitara el sobreseimiento y que los propios querellantes retiraran la denuncia, la titular del Juzgado de Instrucción ha dictado un auto en el que dispone que quede sobreseído el caso, decretando el archivo de las actuaciones.

Tampoco habrá recurso de apelación al haber la parte querellante retirado previamente la denuncia y haber transcurrido los plazos impuestos por la Justicia para poderlo llevar a cabo. Queda, por tanto, cerrado un caso que, tras su publicación en algunos medios de Comunicación, puso en entredicho la honorabilidad de la empresaria madrileña.

Catalina Hoffmann se lamenta del perjuicio que durante este tiempo ha supuesto en su relación con los trabajadores, empresarios, colaboradores, usuarios e inversores que “apostaron por mí para emprender el desarrollo de la red de centros de día para mayores Vitalia y servicios de atención a la Tercera Edad a través del Método Hoffmann”.

 

Dos años de calumnias

En un comunicado hecho público por Hoffman tras el sobreseimiento de las actuaciones, denuncia que “ha pasado por un auténtico calvario en el que la opinión publicada la había condenado de antemano. Programas matinales de televisión, boletines informativos de máxima audiencia y prensa escrita, especialmente la económica, se hacían eco hace poco menos de dos años de una querella en la que se daba por supuesto, sin prueba alguna, que Catalina Hoffmann había desarrollado en solitario una estafa piramidal”.

“No ha habido juicio, ni testigos”, dice la empresaria. “Por no haber, no ha habido caso desde que la Fiscalía solicitara el sobreseimiento de las actuaciones y, especialmente, desde que los querellantes retiraran la querella”.

Lo cierto es que durante los dos años que ha durado el caso, poner el nombre de Catalina Hoffmann en Google era una sucesión de titulares que no dejaban lugar a dudas sobre la culpabilidad de la empresaria, vulnerando el principio de presunción de inocencia.

Aunque sin duda, la condena pública pudo mermar las opciones de crecimiento y poner en riesgo el desarrollo del negocio, Catalina Hoffman no ha dejado de crecer en su expansión internacional.

Catalina Hoffmann agradece las muestras de apoyo recibida por parte de algunos medios y periodistas en estos dos años. Pero pide también que el sobreseimiento de esta querella se publicara en igualdad de espacios y tiempos que se dio a conocer por algunos medios la denuncia.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Y ahora quién restituye la honorabilidad pública de esta empresaria? Personajes tan poderosos como María Benjumea, Mónica Oriol colaboraron en destruir su imagen. Se hará justicia?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

8 − 3 =