Referéndum 10 en Barcelona Fotos Agustín Millán

CATALEPSIA: Accidente nervioso repentino, de índole histérica, que suspende las sensaciones e inmoviliza el cuerpo en cualquier postura en que se le coloque. (RAE)

Ojalá no estuviera sucediendo, y especialmente del modo en que sucede, la crispación en Cataluña. Ojalá España tuviera un líder carismático y con capacidad de comunicación. Pero también “ojalá” que no hubiera que morirse. Los ojalás no sirven de nada.

La crispación, el nerviosismo generalizado, los gritos histéricos, las porras de goma y el uso de los niños como escudo y cebo para las imágenes populistas, son un hecho. La incapacidad de Rajoy y su gobierno para amansar las aguas, es también un hecho.

¿A quien benefician e interesan las aguas revueltas? A los pescadores.

Los pescadores políticos, que aprovechan la circunstancia en beneficio propio y de sus partidos. Los pescadores financieros, que juegan a corto y se hacen más poderosos y más ricos.

Y mientras tanto los peces, que somos nosotros, sólo experimentamos frustración, miedo e incluso parálisis, pues no sabemos como actuar, hacia donde dirigirnos ni cuándo hacerlo. Los españoles, la mayoría de los españoles, también los que se esfuerzan en mirar hacia otro lado como si nada estuviera sucediendo, nos sentimos frágiles e indefensos. Tan indefensos como si estuviéramos -médicamente y según la definición de la RAE- catalépticos.

(Mecanografía Ángel Arteaga Balaguer)

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × cinco =