En estas vacaciones de Semana Santa más de 2.800 alumnos de Castilla La Mancha van a tener la posibilidad de acudir a los comedores escolares gracias al convenio alcanzado por el gobierno de Emiliano García Page y 15 ayuntamientos. De este modo se asegura una comida diaria a muchos niños que pertenecen a familias víctimas de la crisis y que están en una situación económica crítica.

Esta medida pretende asegurar que todos los niños de Castilla La Mancha pueda acceder a, al menos, una comida diaria, independientemente de que sea periodo lectivo. Más de 2.300 niños tendrán cubierto el menú totalmente y otros 500 tendrán que abonar la mitad del mismo. Estas ayudas se conceden en base a la renta. Para la bonificación total se parte del 60% del Indicador Público de Renta de Renta de Efectos Múltiples (IPREM) para familias de un solo miembro incrementándose en un 6,6% por cada uno de los siguientes.

Ocho municipios de la provincia Toledo atenderán a 1.186 alumnos, tres de Guadalajara a 146, dos de Ciudad Real a 220 y dos de Albacete a 1.267 niños.

Ángel Felpeto, Consejero de Educación, Cultura y Deportes del Gobierno de Castilla La Mancha afirmó que abrir los comedores en Semana Santa, Navidad y vacaciones estivales «es un claro ejemplo de la apuesta decidida de este Gobierno por la región y su gente, y por garantizar a todos sus ciudadanos, sin excepción alguna, unos servicios mínimos que les posibilite desempeñar el día a día».

Esta medida de claro impacto social se hace efectiva precisamente en un momento en que Podemos ha decidido unirse al Partido Popular en rechazar los presupuestos presentados por el gobierno de Emiliano García Page. Las políticas sociales, como las demandas, no se anuncian sino que se ejecutan y se ponen a disposición de los ciudadanos.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciocho + 14 =