Imagen de una protesta contra la violencia machista.

Insinuaciones sexuales, comentarios y bromas de mal gusto, coqueteos improcedentes y hasta amenazas veladas. Así se las gastaba con sus alumnas un profesor titular de la Facultad de Psicología de la Universidad de Oviedo, que ha sido sancionado con seis meses de suspensión de sus funciones por comentarios y comportamientos sexistas y denigrantes con sus estudiantes. “Cuando queráis os pasáis por mi despacho a ligar”; “si volvéis a repetir, os violo”; “para venir a una revisión tenéis que venir maquilladas y con escote, y si fuera necesario os tendríais que sacar una teta. Así os pondría la nota que quisierais”, proponía el investigado. Las denuncias llevaron a la Universidad a abrir un expediente disciplinario el pasado curso, que se ha cerrado ahora con la sanción, aplicable durante el curso que comienza.

Los estudiantes convocan una concentración para hoy porque los seis meses de suspensión de funciones del docente les parece una sanción “insuficiente” e “inaceptable”

Los supuestos abusos de poder denunciados por las alumnas se producían tanto en el aula como en el despacho del profesor expedientado, al que también acusaron de realizar, en ocasiones, “contactos físicos inadecuados como agarrar a estudiantes por el hombro o por el brazo, acercarse demasiado a determinadas personas, abrazar o besar en la cabeza y coger por la cintura”.

Nada más conocerse la noticia, el portal de la Asamblea Abierta de Estudiantes de Psicología y Logopedia (AAEPL) de la Universidad de Oviedo ha recibido mensajes de alumnas del centro que solicitan información sobre el caso. Algunas de ellas han mostrado públicamente su “miedo” a cruzarse con el profesor por los pasillos de la Facultad, en un examen o en un tribunal de trabajo.

En un comunicado, la Asamblea asegura que “reivindicamos la necesidad y el derecho de que nuestras aulas, nuestras facultades y la Universidad de Oviedo en su conjunto, sean espacios seguros para las mujeres y libres de machismo en todas y cada de sus formas de presentación”. Desde la organización estudiantil se ha convocado para hoy jueves a las 18.30 horas en la Plaza Feijoó de Oviedo una concentración contra el machismo en las aulas. “Porque seis meses de sanción a un profesor por años de comentarios y comportamientos sexistas de manera reiterada hacia sus alumnas es insuficiente e inaceptable. Porque sabemos que la Facultad de Psicología no es un caso aislado y queremos que todas las estudiantes de la Universidad de Oviedo dejen de tener miedo y se atrevan a denunciar. Porque reivindicamos la necesidad y el derecho de que nuestras aulas, nuestras facultades y la Universidad de Oviedo en su conjunto, sean espacios seguros para las mujeres. Porque se acabó la impunidad y porque queremos una Universidad libre de machismo”.

La organización estudiantil se ha hecho eco de las denuncias y ha mostrado su “disconformidad” con la decisión tomada por el rector, Santiago García Granda, ya que el reglamento establece sanciones más duras para castigar este tipo de comportamientos, incluso llevar el caso por la vía penal. En concreto, la Universidad de Oviedo considera la actitud de este profesor una “infracción grave y continuada de falta de consideración con los administrados”, algo que no ha gustado al colectivo estudiantil. Según los representantes de los alumnos, el proceso para conseguir que los hechos hayan sido investigados y juzgados “ha sido largo, complejo y muy arduo”, ya que no ha sido un problema detectado durante el último curso, sino que el comportamiento “sexista y denigrante” de este profesor con sus alumnas se repetía desde hacía años.

Se da la circunstancia de que los estudiantes ya habían denunciado en los dos cursos previos la actitud y comentarios del profesor, pero en aquellas ocasiones la Universidad se limitó a “darle un toque de atención a título individual y personal, sin que se adoptasen medidas disciplinarias ni se le pidieran explicaciones”, según mantiene la AAEPL en su comunicado. No fue hasta febrero de este año, “tras unos comentarios muy graves que realizó a varias alumnas en la revisión de los exámenes de enero”, cuando esta organización estudiantil consiguió que se abriese una investigación que se ha saldado con el expediente disciplinario.

Para la Asamblea Abierta de Estudiantes de Psicología, el profesor utilizó “su posición de poder” para “humillar, vejar y denigrar a alumnas, cosificándolas y convirtiéndolas en objetos sexuales” durante años y sin que nadie tomase cartas en el asunto.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

catorce + diecisiete =