En lo referente al plano privado, en un primer momento se aprovecharon las sinergias entre el mexicano Antonio del Valle y su escudera Reyes Calderón para retirar a Angel Ron como presidente del Banco Popular. En esas mismas sinergias, interactuó el exministro de economía Luis de Guindos para ofertar al mexicano la persona que podía sustituir a Ron, ofrecimiento que es aceptado por el mexicano que buscaba hacer caer la acción del Popular y poder realizar una operación corporativa al menor coste posible.

En ese escenario había dos intereses complementarios, ahora superpuestos. Para De Guindos estaba el interés de conducir la operación de acoso y derribo hacia la aplicación del nuevo mecanismo de resolución que, como bien sabía y conocía el exministro, solo se aplicaría si existía un oferente para la adquisición. Por otra parte, las sinergias que aportaba Antonio del Valle y su lugarteniente Reyes Calderón, eran poder quedarse con el Popular al menor coste posible para realizar una operación corporativa de venta a otra entidad.

Para confluir y crear las sinergias de ambas partes, era necesario el papel del ejecutor, Emilio Saracho que, junto con Uría y Menéndez, van trazando los medios necesarios para conseguir el fin propuesto, un fin en el que confluyen las voluntades de la JUR y el FROB para poner en funcionamiento el mecanismo de Resolución, y del Banco Santander para conseguir quedarse en subasta con el Popular. Para lograr dicho objetivo propuesto por todas las partes implicadas, Emilio Saracho escondió y guardó las ofertas privadas para la realización de sendas ampliaciones de capital propuestas por Barclays y Deutsche Bank, retrasó la venta de Totalbank, por un ínfimo diferencial en el precio ofertado, y bloqueó la venta de WiZink.

La tarde del día 6 de junio del 2017, sólo quedaban dos bancos que tenían acceso a la virtual data room para realizar una oferta por el Popular. El proceso de subasta se cerraba a las 24 horas, según las condiciones del FROB, y la apertura de los sobres con las distintas ofertas quedaba fijado para realizarse a la 1 de la madrugada del día 7 de junio.

En una segunda circular que envía el FROB, tanto a Banco Santander como al BBVA, especifica que el sexto punto sobre las condiciones de la oferta en la subasta es solo para el Banco Santander. Es en este punto cuando BBVA se retira aduciendo que no ha tenido ni tiempo, ni información suficiente para poder presentar una oferta. Por tanto, una subasta presuntamente manipulada para que quedara una única oferta: la de la entidad que estaba decidida de antemano.

A las 24 horas del día 6 de junio solo había una oferta en un sobre presentado por Banco Santander, pero, al retirarse el BBVA de la subasta, y fuera de plazo y tiempo marcado por los organizadores de la subasta, el Santander volvió a presentar una segunda oferta retirando la previa que había presentado y que es abierta a las 3.12 de la madrugada tal como confirma el FROB. Por tanto, una nulidad más en el procedimiento de la resolución al saltarse los plazos de la subasta.

Los problemas de la adquisición de los activos que disponía Popular en Estados Unidos por parte del Banco Santander provocan que se alargue todo el procedimiento de resolución hasta que la Reserva Federal Americana diera la autorización para que se los pudiera quedar el banco adquiriente. Es a primeras horas de la mañana, en el despacho de la notaría de Carlos María de Prada Guaita y, tras tres redacciones, cuando queda protocolizado todo el procedimiento de la resolución de Popular, con las indicaciones marcadas por el despacho Uría y Menéndez que ejerce de maestro de ceremonias ante el notario.

Ese mismo día 7 de junio, a las 8.25, a los pocos minutos de haberse protocolizado la resolución y previa comunicación a la CNMV de la venta de Popular por un euro, el Banco Santander presentó un documento de 45 folios en Power Point que no puede realizarse en media hora y, según nos comentaron varios expertos del sector, para su elaboración y desarrollo se necesitarían como mínimo quince días, además de que el acceso a la virtual data room solo lo tuvieron durante tres días. Queda claro que el Santander ya disponía de todos los datos internos del Popular desde hacía mucho tiempo.

En la adquisición de Popular, se dejó el capital social a 0 euros, al ser amortizado a ese valor, y continúa estando así, ya que la aportación que realizó el Banco Santander el día 25 de julio no fue a capital social, sino a reservas voluntarias indisponibles. Por tanto, la misma notaría sabe que en el momento de la protocolización del acto deben suscribir y desembolsar el capital. Entonces, ¿por qué el notario ha permitido realizar un documento público sin tener las mínimas garantías jurídicas para su ejecución? Actualmente el capital social está en valor 0 euros.

Esto es otra presunta ilegalidad de la operación ya que se dejó al Popular con su capital social en valor nulo y el Santander, como adquiriente, suscribió una ampliación de capital de 3.445 millones pero que no desembolsó en el acto, dejando al BPE sin capital social. Es en la ampliación de capital del mes de julio cuando se desembolsa dicho importe, ahora en el concepto de reservas voluntarias indisponibles, continuando sin capital social el Popular.

La ampliación que ejecuta el Banco Santander es por un importe de 6.880 millones, siendo 3.445 para el capítulo de reservas voluntarias indisponibles, y los restantes 3.435 para cubrir las provisiones necesarias para realizar la venta de los activos improductivos y los activos inmobiliarios. Por tanto, con los datos que nos aporta el Banco Santander, las necesidades de capital de Popular eran de 3.435, para cubrir las necesidades de capital que le exige la normativa sobre provisiones, NIIF 9.

En los informes censurados publicados por la JUR, en un primer momento, salen dos valoraciones que realiza la auditora Deloitte, con sendos valores negativos de -2.000 y -8.200 millones de euros. Sin embargo, no son las valoraciones de la auditora sino las que presenta en ese momento la JUR y el FROB con la única justificación que poder afirmar que la resolución se había ejecutado dentro de los cauces que marca la normativa. Sin embargo, había una valoración positiva: +1.300 millones.

Esto fue lo que ocurrió hace un año, en los primeros días de junio, datos y hechos que demuestran que el Popular no quebró, ni implosionó, sino que fue llevado, entre unos y otros, a una situación límite para que fuera la lancha del rescate del Santander que, tal y como demuestran sus cuentas propias cuentas, está en una situación bastante peor que, incluso, la del Banco Popular. Mientras, las más de 305.000 familias arruinadas siguen luchando para que les devuelvan lo que es suyo.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

8 Comentarios

  1. El que fuera último presidente de la mayor intervención bancaria de Europa vive tranquilo, a la espera de los acontecimientos judiciales, entre comidas, monterías y salidas a navegar

  2. Hoy hace un año. A las 8:00 de la mañana encendì la radio; a la noche, sobre las 00:30 me acosté viendo el canal 24horas de TVE, en ese canal comunicaron ya a esa hora que banco Santander ampliaba capital en 5000 millones para comprar Banco Popular. A esa hora ya estaba todo hecho y decidido, las 00:30, ya habìan filtrado la noticia al canal 24horas. Eso iba en linea con lo que se barajaba desde hacìa tiempo, BBVA ofreció 5500 millones en noviembre de 2016, el propio Santander en mayo publicaba en medios, a travès de la periodista Ana Antón, que valoraba la acción de banco popular en 1,17 euros. Criteria Caixa habìa mostrado interès y reservado 4000 millones, los ministros salìan en la TV diciendo que no pasaba nada, que tranquilidad absoluta, que popular serà lo que sus accionistas quieran que sea. Los movimientos en la bolsa los dìas anteriores habìan sido enormes, un volumen muy por encima de lo normal. Popular estaba retasando inmuebles, según se decìa el mercado inmobiliario empezaba a recuperarse, tenìa 5000 millones en crèditos fiscales, Saracho hablaba de posibles ventas de wizink (1000 millones), de totalbank (600 millones), Del Valle habìa ofrecido respaldar ampliación de capital con màs de 2000 millones (aún no se sabìa en aquella fecha lo de Deutsche y Barclays garantizando ampliación), Popular era lider indiscutible en Pymes, tenìa el 15% del mercado interno, las oficinas en propiedad desde hacìa muchos años, estaban a punto de mudarse a un gran edificio nuevo desde el edificio Beatriz, habìa entrado en el accionariado Luksic, Pimco, la mayor gestora de fondos de renta fija del mundo tenìa una gran participación, en el accionariado estaba Allianz, Credit Muttuel, etc… En mayo Popular habìa publicado en la CMNV varios Hechos Relevantes asegurando la solvencia, el patrimonio neto de 10.700 millones, negando tajantemente cualquier riesgo de quiebra, anunciando acciones legales contra medios de comunicación que estaban llevando a cabo una campaña salvaje dìa sì y dìa tambièn. Los 5000 millones anunciados por Santander en el canal 24horas a las 00:30, horas antes de, según dicen ellos ahora, haber tomado la decisión, me parecieron algo medio normal con los movimientos que se estaban dando; y asì nos acostamos, yo y seguramente muchas personas que vieron lo mismo en el canal 24horas.

    Recuerdo el tono, que a mi me pareció sorna y humor, de Alsina en la radio, Santander ha comprado el Banco Popular por un euro, pero por un euro todo el banco, algarabìa, que buena operación, todos sabìamos que Banco Popular estaba quebrado (como si no hubiera pasado nunca test de estrès de BCE, como si el dìa anterior no cotizara en el Ibex 35, como si la CMNV no supiera nada, y sin hacer lo que luego harìa con Liberbank, le hubiera pillado esto de sorpresa), salìan los mismos ministros de antes, pero esta vez a decir que Banco Popular era un banco Zombie (mayorcitos ya para creer en los Zombies – o estaba muerto y con cuentas falsas o alguien lo mató – o muerto de antes o asesinato, los Zombies no existen), se sucedìan entrevistas a economistas que decìan en los medios que ellos ya sabìan que Popular estaba quebrado, que era normal lo que estabamos viendo, salìa Ana Patricia Botìn a dar rueda de prensa, estaba sumamente feliz, no podìa ocultar la dicha, para haber tenido que hacerse cargo de un banco quebrado, llamaba la atención tanta felicidad, como si se hubiera salvado de algo grave o hubiera sido agraciada con una loterìa que a ella por lo que tiene no deberìa ya de hacerle ninguna ilusión. Era todo muy curioso, ahora todo el mundo sabìa que Popular estaba quebrado, los ministros que antes decìan que era solvente, la directora de un banco que valoraba la acción en mayo a 1,17 euros, la CMNV, el BdE, el BCE, ahora sì, ahora ya sabìan que estaba quebrado, hacìa escasos 15 dìas no tenìan esa idea. Entrevista a Saracho, que aseguraba patrimonio positivo y hablaba de ventas de Wizink, Totalbank, etc… Ahora dice que esto que ha pasado es lo mejor, es estupendo.

    Hay otras opiniones en algunos medios, algunos otros economistas dicen que lo que ha pasado es muy raro, que es un desastre, que hay cosas extrañas. Sale el Señor Fèlix Revuelta en La Sexta, es un accionista (exaccionista tras la incautación) de Banco Popular, dice que esto no es normal. Es un Señor que transmite tranquilidad y cierta sabidurìa en sus palabras, parece que de esto de inversiones sabe algo, lo mismo que Pimco, Del Valle, Luksic, etc… pienso que algo han de saber, que efectivamente, como manifiesta el Señor Fèlix Revuelta, esto no ha sido normal.

    Mientras una gran parte de medios aplauden la magnìfica operación de la salvadora Ana Botìn, una gran parte de la población sufre, algunos, a media mañana, aún ni saben que ha pasado, los medios bombardearàn con los beneficios de la operación y lo normal que ha sido y terminaràn enterandose a lo largo del dìa.

    Ese dìa algo quebró, efectivamente, no solo el Banco Popular. A dìa de hoy, 365 dìas despuès, Santander, Europa y el Gobierno de España luchan como gato panza arriba para negar la transparencia y la dignidad a màs de 300.000 familias que ese dìa quebraron junto con Banco Popular, quebraron y no solo económicamente, quebraron en cosas mucho màs importantes, quebró su confianza en las autoridades, en la justicia, en algunos medios de comunicación, en Europa, y lo màs importante, quebró la confianza en ellos mismos, porque aún no saben que pasó, como se los mantiene en la oscuridad absoluta, no saben el motivo de haber sido expropiados, no saben si de verdad lo hicieron tan mal y todo el mundo sabìa que Popular estaba quebrado y que sus cuentas y Hechos Relevantes eran falsos y ellos eran los únicos que lo desconocìan, o es que les han robado desde las instituciones que creìan que estaban para protegerlos y darles seguridad y justicia.

    Gracias Diario16. Sin vuestra luz y labor, la oscuridad en la que muchos estamos sumidos desde hace un año, serìa insoportable.

    • Muy bien explicado. Es una trama compleja de corrupción en la que han intervenido muchas personas e intituciones. Si dejan caer al Santander Europa se viene abajo económicamente, nosotros los afectados hemos sido los pardillos que con nuestro dinero depositado en acciones en mi caso, contribuimos sin nada a cambio, no por nuestro deseo, a sanar un banco quebrado llamado Santander.
      La estafa trama es una chapuceria y hay que seguir luchando contra esta gentuza.

    • En AUG 2015 BSTONE contrata a JPM como asesor (1ª operación adquisición de 6BB USD de Hoteles en USA).

      En SEPT 2015 MWallace contrata línea de crédito con DBank. MW es de JPM.

      2016 SE GESTA PLAN

      EN CCAA 2015 RON INCIDE EN QUE “NO HAN CEDIDO INMUEBLES AL SAREB

      En MAR 2017 entra como CEO Saracho (de JPM) – edificio BEATRIZ.

      En JUN 2017 (antes seguro!!!!) POP Contrata a JPM para asesorar en proceso de venta POP.

      El 31 DE JULIO DE 2017 SE CIERRA OPERACIÓN BLACKSTONE POP (30KM NPA´s ADJUDICADOS – OJO OFERTAS ***** SON DE MAYO.

      JPM – CONFLICTO DE INTERESES COMO ASESOR DE TODAS LAS PARTES????

  3. Las puertas giratorias están cambiando de dirección, la botina candidata a ministra de Economía si alguno de estos ganan las proximas elecciones: socialistas, cs, popular o incluso podemos.

  4. ES DE JUZGADO DE GUARDIA. NO ME ESTRAÑA QUE HASTA EL BUFETE DE REFERENCIA DEL SANTANDER RECONOZCAN QUE LO TIENEN TODO PERDIDO POR LA CHAPUZA QUE SE HIZO , MOTIVADOS POR LAS PRISAS , YA QUE DEUTSCHE BANK Y BARCLAYS SE LES ECHABAN ENCIMA Y CAFABAN TODA LA OPERACION. PERO LO QUE NO ES DE RECIBO ES QUE ANTE ESTA ESTAFA , Y SABIENDO CON NOMBRES APELLIDOS Y DNI QUIENE SON LOS DELINCUENTES HAYA PASADO MAS DE UN AÑO E Y ESTAN TODOS EN LA CALLE, Y ENGO SWERIAS DUDAS DE QUE ALGUNO DE ESTOS PAJAROS PISEN LA CARCEL. OTRA COSA QUE NO SE PUEDE PERMITIR, ES QUE POR EL TAMAÑO QUE TIENE SE MANTENGA VIVO UN BANCO CON UNA QUIEBRA ENCUBIERTA, QUE SOLO PUEDE SALIR A LA LUZ SI EN UN MOMENTO DADO CUNDE EL PANICO Y LOS CLIENTES VAN ENMASA A SACAR SU DINERO. LOS ACCIONISTAS DEL SANTANDER TIENEN COMO VALOR REAL DE SUS ACCIONES CERO.

  5. Alguien ha leido lus Cuentos de Lola que acaban de publicar? Son fantasticos y estan relacionados con el Banco Popular.

  6. BANCA
    Los misterios por resolver un año después de la quiebra del Popular
    Qué llevó a una entidad solvente a ser resuelta, qué causó su caída y quién se benefició, entre las incógnitas

    Un año después, la resolución del Popular mantiene multitud de preguntas sin responder. Su venta al Santander por un euro, en un proceso acelerado que se dio entre la madrugada y la mañana de un miércoles, sorprendió a todos.
    La entidad estaba en apuros y se aplicó por primera vez el sistema de resolución que se planteaba en los esquemas europeos. En el camino dejó miles de afectados, con bonistas y accionistas como grandes perdedores. Y también muchas preguntas sin respuesta: qué llevó a una entidad solvente a ser resuelta, con qué bases se hizo, qué causó su caída en los días previos y quién se benefició.
    El papel de las instituciones europeas
    Fue toda una prueba de fuego. “El proyecto de Unión Bancaria fue puesto a prueba por primera vez”, planteaba hace una semana Jaime Ponce, presidente del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).
    Pero incluso antes de arrancar la operación ya tropezó. La presidenta de la Junta Única de Resolución (JUR), Elke König, dijo a Reuters en los días previos a la intervención del Popular que se estaba preparando el terreno para meter mano, con todas las alarmas encendidas. Sus palabras aceleraron la pérdida de valor en bolsa de la entidad, ya abocada a una intervención, perjudicando a los inversores. ¿Entonará el mea culpa?
    El siguiente paso en falso vino con la propia resolución exprés. Y es que se hizo después de constatar que la entidad se quedaba sin liquidez, y con un informe de Deloitte que atribuyó un valor negativo al Popular de entre 2.000 y 8.200 millones de euros en negativo en los peores escenarios, pero que también presentaba uno positivo -superior a 1.000 millones- en el escenario más optimista. Dicho informe, reclamado por los afectados, no se ha hecho público. ¿Se conocerá al detalle lo que ocurrió?
    El tercer golpe, recogido en el esquema de resolución, vino con la venta al Santander por un euro. El coste lo soportaron los bonistas y accionistas, que vieron perder toda su inversión. Miles y miles de perjudicados. ¿Se los resarcirá de alguna forma?
    Todo ello dejó incógnitas aún sin resolver. Saber qué se tuvo en cuenta en la valoración, quién aceleró la pérdida de valor y con qué motivos, los posibles resarcimientos… Las dudas abrieron de par en par las puertas de la justicia.
    El proceso judicial
    “El procedimiento de resolución adoptado ha sido inédito y muy irregular, y por tanto va a dar lugar a una multitud de reclamaciones judiciales”, advertía hace un año, justo tras la decisión, Jordi Ruiz de Villa, del despacho Jausas.
    La realidad de hoy responde perfectamente a esa previsión: en la Audiencia Nacional se tramitan 259 recursos contra el Banco Popular; la cuestión resta pendiente de lo que decida sobre la cuestión el Tribunal General de la Unión Europea, ya que se han presentado demandas contra la JUR. Los inversores también han llevado la lucha a Estados Unidos, pidiendo la revelación de documentos bajo la legislación americana.
    Los expresidentes Ángel Ron y Emilio Saracho, sus consejos, la JUR, el FROB o la auditora de la entidad, aparecen entre los demandados. En el lado contrario, han demandado gigantes como Pimco, el inversor mexicano Antonio del Valle -por años ligado al Popular, poseedor del 4,2% y que perdió 550 millones-, o el chileno Andrónico Luksic -entró en el capital en los momentos finales de la entidad comprando el 3%-.
    Los procesos van para largo. La Audiencia Nacional ha admitido a trámite las querellas contra Ron y Saracho, sus respectivos consejos y la auditora PwC. Dada su complejidad, con unos 16.000 folios a analizar, el magistrado abrió dos piezas separadas, la primera por la ampliación de capital de 2016 y la segunda por una posible manipulación del mercado con falsas informaciones para tumbar las acciones y obtener beneficios.
    Las ampliaciones de capital, en duda
    Respecto a la primera pieza estudiada en la justicia, en 2016 el banco amplió capital en 2.500 millones de euros. La idea era fortalecer el balance, mejorar los índices de rentabilidad, la solvencia y reducir el peso del inmobiliario. Pero la resolución posterior deja muchas dudas sobre la realidad de las cuentas que presentó la entidad para captar inversión. ¿Hubo fraude?
    “Ya hay varios afectados que han iniciado acciones judiciales, pero la gran mayoría están esperando a que la Audiencia Nacional emita el peritaje que demuestre que las cuentas de la ampliación de capital de 2016 eran falsas”, se apunta en un análisis desde Jausas.
    Las irregularidades destapadas en los meses que siguieron, con nuevas provisiones por miles de millones ya bajo el manejo del Santander, cuestionan la veracidad del folleto de la ampliación. Otra cuestión que se está dirimiendo en los juzgados.
    La segunda pieza que encara la justicia nacional plantea la posibilidad de que determinadas personas utilizaran operaciones en corto -apostar a la caída del valor- para ganar dinero con el hundimiento de la entidad en bolsa.
    Las pérdidas de los últimos meses tuvieron a Saracho como uno de los señalados. Directo de la banca de inversión, llegó con fuerza. Una fuerza y una sinceridad que pagó la acción del banco, con dos momentos clave.
    Así cotizó el Popular en sus últimos días (LV)
    De entrada, reformuló las cuentas que había dejado Ron y afloró otros 633 millones de euros en pérdidas, elevando las mismas a 3.845 millones en 2017. También reveló préstamos por 427 millones para que inversores acudieran a la ampliación de capital. Golpe a la acción.
    Y una semana después, en la primera y única junta de accionistas de la entidad habló de una “macroampliación o una venta” para sobrevivir. Otro golpe a la acción.
    ¿Quién salió ganando en esas pérdidas de valor, tal y como investiga la Audiencia? Otra de las preguntas por resolver. La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) no intervino nunca contra las posiciones cortas, algo que después sí hizo con Liberbank, ya una vez había caído el Popular.
    Los tiempos de la justicia darán respuestas. O eso se espera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

10 + 1 =