Foto Oxfam.

La organización Oxfam Intermón ha alertado del fuerte incremento del número de familias que están huyendo despavoridas con lo puesto debido a los combates que se están produciendo en la ciudad iraquí de Mosul. La huida se produce a razón de casi 150 familias diarias en la última semana. Según esta organización de ayuda humanitaria, el número de familias que emprende la marcha con graves heridas o traumatizadas por la guerra se ha triplicado en solo una semana y los campos de refugiados cercanos se encuentran al límite de su capacidad de acogida.

Según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), la semana del 28 de octubre al 3 de noviembre, 875 familias se sumaron a las que han salido despavoridas de los enfrentamientos armados en Mosul, incrementando el total de familias desplazadas hasta las 3.636 familias. Desde entonces (y a fecha 9 de noviembre), 3.362 familias más han huido, incrementando dicho total hasta las 6.998 familias. De estas, un 71% se ha refugiado en campos, un 19% en casas y edificios privados en comunidades de acogida y un 8% en refugios informales.

A medida que se incrementa el número de personas que llegan a los campos y a las comunidades de acogida en busca de refugio, Oxfam y otras organizaciones humanitarias están trabajando a destajo para garantizar el apoyo suficiente a estas familias que llegan en unas condiciones lamentables.

Desplazados de Mosul durante su llegada al campo de refugiados de Hassansham. Fotos Oxfam.
Desplazados de Mosul durante su llegada al campo de refugiados de Hassansham. Fotos Oxfam.

En el campo de Hassansham, 50 kilómetros al este de Mosul, una mujer contó cómo su marido había muerto y ella había sufrido graves quemaduras después de que un terrorista suicida del ISIS se inmolara frente a su casa en el barrio de Hai Samar. Su hija de nueve años también sufrió graves quemaduras en este ataque que, además, se cobró la vida de varios miembros de otras cuatro familias junto a las que se refugiaban.

Otra mujer de 25 años, acompañada de su bebé de 10 días, contó a Oxfam a su llegada al campo el pasado lunes que había conseguido “regresar de entre los muertos”. Así describía la vida en Mosul: “Es un infierno. Muchos de nuestros vecinos han muerto. No puedo creer que ahora esté a salvo”.

La semana pasada, al menos 3.362 familias se vieron obligadas a abandonar sus hogares debido a los combates para recuperar Mosul, frente a las 875 familias que lo habían hecho la semana anterior.

De acuerdo con la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), un total de casi 7.000 familias (42.000 personas aproximadamente) han huido de Mosul desde que comenzó la ofensiva el pasado 17 de octubre.

Desplazados de Mosul durante su llegada al campo de refugiados de Hassansham. Fotos Oxfam.
Desplazados de Mosul durante su llegada al campo de refugiados de Hassansham. Fotos Oxfam.

Cada día, convoyes enteros de autobuses y camiones llenos de familias llegan al campo gestionado por las Naciones Unidas en Hassansham. Estas personas huyen de sus hogares con tan solo unas pocas pertenencias, poniendo en riesgo sus vidas para escapar de las bombas y los francotiradores. Hassansham cuenta con tiendas para albergar a 1.950 familias y está casi al límite de su capacidad. Otro campo cerca de Qayarrah ya está completo.

“He regresado de entre los muertos, relata una joven acompañada de su bebé de diez días”

Oxfam y otras organizaciones humanitarias trabajan a contrarreloj para levantar nuevas tiendas, instalar sistemas para el suministro de agua y proporcionar tratamiento a personas enfermas y heridas. Por las noches ya se comienza a sentir el frío invierno que traerá consigo más lluvias e incrementará el riesgo de enfermedades transmitidas por el agua en los campos. Oxfam ha instalado tanques para el suministro de agua apta para el consumo y está preparando la distribución de mantas, lámparas solares, kits de higiene y otros artículos de primera necesidad.

Andrés Gonzáles, director de Oxfam en Irak, señala: “Muchas personas escapan de Mosul para salvar sus vidas, pero dejan atrás a sus seres queridos y casi todo lo que poseen. Esto se ha convertido en una carrera a contrarreloj para proporcionar refugio digno, agua potable y abrigo a estas personas antes de que se asiente el invierno. Oxfam y otras organizaciones trabajan las 24 horas para garantizar que los trabajos preparatorios se ajustan a las necesidades del creciente número de llegadas”.

Casi una de cada cinco familias que escapa de Mosul y sus alrededores se refugia en comunidades recuperadas del control del ISIS donde los habitantes ya padecen escasez de alimentos, agua potable, combustible y medicamentos.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

6 + dieciseis =