Son datos oficiales, son datos que facilitan las autoridades gubernativas. No se trata de un informe publicado por ninguna ONG y las cifras que arroja el Informe de Rentas Mínimas es un nuevo revés para el optimismo del Gobierno y, principalmente, para el de la ministra de Empleo Fátima Báñez. Casi 800.000 personas son beneficiarias de la Renta Mínima de Inserción (RMI), una ayuda que conceden las Comunidades Autónomas para las familias sin recursos.

Según los datos de este informe, la cuantía media de estas ayudas fue de 435,80 euros al mes. El incremento de titulares de esta prestación se incrementó respecto al año anterior en un 22,37% con un porcentaje mayor de mujeres. El número de dependientes de esta RMI también se incrementó en un 32,23%. El total de personas ascendió a 789.672, un 28% más que el año anterior.

Esto ha supuesto a las arcas públicas un gasto total de 1.359.577.190 euros, un 16,5% más.

A nivel sociodemográfico hay un dato que demuestra que mucha de la propaganda salida de ciertos sectores conservadores y ultraconservadores es falsa. Un 75,7% de los beneficiarios de la RMI son españoles y tan sólo un 24,3% extranjeros. Por otro lado, el mayor grupo de edad que es titular o dependiente de estas prestaciones es el que se halla en la franja de 35 a 44 años, seguido del de 45 a 54 años. En el informe destaca un dato importante, el del número de menores que se benefician de la RMI: 211.367 en total.

Estos datos oficiales demuestran que tanto nuestro sistema de protección social como nuestro mercado laboral están muy enfermos porque no dan respuestas a las necesidades de los ciudadanos de a pie. La precariedad en el empleo, la temporalidad, los salarios cada vez más bajos son aspectos provocan que los índices de pobreza se hayan disparado. Por otro lado, el dato de que el mayor número de perceptores se encuentre en la franja de edad de entre los 35 a los 54 años es la muestra de las dificultades de retornar al mercado laboral cuando se cumple cierta edad, una edad que, tal y como vemos, es cada vez más baja.

Veamos la evolución desde el año 2002:

Fuente: Ministerio de Sanidad y Asuntos Sociales.

Tal y como han denunciado los sindicatos y los partidos políticos de izquierda la recuperación económica que vemos en el crecimiento sostenido del 3% del Producto Interior Bruto (PIB) no se está reflejando en una mejora de la situación de las familias españolas. El mercado laboral sigue estancado en la precariedad propiciada por la Reforma Laboral de 2012 y sin un mercado laboral sano, un mercado laboral que no base la competitividad de las empresas en un modelo low cost a costa de las condiciones de los trabajadores, España no podrá crecer a los niveles que ofrecen las posibilidades económicas tanto españolas como de nuestro entorno. Los datos de la Renta Mínima de Inserción son un ejemplo más de que el optimismo del Gobierno es impostado y de que no se están buscando soluciones efectivas.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

  1. Es decir, casi un millón de personas sobrevive con unos 140€ por persona y mes. Miseria absoluta. Lo justo para comer -mal-. Vergüenza de sociedad.
    ¿Votarán esas personas? ¿A quién?
    Los culpables somos nosotros mismos.

  2. K bergueza de España con tan tos parados y muchos sin prestación mientras los gobernantes nosrro ban pero como robar de las arcas publicas no es delito y menos devolverlo seguirán robando mientras el pueblo no se levante y obligemos a cambiar la constitución en bustera k pisotea los lderechos de la clase trabajadora cons titucion frankista a ki no ba urdangarin a la cárcel ni ningún otro chorizo y la constitución lo permite los gobernantes lo mismo pero as ta le tenemos k pagar al del gorro en la cabeza sus putas y dicen k no ay dinero mentira k debuelban al pueblo lo robado

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco + 13 =