Una vez más, ha sido un editorial de “El País” lo que me ha hecho reaccionar. Esta vez el titulado “Mal alumno”, de hoy mismo, miércoles 17. El periódico de PRISA critica a Pablo Casado por convertir en un ring, ambiente siempre marrullero, el debate de los Presupuestos Generales del Estado. Hasta el punto de que la opinión de Elordi, en ElDiario.es con “Pablo Casado avanza hacia su propio desastre”, parece incluso más blanda que el editorial. Por lo demás, el consenso general sostiene que el del PP procede así con la única intención de salvar para su partido el mayor número posible de votos de la debacle que anuncia la división de la derecha, cosa que se agrava al aparecer VOX, difícilmente superables en la versión ultra.

Lo cierto es que el nuevo líder ha conseguido crear una expectativa de escándalo cada vez que abre la boca. Y, pretendiendo lo contrario, está terminando de desvelar la verdadera estructura de castillo de naipes del régimen del 78, con lo que ya rompe algunos nervios de los actores principales. Quizás los del Tribunal Supremo pensaban que, absolviendo a Casado de su master tramposo, conseguirían calmar su ambición desquiciada. O me he perdido algo, o habría sido la primera vez que pudiera ser útil para la paz lo de perdonarle los delitos a un español de tan vil condición como para ser capaz de burlarse de las víctimas del franquismo, o de recordarle en público el final de Companys a un tal Puigdemont.

Pero ayer por la mañana, a las once, no pensaba yo en el pacto presupuestario entre Sánchez e Iglesias. Lo que tenía en la cabeza eran las mentiras ridículas, clásicas de la educación franquista, que pronunció Casado sobre lo de la “hispanidad” durante el fin de semana. Entonces reparé en que, por su edad, nació 22 días antes del golpe de estado de Tejero, en 1981, cuando estudió Primaria, y después el Bachillerato, gobernaba el PSOE de FG y en los colegios ya se habrían dejado de contar aquellas patrañas. Me costaba entender tanta contradicción entre los argumentos de Casado y la educación que habría recibido cuando, de repente, encontré la respuesta.

Dio la casualidad que en ese momento estaba yo visitando la exposición que, para celebrar su 125 aniversario, el periódico Última Hora, de Mallorca, ha montado a base de paneles en el Museo Es Baluard, de Palma. Mira por donde, una iniciativa privada que incluía contenidos de la Memoria Histórica.

Eran precisamente las once y poco más de la mañana cuando entró un grupo de unos veinte colegiales para visitar la misma exposición, acompañados de sus profesores y alguien más. No pude evitar ver lo que hacían y escuchar lo que decían. Panel por panel, sin saltarse ni uno y cronológicamente desde 1893, fueron explicando a los chavales lo que contenían. Me pareció un error solo verbal pero incomprensible que, delante del panel que explicaba el exilio de Alfonso XIII tras las municipales de 1931, se dijera que aquel rey huyó de España por culpa de un golpe de estado.

Pero lo que más me molestó fue que la comitiva se saltara descaradamente el panel dedicado al último alcalde republicano de su propia ciudad, Emili Darder. Sí, he sido testigo de este momento educativo tan insoportable unos ochenta años después de aquella avalancha de crímenes contra la humanidad cometidos por los golpistas de Franco. Atónito, he comprobado como tres profesionales, sin ser culpables de nada, han sido incapaces de dar la cara por alguien que les está contando la verdad, allí mismo, desde una mirada rota por quienes le asesinaron.

Punto y aparte y regreso a Pablo Casado, en quien no veo más que el excremento resultante de la combinación de dos componentes principales.

El primero es de origen inmediato. Se trata del destilado final de un partido político en crisis que, en realidad, es una organización criminal dedicada a robar desde las instituciones que controla, para después robar gobiernos mediante el trucado de urnas con financiación ilegal producto de esos robos, cerrando así el círculo del delito para volver a robar desde unas instituciones que pretenden renovar con el menor número posible de eslabones rotos por el camino. Pero, con el paso de los años y la gran crisis, algunos de los contubernios se fueron quebrando y, al llegar la primera sentencia suficientemente mediática y dar el triunfo a la moción de censura, el resultado solo podría ser el mismo que el de cualquier diarrea. A ese procedimiento le pusieron el nombre de “primarias”.

El segundo componente es resultado de la digestión lenta y larga, desde la etapa indefensa de la niñez, de los conocimientos transmitidos por el sistema educativo predominante durante los cuarenta años de esta democracia que deberíamos llamar oscura, caracterizada por la autocensura personal y generalizada sobre esas partes de nuestra historia tan difíciles de explicar, y tan recientes, pero que por eso mismo eran las más necesarias. Hasta el punto de que resultaban imprescindibles, acompañadas del compromiso en valores, para curar los traumas que casi en cada familia española se ocultaban, y en muchas aún persisten.

El factor educativo pone sobre la mesa un drama social español, en forma de una pregunta a la que nunca se ha dado respuesta. Entre otras cosas, no recuerdo que se hayan realizado investigaciones sociológicas sobre esto en el mundo educativo.

Imagínese que usted haya sido, durante los años 80, enseñante en cualquier colegio de cualquier pueblo y que tuvo que enseñar a chavales de ESO o bachillerato. Y también que, como la mayoría, necesitaba conservar su puesto de trabajo. Pero también sabía que algunos alumnos pertenecían a familias de asesinados por los franquistas y otros a las familias de los franquistas asesinos, que incluso puede que asesinaran a los anteriores.

¿Le parece a usted fácil educar a ese grupo escolar en toda la verdad y con total libertad, tal como le piden su conciencia y su profesionalidad? ¿No sentiría usted una especie de miedo, ese sentimiento tan humano, por lo que algún alumno pudiera contar en su casa de lo que usted dice en el aula?

Los centros educativos constituyen el mecanismo imprescindible para descubrir y socializar la historia verdadera y completa, esa que, a diferencia de materias como las matemáticas, puede deformarse en las familias por las circunstancias vividas en el pasado.

Es evidente que en España la educación sobre nuestra historia no ha disfrutado de la posibilidad de contar toda la verdad en libertad pues, a fin de cuentas, los asesinos fueron los triunfadores y proyectaron su amenaza permanente hasta en los últimos rincones de la sociedad. Y el trauma no se ha borrado del todo.

Por eso aparecen personajes como Pablo Casado, alguien que tuvo la suerte de no conocer la dictadura, pero tampoco la oportunidad de luchar contra ella. O de defenderla desde las filas de Blas Piñar. O de integrarse en comandos para asesinar a abogados laboralistas, por ejemplo. De todo eso se libró, pero, en cambio, por las cosas que llega a decir resulta evidente que la educación recibida en esta democracia oscura no le sirvió ni para dejar de hacer cada día demagogia de la peor catadura, ni para contar de la historia de España una versión que no fuera la más rancia y franquista ni para, en fin, tener la decencia de rechazar títulos universitarios conseguidos con influencias y de no ocultar bajo siete llaves los trabajos que podrían justificarlos.

Si, Pablo Casado es lo más parecido a un excremento, porque este país se parece mucho a una inmensa fábrica de mierda.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecinueve − diecisiete =