Todo cabe en el discurso de Pablo Casado, hasta que trate de arrimar el ascua a su sardina con dos grandes de la literatura universal: Federico García Lorca y Miguel de Unamuno. Mientras los suyos le aplauden en Andalucía como si estuviera leyendo las obras de Maura, probablemente nadie de su auditorio ha leído al poeta granadino ni al novelista y ensayista de Bilbao.

El lider del PP se juega mucho en Andalucía, donde los populares corren el riesgo de quedar en cuarta posición. Aún así, Casado sabe que si el fracaso de Moreno en las elecciones andaluzas es tan contundente como dicen las encuestas, siempre podrá recordar que el cabeza de los populares en estas elecciones apoyó a Soraya Sáenz de Santamaría en las Primarias del partido conservador.

Y así Casado, sin pestañear, confirmaba ayer en la campaña andaluza que ”tanto que se reían de nosotros porque defendíamos la españolidad de América. No lo digo yo, lo dice desde Unamuno cuando hablaba de la argentinidad, cuando hablaba de la americanidad para celebrar el día de la hispanidad. Lo decía Lorca, cuando decía que para ser español había que haber conocido América“, ha asegurado Casado.

El líder del PP ha pronunciado estas palabras en Córdoba, donde ha realizado un paseo por la ciudad y ha protagonizado un acto de la campaña andaluza. Allí ha criticado con dureza al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, por no denunciar la “dictadura” venezolana de Nicolás Maduro.

El resto de su discurso ha seguido en su línea.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorEl narco Oubiña pone en entredicho la honradez de Rajoy
Artículo siguienteQue no te confundan
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

nueve − 2 =