Innecesaria es para Pablo Casado, según sus propias palabras, la Ley de Memoria Histórica y por ello propondrá una Ley de Concordia. Así lo expresó ayer ante las mismísimas murallas de Ávila, ciudad que le vio nacer y en la que ha aprovechado para tener estratégicamente y visible a su lado a Suárez Illana, a quien todo el mundo vincula con su padre, Adolfo Suárez, uno de los hijos más ilustres de la ciudad abulense en el siglo XX.

“En la Transición ni hubo ocultación, ni sometimiento, ni miedo. Hubo grandeza moral, sentido de la historia, reconciliación y concordia. Propondremos una ley de concordia que reivindique la Transición y que derogue la sectaria reescritura de la historia que arroja paladas de rencor sobre la sociedad española”, ha afirmado.

La interpretación que hace Casado de ese anuncio es que se quiere echar abajo la transición y la concordia con la que se instauró la democracia en España tras la muerte De Francisco Franco, y acabar con “la concordia” que a juicio del líder del PP presidió aquella etapa. De hecho, en el epitafio de Adolfo Suárez la frase que figura es “La con concordia fue posible”, que es lo que quiere reivindicar. Por eso no es de extrañar que para darle más solemnidad a esta decisión y demostrar que no es un anuncio fugaz, Pablo Casado ha decidido cambiar el nombre de la fundación del PP, hasta ahora “humanismo y Democracia”, que sustituyó a la FAES cuando se produjo la ruptura entre José María Aznar y Mariano Rajoy, para llamarla “Fundación Concordia y Libertad” y ha decidido que su presidente sea Adolfo Suárez Illana, hijo de Adolfo Suárez, que acudió ayer junto a Casado a la inauguración del curso Político en Ávila, cuna del ex presidente del Gobierno.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorRTVE presenta hoy su nueva temporada y equipo sin los rostros del PP
Artículo siguienteLos réditos electorales del bloque conservador en Cataluña
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

1 Comentario

  1. La estrategia del camaleón, los fachas quieren dar imagen de justo lo que no son y de paso recuperar los votos que se fueron a Cs. Como en este país hay mucho descerebrado sin memoria puede hablar de concordia para dar barra libre al franquismo y quedar como un jicho.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × cinco =