¡Luís! ¿Donde están los cantautores?

Lo siento, ¡lo sé! estás harto de que te hagan esta pregunta y conozco cual es la respuesta. La conozco, la conozco igual que mucha otra gente que se ha emocionado al ver que hay algunos que siguen vivitos y coreando. Pero acaso aquellos cantautores, y no solo ellos y ellas, la élite artística que nos ha dado a menudo lecciones de dignidad, que ha llenado teatros, estadios, auditorios, plazas… Aquella élite artística que salía a galopar, aquella que denunciaba lo más atroz de nuestra historia, aquella que levantaba el puño contra la injusticia, aquella que mientras lo hacía, se ganaba un espacio en el star system patrio, aquella que tantas veces ha encontrado su inspiración en la trinchera o en la negritud de las miles de fosas comunes que aún hoy esconden vergüenza. ¿Dónde están? Donde están mientras cavan de nuevo un enorme hoyo bajo nuestros pies, un hoyo donde iremos a parar tod@s, no solo l@s que hoy somos objeto de ensañamiento.

Querido Luís, parafraseando a los que fueran el buque insignia de aquellos cantautores, ¡El susto es nuestro! El susto nuestro al ver que quien hoy ocupa ese privilegiado espacio de la élite artística, ignora a quien hoy alza el puño para defender la democracia. Ignora y abandona sus propios estribillos. Aquella generosa solidaridad que han sido capaces de mostrar con las injusticias y catástrofes lejanas, ¿se ha agotado? O es que simplemente no sale a cuenta significarse por defender una causa que tiene a todos los grandes partidos políticos y medios de comunicación estatales en contra. Los mismos medios que mañana ayudaran a seguir llenando teatros, estadios y auditorios. Los mismos partidos que gobiernan en las instituciones que te financiaran una parte importante de tu proyecto o te contrataran para llevar tu espectáculo a su ciudad.

Querido Luís, la mierda pestilente que trepa por nuestros pies ha paralizado nuestras manos y también amordaza nuestra boca. Igual es tarde para intentar sacudírsela pero en cualquier caso pocas oportunidades nos quedan.

Querido Lluís, es “tiempo de pequeños movimientos, movimientos en reacción” esto no va de banderas, esto va de levantar el puño y la voz. Va de lanzar un mensaje de apoyo, un mensaje en defensa de la democracia y la libertad, un mensaje de solidaridad con un pueblo que ha decidido luchar para acabar con lo que hace años que muchos artistas e intelectuales denuncian con su arte y sus reflexiones, en sus letras, en sus obras, en sus libros, en sus películas y que ahora callan, y ese silencio nos mata.

¡Romped el silencio!

¡Os admiramos! nos hemos emocionado con vuestro arte y lo hemos consumido. Y ahora en 2018 necesitamos escuchar vuestras voces libres y comprometidas.

¿O solo era postureo, mientras bailábamos en la cueva?

Como dice el maestro Drexler, “No estar en… sino SER el MOVIMIENTO”

 

David Guerrero Férriz

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

13 − dos =