Sr. Ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido

Ministro somos viejos conocidos, en Sevilla tuvimos nuestras peleas por la eliminación de las ordenanzas municipales que usted aprobó y que criminalizaba la pobreza, en concreto la ordenanza de limpieza que multaba con 700 euros a la gente por rebuscar en la basura o la ordenanza de seguridad que multaba a la gente sin techo por aparcar coches. Pero hoy usted es ministro del interior que vela por la seguridad de todos los ciudadanos de este país.

Le escribo esta carta a raíz de unas declaraciones suyas en la prensa tras la agresión de una chica en Murcia por un grupo de jóvenes, vinculados supuestamente a la extrema izquierda, según los medios de comunicación. Tras dos días de la agresión de Murcia, sale usted públicamente muy dolido y exige que la justicia actúe “lo más rápido posible” y dice textualmente, “rechazo todo tipo de agresión, venga de donde venga”.

Pues bien, ministro, le recuerdo que el pasado 20N fui víctima de una salvaje agresión por parte de un grupo de siete jóvenes de la ultraderecha que conmemoraban al dictador Franco y no le vi tan dolido y preocupado, tampoco ha pedido a la justicia que actuase con rapidez. Si de verdad rechaza usted todo tipo de agresión, ¿por qué no se ha pronunciado aún, por qué la policía no ha detenido hasta la fecha a los agresores identificados por mí mismo en sede policial?

Sr. Ministro, con sus declaraciones de hoy se ha posicionado claramente y dejado claro que condena las agresiones que le apetece. No me parece correcto, ya que las agresiones vengan de donde vengan son agresiones y deben ser condenadas y no silenciadas como ha procedido en mi caso.

Los agresores que me han pegado siguen en la calle ministro, temo por mi vida y es usted cómplice al no pedir explicaciones a la policía por su actuación. Es una vergüenza ministro que hasta la fecha la policía no ha detenido a los agresores como ha ocurrido en el caso de la chica agredida de Murcia, parece que en este país solo hay justicia cuando les conviene.

Para finalizar, dice usted que la “maldad” de la agresión de Murcia, “le ha llegado a lo más profundo del corazón” y lo siento ministro, pero no le creo, su corazón le debe fallar y debería consultar a su médico. Su corazón le ha fallido en muchas ocasiones, cuando ordenó las persecuciones de la pobreza en Sevilla como alcalde de esta ciudad o para no ir más lejos le ha fallado en noviembre de 2016 cuando recibí palizas por manifestarme contra el franquismo.

Ministro, no somos lo que decimos, sino lo que hacemos.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Una carta muy buena y bien escrita que porlo bisto todos no somos iguales bendito sea lo que hay que ver en este país

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

12 − Ocho =