Queridos militantes de base del Partido Socialista Obrero Español:

El sociólogo Ulrich Beck, nos advertía que vivimos un momento decisivo para construir coaliciones de las que surjan un nuevo humanismo. Y sin embargo, ¿qué puede aportar una izquierda que ha apostasiado de sus fundamentos ideológicos considerando que los principios doctrinales que deberían guiarla son utopías irrealizables? Una izquierda autoiconoclasta que se sumerge en un orden establecido al que debería combatir y transformar para no diluirse en la desnaturalización que la destruye.

Como afirmaba Julián Marías la inautenticidad es el modo de “no ser” de la vida humana. Y lo verdaderamente grave es que sin alternativas, como afirmaba Norberto Bobbio, la democracia se torna artificiosa y las mayorías sociales carecen de instrumentos de legítima defensa. Eso lleva a la elección forzada que mencionaba Lacan, esto es, la situación en la que soy libre de elegir siempre que elija correctamente, de modo que lo único que puedo hacer es asumir el gesto vacío de pretender realizar libremente aquello que me viene impuesto. Es situarse y situar a una mayoría de ciudadanos en la incertidumbre de “no ser.”

Para Michels, en su “Ley de hierro de las oligarquías”, la consecuencia del sacrificio de la democracia interna y de la supuesta falta de interés por parte de los electores y militantes, es que los partidos, que son la parte privada del Estado, según Gramsci, están dominados por élites que funcionan de manera no democrática dentro de las organizaciones, pero que necesitan a la democracia para legitimarse en su poder interno y para aspirar al poder más allá de esas organizaciones. Es decir, la democracia está controlada por un grupo de personas que funcionan de manera no democrática. Surge entonces la siguiente pregunta: ¿Puede ser democrático un sistema en el que sus principales instituciones no lo son? Como explicaba Michels, “podemos resumir el argumento diciendo que en la vida partidaria moderna la aristocracia se complace en presentarse con apariencia democrática, en tanto que la sustancia de la democracia se impregna de elementos aristocráticos. Por una parte tenemos una aristocracia con forma democrática, y por otra parte, una democracia con contenido aristocrático”.

Al estar dominados por elementos oligárquicos, los partidos presentan a las elecciones unos candidatos que son las élites de estos partidos: la “aristocracia con forma democrática”. Los ciudadanos tienen la oportunidad de elegir entre diferentes oligarcas de los diferentes partidos para dirigir la democracia, lo que sería la “democracia con contenido aristocrático”, o lo que Gaetano Mosca llamó “clase política”. Los ciudadanos corrientes no tienen acceso al ejercicio real de su soberanía, y por lo tanto a participar realmente en la democracia. El ortopédico modelo heredado de la Transición consolida que los poderes no sujetos al control democrático sean tan influyentes que resulte casi imposible realizar una política afín a las mayorías sociales si esta política no se compadece con los intereses de los poderes fácticos económicos, sociológicos y financieros. Cuando el interés general desaparece del horizonte del sistema la corrupción se convierte en las únicas reglas del juego. En ese contexto, la corrupción no es parte del régimen sino el mismo régimen sumergido en intereses individuales ajenos a las demandas de la ciudadanía y que ha desistido de definir un nuevo compromiso con la sociedad así como buscar una nueva coherencia.

Tomás Moulian dixit: “Los momentos reaccionarios de la Historia son aquellos en los cuales los proyectos de historicidad no son plausibles, ni verosímiles, ni aparecen conectados con el sentido común. En que la idea misma de transformación toma la firma de un sueño imposible.” Para Ortega y Gasset peor que estar enfermos es ser la enfermedad y la corrupción se ha convertido en el sistema evitando cualquier límite refundando el Estado de tal manera que pueda consolidarse la transferencia de la riqueza pública a la órbita privada y abolir el control democrático sobre los poderes fácticos que actúan autoritariamente en la vertebración del modelo social. Como en todas las guerras, los perdedores siempre son los culpables, en este caso los pensionistas, los funcionarios, los parados, los inmigrantes, criminalizados perversamente por aquellos cuya avaricia causó la crisis y que ahora se benefician también de ella.

No hay nada más palpable de esa histórica suplantación de España que supone el Estado ideológico que lo que escribía hace cien años Benito Pérez Galdós con referencia a la restauración canovista: “Los dos partidos que se han concordado para turnar pacíficamente en el poder, son dos manadas de hombres que no aspiran más que a pastar en el presupuesto. Carecen de ideales, ningún fin elevado les mueve, no mejorarán en lo más mínimo las condiciones de vida de esta infeliz raza pobrísima y analfabeta. Pasarán unos tras otros dejando todo como hoy se halla, y llevarán a España a un estado de consunción que de fijo ha de acabar en muerte. No acometerán ni el problema religioso, ni el económico, ni el educativo; no harán más que burocracia pura, caciquismo, estéril trabajo de recomendaciones, favores a los amigotes, legislar sin ninguna eficacia práctica, y adelante con los farolitos…”  Se podría decir de hoy mismo sin tener que quitar ni una palabra.

Ante todo esto, el lamentable episodio del 1 de octubre en Ferraz, supuso un golpe de fuerza para romper la legalidad y la legitimidad orgánica del PSOE a manos de la oligarquía del aparato del partido, la vieja guardia, las minorías económicas y su aparataje mediático con objeto de evitar el desbloqueo del régimen de poder tanto interno como institucional una vez quebrado el bipartidismo. Para ello, se reorientó la posición del partido hacia el boicot permanente a la posibilidad de constituir mayorías de progreso que ampliaran el campo de lo posible y el de una auténtica regeneración democrática, facilitar un gobierno conservador que salvaguardara los intereses de las minorías influyentes y mediatizar la toma de decisiones por parte de la militancia confundiendo torticeramente la participación por asambleísmo.

En este contexto, las próximas primarias serán de una trascendencia ingente por cuanto está en juego no solamente la propia continuidad del PSOE, lo que es ya de por sí sumamente grave, sino la misma democracia en nuestro país cuyos severos déficits pueden convertirla en una mera fantasmagoría. En este sentido, querido militante de base del PSOE, está en tu mano, en tu inquebrantable voluntad socialista a pesar de todos los obstáculos que te van a poner, cambiar la historia del Partido Socialista y la historia de España, esa historia que según Gil de Biedma es la peor de todas las historias porque acaba mal. Devolver la identidad del PSOE, rescatar sus valores ideológicos es hoy no ya una obligación política sino también moral. Y no olvides lo que nos contó el libro de Job: ser el más obediente de la clase no siempre tiene premio, porque la arbitrariedad es la esencia del poder.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorLástima que no se lo digamos mientras están vivos
Artículo siguiente¿La sonrisa o la espada?
PREMIOS Premio Internacional de Poesía “Desiderio Macías Silva.” México Premio Internacional de Poesía “Videncia.” Cuba. Premio de Poesía “Dunas y sal.” España. Premio de Poesía “Noches del Baratillo.” España. OBRA IMPRESA Penélope y las horas sin retorno. Instituto Cultural de Aguascalientes. México. Todos los días sin tu nombre. Editorial Carrión Moreno. Sevilla. El origen mitológico de Andalucía. Editorial Almuzara. Córdoba. Socialismo en tiempos difíciles. Izana ediciones. Madrid. Breve historia de la gastronomía andaluza. Editorial Castillejo. Sevilla. La cocina sevillana. Editorial Castillejo. Sevilla. La cocina musulmana de occidente. Editorial Castillejo. Sevilla.

6 Comentarios

  1. “A pesar de todos los obstáculos que os van a poner”…….debería decir, os ESTÁN poniendo, la gestora aprovecha cualquier resquicio para entorpecer el voto.

  2. Rindiéndose a la teología neoliberal, utópica salvo para los plutócratas… Grecia, Holanda, pronto Francia, ¿quién va después?

  3. Sr. Molina las bases socialistas, o mejor dicho una parte importante de las bases nos hemos levantado para no parar hasta controlar de hecho a los cargos públicos, en nuestro nombre nadie va a tomar una decisión importante, la democracia participativa va a ser un echo pese a quien pese. Somos la mayoría del pueblo silencioso los que tenemos que poner freno a los partidos, a una justicia corrupta y a unos empresarios chorizos e insolidario. Por eso el dia 21 de mayo va a ser tan importante que Pedro Sanchez gane las primarias.

  4. El juego más sucio de la gestora, totalmente obediente a la golpista Susana, poniendo trabas de todo tipo, levantando falsos testimonios, todo lo que ellos son lo está vertiendo, como si fuera Pedro el causante de la tragedia que vive el PSOE,pero Pedro, levantará al partido y lo convertirá en digno, no como esta ahora, lleno de chorizos y corruptos.

  5. Juan Antonio Molina comparto totalmente tus palabras. Tu carta les vendría muy bien a los pocos militantes que de buena fe creen en las manipulaciones de la gestora, de los estómagos agradecidos ni hablamos. La mayoría de las bases nos hemos puesto en pie porque no podemos permanecer más tiempo callados, las tropelías que han hecho no pueden consentirse ni dejar que el tiempo las borre, porque la labor de un militante de base es defender el ideario, sus valores. El tiempo no va a pasar y lo que se va a borrar es al partido. El aparato no ha entendido nada y eso va a ser su espada de Damocles. La Democracia no es un viaje gratuito y para los partidos, por lo menos para los de izquierda, tampoco. Como militantes tenemos un compromiso con nuestro partido, no con los dirigentes, al contrario, tenemos que denunciar, combatir su manera de actuar, han convertido al partido en una empresa donde los poderes fácticos están por encima del ideario, por lo tanto no son aptos para seguir dirigiéndole. No solo como militantes socialistas, también como ciudadanos de izquierda tenemos un compromiso con la sociedad, con nosotros mismos. La sociedad evoluciona unas veces en positivo y otras en negativo, las necesidades no son las mismas o mejor dicho la manera de llegar a ellas son diferentes. Reivindicamos el Socialismo de Pablo Iglesias actualizado. Pablo se enfrentó a unas condiciones de dominación y explotación diferentes pero el mensaje es el mismo: denunciar cada día las injusticias, la opresión, los comportamientos antiéticos, cohesión entre el discurso y los hechos, entre dirigentes y militantes; libertad de expresión; reivindicar la participación democrática hasta sus últimas consecuencias dentro y fuera del partido. La política se está alejando de la realidad de las cosas por eso la gente se aleja de ella. No sé si la causa es que los ciudadanos están en modo off y por eso las políticos no actúan como debieran o al contrario. Lo que está claro es que cuando la socialdemocracia, aunque a mí esta palabra no me convence, para mí es el Socialismo; cuando el Socialismo se aparta de sus principios y valores, cuando se adoptan políticas neoliberales en economía, cuando se da un golpe de mano, cuando se pacta con la derecha, cuando cooperas para que un gobierno como el de Rajoy, corrupto y con políticas fascistas vuelva a gobernar, el resultado es el fracaso, el alejamiento de los votantes; la rabia, la impotencia de los militantes. La izquierda tiene un gran problema, no solo la de este país, la izquierda en general tiene que buscar mecanismos para poder conectar con los ciudadanos, pero esa izquierda tiene que hacer políticas que lo sean, políticas que repercutan en el pueblo. Tony Judt decía: “Sin idealismo, la política se reduce a una forma de contabilidad social”, en simples gestores. Debemos recuperar el debate de las ideas, de los principios y de los valores, los que hicieron que el Socialismo tuviera su sentido de ser, alcanzar las utopías que dejan de serlo cuando se consiguen. Pedro escribirá #ElNuevoPSOE no es sólo un hashtag que hemos subido a la red los militantes, es el sentimiento, el objetivo de todos los que rechazamos la deriva a la que han llevado al partido, un partido que no conocemos. Para ello es primordial la credibilidad y Pedro la tiene, no nos ha defraudado, ha intentado cumplir la promesa que nos hizo en su campaña, lo ha hecho hasta en sus últimas consecuencias. Un partido donde impere la democracia interna, el debate, las políticas de izquierda, donde la transparencia sea el reflejo de todas sus actuaciones como que todos los cargos, a todos los niveles, deberán rendir cuentas obligatoriamente de su gestión a los ciudadanos. Prohibidas las puertas giratorias, donde la corrupción será penalizada desde el minuto cero. Un partido abierto a las aportaciones de la militancia pero también a los sectores sociales que durante décadas han confiado en el papel transformador del PSOE. Pedro ha aprendido a escuchar a hablar con la gente, lo ha hecho durante estos años, es la mejor escuela que ha podido tener; recoger sus problemas, sus reivindicaciones, llevarlas a la práctica harán que los ciudadanos, hasta los más incrédulos, los más pesimistas se suman a la causa, lucharán también por ello. Lo más importante es no ser espectadores de lo que afecta a nuestras vidas. Dirigir un partido, en este caso el nuestro, no puede ser a la voz del ordeno y mando ni demagogos populistas; eso se ha acabado, tienen que ser pedagogos, capaces de transmitir el pensamiento pero siempre con el ejemplo de sus hechos. En nuestros estatutos tiene que haber una cláusula para poder sustituir a los representantes, cuando éstos dejen de cumplir el mandato de sus electores. El Socialismo tiene que ser la mayor expresión de la Democracia.#SíEsSí?✊

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × 3 =