El próximo mes mi marido y yo seremos padres mediante gestación subrogada, o mediante un “vientre de alquiler” que es como lo llaman otras personas, ya sea por desconocimiento del concepto de subrogación, o por una abierta intención de ofender.

Estas semanas se ha intensificado el debate sobre la posibilidad de legalizar esta técnica de reproducción asistida en España, y las reacciones contrarias a izquierda y derecha están siendo virulentas y ofensivas.

Soy votante de izquierdas, socialista y feminista (no necesito que nadie me de un carné para ello). No pertenezco a ninguna asociación. No soy rico. No soy Cristiano Ronaldo ni Kiko Hernández. Soy un simple trabajador, y mi marido y yo hemos tenido que hipotecarnos para poder embarcarnos en este proceso. Estoy bastante seguro de que, salvo excepciones, la mayoría de familias que han optado por esta vía se parecen mucho mas a nuestro caso que al de las celebridades.

Cuando mi marido y yo decidimos intentar tener hijos hace 4 años, nuestro primer impulso fue adoptar. Cuando consultamos por la adopción nacional la lista de espera era de 9 años, y por nuestra edad, cuando fuese nuestro turno, se nos propondría un niño/a de acogida, no una adopción. En cuanto a la adopción internacional, es una vía prácticamente muerta, ya que la mayoría de países en los que hay posibilidad de adoptar vetan a parejas homoparentales e incluso a hombres solteros.

Decidimos entonces explorar la opción de la gestación subrogada, algo completamente desconocido para nosotros y de lo que no resultaba tan fácil encontrar información como lo es ahora.

Después de valorar varios destinos, ambos estuvimos de acuerdo en vetar aquellos en los que no teníamos garantías sobre la evolución del embarazo, ni sobre las condiciones de la gestante, tanto sobre su libertad de elección como sobre su cobertura legal. De todas las opciones que nosotros exploramos en ese periodo el país que nos garantizaba todo esto fue USA.

Después de 1 año de espera la agencia en la que estábamos inscritos nos comunicó que una mujer se había ofrecido a gestar a nuestra hija. La alegría de aquel momento fue inmensa. La primera conversación telefónica que tuvimos con ella fue muy emocionante y no pudo ir mejor. Pero el momento que fue realmente increíble fue el día que fuimos a su ciudad a conocerla personalmente. Quedamos con ella y con su marido en un restaurante para poder hablar tranquilos en un terreno neutral. Cuando le preguntamos sobre su motivación para ofrecerse a realizar un acto tan generoso, nos contó que como enfermera de una maternidad había asistido a varias mujeres que dieron a luz a los hijos de otros, y le pareció un acto tan hermoso que decidió hacer lo mismo.

Ella y su marido (que también pertenece al mundo sanitario) tienen 3 preciosos hijos, y después de la cena decidieron invitarnos a su casa a conocerlos. Aceptamos su invitación con mucho gusto y vimos un cálido hogar en el que nos gustó vernos reflejados. Son una familia muy volcada con la comunidad. Todos los años acogen a niños de países en desarrollo para organizar torneos deportivos.

La gestante de nuestra hija no es única, hay miles como ella al año en USA. Todas han sido evaluadas previamente, y se garantiza que tiene una buena situación socioeconómica y familiar. También tienen que tener mas hijos, y han de someterse a estudio médico y psicológico antes del proceso.

Gracias a una legislación muy garantista estas mujeres actúan con plena libertad, por mas que le cueste a much@s aceptarlo. No son pobres, no están explotadas, y no son víctimas del neoliberalismo, a diferencia de tantas otras personas en el mundo. La explotación de seres humanos es una aberración contra lo que hay que luchar. Pero creo que abordar este debate utilizando como ejemplo permanente las granjas de mujeres explotadas de la India no tiene el mas mínimo sentido. De la misma manera que por el hecho de que existen minas de sangre en el Congo no tiene sentido proponer el cierra de la minería en España.

Somos un país desarrollado y tenemos que mirarnos en otros países desarrollados a la hora de legislar, ya sea sobre la gestación subrogada o sobre cualquier otra cosa.

Las gestantes por subrogación son mujeres muy valoradas en EEUU, porque se las considera extremadamente generosas. No son hornos, no son vasijas, no son mujeres cosificadas o sin libertad.

En EEUU lo hacen con una compensación económica, habitualmente escasa de manera comparativa con el coste total del proceso. No hay que olvidar que las mayores sumas de dinero caen en manos de una sanidad privada costosísima y una representación legal igual de costosa. Sobre este punto hay diversidad de opiniones, pero yo creo que alguien que cede su capacidad de gestar, no debe perder dinero en el proceso, y un embarazo supone muchas semanas de visitas médicas, permisos laborales, días de baja, cuidado de niños, y mas gastos, que yo creo que no deben nunca ir en perjuicio de la mujer que está cediendo su capacidad de gestar para que otras personas podamos formar una familia.

Ser padres no es un derecho, es un deseo hermosísimo, que en nuestro caso puede ser real gracias a la generosísima ayuda de una mujer valiente, digna y admirable.

Asisto dolido y horrorizado a los insultos, desprecios, y ofensas constantes de gente con la que luché en algún momento por los derechos LGTB y con los que salí los 8 de marzo a secundar la lucha por la igualdad real de las mujeres.

Asisto decepcionado al silencio en el mejor de los casos, sino directamente al desprecio, de los partidos de izquierdas a los que yo he depositado tantas veces el voto, llenos de complejos y temor a los principios de los sectores mas dogmáticos, y que están dejando a los partidos de derechas (liberales y no justamente feministas) tomar la iniciativa en la legislación sobre esta materia.

Espero que pronto se realice un debate serio, con valentía, serenidad, respeto y con datos reales y realistas. Sin mentiras, medias verdades y sin ofensas.

Cuando me decidí a ser padre, tuve miedo por las posibles ofensas que mi hija tendría que sufrir por el hecho de tener dos padres. Ahora pienso que me equivoqué en mi temor, y que las mayores ofensas las recibirá de otr@s intolerantes, por el hecho de haber sido gestada por una mujer que no es su madre.

Los mensajes de odio basados en mentiras me parecen repugnantes vengan de donde vengan, ya sea en forma de autobús naranja o en forma de vasija. Basta ya.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

13 Comentarios

  1. gracias por tu articulo Juan.Tu caso parece ser excepcional.El hecho de que existan mujeres completamente altruistas para todo este proceso de gestacion,embarazo y parto no invalida para nada las criticas a la “industria”de los vientres de alquiler como una especie de hermanamenor de la prostitucion.Desde luego que los argumentos homofobos que utiliza la iglesia catolica y otras instituciones reaccionarias no tienen nada que ver con las criticas que se hacen desde el feminismo.Por lo demas os deseo lo mejor y animo con la crianza!que es bien dura!

    • Yo estoy tremendamente de acuerdo en que casos como estos existen. Y tampoco se valoran. Es por esto que todo me da tanta pena; porque claro, si esas mujeres cobran, mal. Pero es que también se critica si no cobran nada. Entonces en que quedamos?? En esta historia donde está el negocio. El gestar también merece ser pagado cuando el hijo es para ayudar a una pareja que no puede tenerlo. Lo que a mi se me escapa es como puede ser que en Ucrania esto se entienda tan bien y en España sin embargo, seamos tan zoquetes algunos.

  2. Cada uno se consuela y se miente a sí mismo como quiere y puede. Si usted considera que en la India son tratadas las mujeres como vasijas o se las cosifica, en EE.UU. también. El hecho es el hecho. Eso no cambia. Cambian, como dice, los derechos humanos, la explotación y la voluntad, al fin y al cabo la esclavitud (obvio que de la madre; la parte que atañe al niño, al que usted apenas menciona, es también igual). Pero no se engañe por muy feminista que se declare o apoye que sean las familias “acomodadas” de EE.UU. Y ojo a lo perverso de este último comentario pues ya se junta con el capítulo del clasismo (y en su límite, de la xenofobia), al menos el que supone que el dinero o los estudios (sanitarios en este caso) otorgan una capacidad que justifica la voluntad de querer participar en la gestación subrogada. Si TODO esto no es neoliberalismo económico, usted me dirá qué es. Dicho esto, ya que ha dado este paso, le deseo lo mejor, por la niña sobre todo… Y si es posible aprenda junto a ella a ser siempre honesto con uno mismo.

  3. Aclaro un punto. Tampoco debe de ser víctima del neoliberalismo la madre (sí, la de EE.UU., no la de la India, que el autor obvia que sí lo es), que deja de serlo (madre) con dinero de por medio. A más billetes, menos madre. La describe como valiente, digna y admirable. Permítame afirmar que sí, es valiente y admirable, pues no todo el mundo es capaz. La dignidad, bueno, la dignidad es otra cosa por fortuna.

  4. Me parece increible como libremente se puede llegar a opinar de un proceso desconocido para todos ustedes y desconocido en todos los aspectos, legales, morales y hasta biologicos ya que los comentarios aqui vertidos son de hombres que ni siquiera saben lo que es gestar a un bebe y povo deben conocer de la generosidad femenina. La maternidad no se renta, ni se regala, porque madre se es y se siente asi como un padre también, mi capacidad de gestar si puedo donarla ya que no tendre ninguna vinculación genetica con aquel bebe y no sere menos, madre porque no me sentire su madre. Pienso que esta carta no es un caso excepcional de una unica mujer que seria capaz de sacrificar muchas cosas: tiempo, desgaste fisico, hasta la vida si me apurais. Ya que yo también lo haria. No tengo ninguna necesidas económica, ni soy una ignorante ( tengo dos carreras profesionales ) casada con 3 hermosos hijos y me sentiria honrada de poder ayudar a una familia que por motivos naturales o medicos no puede gestar a ese bebe. Que voy a querer a ese bebe que cuidare 9 meses en mi vientre? claro que lo voy a querer, no soy vasija ni una incubadora fria sin sentimientos pero lo querre como si cualquier de vosotros me dejais a mi cuidado a vuestro hijo porque estais enfermos, pero el hecho de cuidarlo y tenerlo en mi seno no me dara derecho a sentirme su madre, asi como la maravillosa chica que me ayuda en casa y cuida de mi hijo jamas se sentira su madre aunque lo quiera mucho. En España donar ovulos es altruista pero aun asi a la donante en España se le compensa con 1000 o 2000 euros . A nadie se le ocurre decir que en España se explota mujeres para que vendan sus ovulos? no es mi caso pero entiendo que nada seria tan absurdo como si una mujer que prestara su capacidad de gestar para otra persona tuviera que pagarse ella misma la medicación, los costos legales y hasta las vitaminas. La donación no puede ser gravosa para la parte que dona y pienso que los cuidados minimos para la gestante y el bebe si deberian ser cubiertos por los padres intencionados , esto no tiene nada que ver con que una señora por el hecho de gestar un bebe para otro se vuelva millonaria de la noche a la mañana eso si seria lucrarse y estoy en contra. Como se dice en la carta hay mecanismos perfectos para poder legalizarlo en nuestro pais con todos los requisitos para evitar la explotación y dar la garantia legal a todas las partes que intervengan. Si se llegara a aprobar seria una ley dispositiva como el aborto o el matrimonio gay … si no lo necesitas o estas en contra tan simple como no aplicarlo pero la prohibición no hara parar esta practica sino seguir poniendo en riesgo a las familias que tienen que salir a buscarse la vida fuera para cumplir su sueños de ser padres .

    • Yo suscribo todas y cada una de las palabras que has dicho. Estamos hablando de subrogación. Y si, es un método que ayuda a muchas familias cuyo sueño de otra manera sería imposible de cumplir. Debo decir que mi hijo nació por este método hace años y yo no me avergüenzo de nada. Le he cuidado como se debe cuidar a un hijo y he hecho lo mismo que habría hecho con cualquier pequeño gestado por mí. Por tanto, no me atrevería jamás a criticar el hecho de que vino a mi de esa manera.

  5. Señores, el único prestigio social concedido a las mujeres históricamente ha sido el relacionado con su imagen. DIcho de otro modo: llevan toda la vida considerándonos a través de nuestros traseros, nuestras tetas, nuestras arrugas o nuestros kilos… Que sean ustedes, precisamente ustedes los que nos digan lo que se pueda o no se pueda hacer….Este debate termina cuando una mujer de forma adulta y libre decide poner su cuerpo donde quiera, y al servicio que quiera, y por el dinero que quiera. Otra cosa es lo que nos parezca a cada uno, las denuncias de las prácticas que se vienen dando en países como la india, la explotacion, el negocio….las barbaridades que sufren las mujeres en casi todas las latitudes de este mundo.
    ¿Saben porque les cuesta tanto respetar la voluntad libre de una mujer? Porque nunca se han convencido de que la tienen
    Muchos ánimos Juan, felicidades por dar la cara y ser valiente.

  6. Que bonita noticia me muestra usted, la verdad. Estamos muy orgullosos de compartit parte de la experiencia contigo. Nosotros también somos padres por subrogación y es la decisión más dura, pero más enriquecedora de toda nuestra vida. De inicio parece que no íbamos a poder hacer lo que pensábamos, pero la verdad es que poco a poco todo se tornó verde.
    En Ucrania fue todo precioso. Vimos como nacía nuestro pqeuqeño y se agarraba a nosotros como lo más bonito de nuestra vida. De hecho se ha convertido en eso. El mundo sobre el que gira todo. No podemos hacer nada más que agradecer todo a Biotexcom.

    • Tienes usted muchísima razón, Sol. Me parece muy importante que ahora los hombres también entren en la lucha de hacer un derecho lo que nos corresponde. Ellos también necesitan que las mujeres les ayuden en este proceso. Además de que me parece bastante mal que los hombres no puedan encontrar la felicidad cuando buscan también a un hijo. Esto por ejemplo en Ucrania no está permitido, porque allí piden familias muy tradicionales. Pero bueno, todo es ir mejorando con el tiempo.

  7. Sinceramente creo que cada historia que se hace pública hace que la realidad sobre la maternidad subrogada salga a la luz. Nada tiene que ver con eso que los que critican dicen que es la fomentación de un negocio y de la falta de derechos de la mujer. Yo que he sido madre subrogada puedo hablar desde mi experiencia.
    Acudí a Ucrania porque la adopción me mantuvo en una lista de espera durante más de 3 años y no recibí una respuesta que me alertara de si me concedían o no un bebé. La clínica que escogí fue maravillosa, el material de primera calidad, el trato excepcional y la gestión increíble. Me brindaron ayuda psicológica, así como también me gestionaron los viajes, el alojamiento y todos los papeles para la legalización de la adopción de mis gemelas. La gestante fue una persona maravillosa, me dejó vivir el embarazo de una forma más cercana.. Ojalá se legalice en España, creo que el hecho de que estas historias se hagan públicas logra que la sociedad sea consciente de lo que realmente es la subrogación y no como la pintan. .

  8. Por este motivo es por el que yo siempre apoyaré a los tan aclamados vientres de alquiler. No entiendo porque las televisiones se ceban tanto. Cuando nosotros nos enteramos de que no podríamos ser padres por nuestros medios, decidimos recurrir a la subrogación. Nos ofrecía todos los medios para alcanzar nuestro objetivo. Nunca pensamos que a nuestro hijo en el colegio le preguntaran su origen hasta ese nivel.

  9. La verdad es que yo apoyo rotundamente la maternidad subrogada porque he sido vividora de una experiencia muy positiva gracias a ella. A mi me detectaron una infertilidad hace no mucho y desde entonces creí no poder levantar cabeza. Opté por mñas opciones la verdad, pero al final la única que dió la solución fue la subrogación. En primer lugar pensé en la adopción, y el resultado fue negativo. Cuando elegí éste método tan novedoso tuve muchísimas dudas y la verdad que me apoyé mucho en un foro que encontré en internet donde se contaban experiencias en la subrogación y en los diferentes países. Yo escogí Ucrania porque me parecía que tenía una calidad precio muy excelente y así fue. No tuve ningún tipo de complicación y además estaba muy tranquila porque sabía que el tema de la gestaste y la propia maternidad subrogada está protegida por ley. La clínica se portó de maravilla, gestionaron mi caso de forma muy especial y mi única preocupación fue vivir el embarazo de una forma más cercana. .

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

seis + 16 =