Presidente (me permito llamarte así utilizando la fórmula que normalmente utilizamos en diplomacia: embajador, ministro, etc…)

Como bien sabes, la experiencia te avala, una carta abierta dirigida al presidente de una compañía, Orange en este caso, y publicada en un periódico, suele implicar una protesta o descontento o indignación generalizada. Puedes estar tranquilo, Gervais, no va a ser el caso.

Sucedió que sin haberlo deseado ni pedido ni consentido recibí un mensaje -de Orange en teoría aunque pensé en un acto pirata- en el que se me decía que me había suscrito a Flamilingo y recibiría un cargo de 2.99 euros, iva incluido.

No lo creí; pero aún así eché un vistazo rápido -soy un hombre tan sin tiempo como cualquier otro de nuestra época- en el iPad, y en la comunidad Orange vi que había varios casos idénticos, con soluciones propuestas por los técnicos, todas molestas y complicadas; hasta dudosas, o esa fue mi sensación.

Me olvidé. No creía que fuese a llegar el cargo, pero si llegaba lo pagaría y olvidaría y listo.

Pero sí llegó el cargo. En la siguiente factura. Tres veces nada menos. Tres cargos por la misma cantidad con fechas sucesivas. Volví a encender el iPad donde no había cerrado la página de la Comunidad Orange. Entre las soluciones que se ofrecían estaba la posibilidad de llamar a Flamilingo (no pensaba hacerlo, no sé ni quienes son mi me interesan) o denunciar el caso a la policía por estafa (¿menos de tres euros multiplicado por tres?).

Así que me robé a mí mismo un poco más de tiempo, hablé con una de tus operadoras, y le expliqué todo: lo primero que le dije era que iba a escribir esta carta (y por eso la estoy escribiendo, soy un hombre de palabra).

Lo segundo que le dije es que no quería que me devolviesen los nueve euros, me daba igual. Que te lo tomases como una invitación a un café o un refresco por la amabilidad de leer esta carta. Pues no se trataba de dinero, sino de que soy un cliente satisfecho de Orange, que he recomendado a la compañía muchísimas veces (cosa que jamás he hecho con ninguna de la competencia a pesar de los muchos amigos que tengo en la cúpula de la más antigua en España), y que consideraba importante para mantener la buena imagen de la compañía que no se permitieran ese tipo de pequeños errores o abusos, con las consiguientes molestias e inconvenientes para el usuario, el cliente, que no sólo paga y gasta, sino que también habla y comenta, recomienda o denosta, según le vaya.

Minutos después estaba solucionado todo. Dada de baja la posibilidad de que me cobrasen nada terceros a través de mi cuenta de Orange, se me devolvía el dinero, y unas horas después hasta llegó un mensaje de Flamilingo anulando mi supuesta relación con la empresa (al que hice tan poco caso como del primero; no sé a lo que se dedica ni me importa, ni me interesa).

Así pues esta carta abierta, querido Gervais, Presidente, es para felicitarte por lo bien que funciona tu compañía, por lo de fiar que son hasta sus eslabones más débiles y pequeños; al cabo última garantía de la fortaleza real de cualquier cadena.

Me habría gustado poder invitarte a ese café o refresco, como era mi primera intención (sin duda un poco impertinente), pero ya que no puedo hacerlo debido a la maravillosa eficacia de tus empleados si en algún momento encuentras tiempo y te apetece estoy dispuesto a hacerte una entrevista, que te aseguro será la mejor de tu vida: soy un escritor excelente. Sólo tienes que decírmelo, o decirle que me lo diga a tu secretaria, en la sección de comentarios de este mismo artículo.

Te deseo un feliz día, muchos éxitos al mando de Orange y reitero mis felicitaciones por la eficacia y bonhomía de la empresa que comandas.

Atentamente,

Javier Puebla

 

(artículo dictado por el autor y mecanografiado por el escritor Ángel Arteaga Balaguer)

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

5 Comentarios

  1. Gracias chanquete. Sobre Gervais… ya veremos hasta donde llega la calidad que desde Diario16 le acabamos de otorgar.

  2. Pues aquí tienes un número de incidencia que ha publicado el afectado con un final muy diferente: 160831-002372 y mañana (más de 8 meses después) yo tendré que abrir otra, ya que me acaba de ocurrir lo mismo. Vergonzoso que tanto tiempo después, Orange no haya hecho absolutamente nada para evitar que sigan estafando a sus clientes.

  3. Y siguen haciendolo!! Acabo de ser victima de la misma estafa perpetrada por Flamilingo, con la connivencia de Orange. Pues claro que te lo anulan, faltaria mas! Pero juegan con que hay millones de usuarios que no se dan cuenta y les cargan 2,99 cada semana!!! Si a orange le consta que siguen cometiendo la misma estafa lo logico seria que accionaran contra Familingo. Pero ya les va bien claro. El articulo de Puebla es de hace casi un año y siguen haciendolo!!!
    Ole Flamilingo y ole Orange. Os meais en nuestra cara impunemente. Gracias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

20 + 19 =