Lean atentamente porque no les miento. Tres Mundiales, ocho campeonatos de Europa, un oro olímpico y el triunfo en numerosísimas competiciones internacionales del más alto nivel. Es lo que atesoran los historiales,  al que les queda mucho por añadir, de Carolina Marín y Javier Fernández.

La onubense se llevó este domingo el tercer europeo de badminton consecutivo, lo que nadie había conseguido hasta el momento. La primera jugadora de este continente en ganar una medalla de oro en los Juegos Olímpicos, y en conseguir ser número uno mundial desde 2010. Solo sabemos de ella y su contagiosa sonrisa cuando sube a lo más alto del podio después de haber ofrecido una de sus habituales exhibiciones. El resto del tiempo, nada de nada.

Y qué vamos a decir de Javier Fernández. El patinador estuvo a un paso, una maldita caída lo evito, de lograr su tercer Mundial hace poco más de cuarenta días. Este 2 de mayo recibirá la medalla de honor de Madrid, su Comunidad, y en este mismo mes recibirá idéntico premio del Ayuntamiento madrileño.

El chico, porque así se le puede llamar a sus 26 años recién cumplidos, es de Cuatro Vientos pero lleva nueve años viviendo en Toronto. Donde ha encontrado los medios que aquí le faltaban para convertirse en una figura mundial.  Estábamos acostumbrados a los éxitos de las chicas en el patinaje artístico hasta la aparición de Javier.

Al que pocos apoyaron en un deporte, seamos claros, donde una buena parte de españoles no ven normal que un hombre destaque. Y Javier lo lleva haciendo desde hace años, como Carolina. Están bien las medallas institucionales y que pongan tu nombre a un polideportivo, pero más el apoyo de quienes se lo tienen que dar y no lo hacen. Como nosotros, los periodistas. Carolina Marín y Javier  Fernández dos campeones de los que poco nos acordamos.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

16 + dieciocho =